Alto riesgo de colapso de estructuras en Santa Lucía, acepta la Sedena

Plantea seguimiento y control de las 129 especies de aves que habitan ahí

Angélica Enciso
Foto: Pablo Ramos
La Jornada Maya

Ciudad de México
Miércoles 3 de julio, 2019

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reconoce que el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL) se hará en un sitio donde el suelo tiene alto riesgo de colapso de estructuras, aunque considera que se puede mitigar con una cimentación adecuada. También señala que las aves representan un riesgo para las operaciones aéreas y el proyecto generará impactos ambientales como ruido, emisión de gases y polvo a la atmósfera, que tendrán efectos adversos entre los trabajadores y la población.

En la información adicional de la manifestación de impacto ambiental (MIA) del AISL que la Sedena envió a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), reporta que se encontraron 129 especies de aves, y debido a que es un factor de riesgo para la operatividad del aeropuerto se mitigará con un programa de seguimiento y control.

También destaca que por la presencia del monumento de la ex hacienda de Santa Lucía y de relictos arqueológicos en el predio, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) colaborará en los trabajos y se tomarán en cuenta sus recomendaciones.

Puntualiza que a partir de diversos estudios se encontró que el suelo en el sitio del proyecto tiene un alto contenido de humedad entre los 80 centímetros y los tres metros de profundidad, y "es potencialmente colapsable", por lo que plantea poner atención en el diseño de las cimentaciones de las estructuras. En el documento enviado a la Semarnat, explica que se adquirirán predios para el sistema de luces de las pistas, en particular en la zona sur del proyecto donde no hay construcciones que puedan ser obstáculos para las operaciones.

Acerca de la disponibilidad de agua del valle de Mezquital, la Comisión Nacional del Agua encontró que hay disponibilidad de 46 millones de metros cúbicos para otorgar nuevas concesiones. En relación con la geología, destaca que el impacto a los bancos de materiales de construcción será alto y detalla que el cambio de uso de suelo no es significativo, porque ya está ahí la base aérea militar, además de que se utilizarán derechos de vía para obras hidráulicas y líneas de conducción.

Añade que no se prevé impacto del volcán Popocatépetl en la aeronavegación, ya que se encuentra lejos del área de influencia e incluye un estudio del Instituto de Geofísica de la UNAM, que recomienda que los aeropuertos deben estar a distancias mayores a 50 kilómetros del volcán.

En las características ambientales de la Base Aérea Militar de Santa Lucía, sitio del proyecto, detalla que hay suelos salinos-sódicos, de textura arcillosa y de drenaje deficiente, hay depresiones y zonas bajas del terreno donde existe mayor concentración de humedad y sales.

Niega juez suspensión definitiva; aún no puede empezar la obra

El juzgado quinto de distrito en materia administrativa en la Ciudad de México negó una suspensión definitiva contra la construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía.

Si bien este es un nuevo revés para la organización no gubernamental #NoMásDerroche, las obras no podrán iniciarse por el momento, ya que existen otras seis suspensiones, cinco de las cuales son definitivas.

El fallo se dio luego de que ayer el decimosexto tribunal colegiado en materia administrativa negó una nueva suspensión provisional al colectivo, quien impugnó la decisión del gobierno federal de cancelar las obras de la la nueva terminal aérea de Texcoco, a través del juicio de amparo con expediente 689/2019.

El recurso forma parte de los 147 amparos que interpuso la organización en ocho entidades del país.

(Con información de César Arellano García )