Periodistas en México desafían la violencia aliándose: Mago Torres

Se elaboró un mapa de localización de al menos 2 mil fosas clandestinas

Texto y foto: Afp
La Jornada Maya

Ciudad de México
Martes 17 de septiembre, 2019

Frente a la violencia que amenaza sus propias vidas, los periodistas en México se alían para continuar ejerciendo y "cuidarse" mutuamente, explicó en París la reportera Mago Torres, laureada con el Premio Breach-Valdez de periodismo y derechos humanos.

Periodista independiente, Torres recibió este año junto a otros seis colegas este galardón, otorgado entre otros por la ONU y la Afp, por su investigación "A dónde van los desaparecidos: el país de las 2 mil fosas".

Mediante un trabajo titánico, el equipo elaboró un dramático mapa de localización de al menos 2 mil fosas clandestinas repartidas en todo el país, pensado como un trabajo periodístico, pero también como una herramienta de presión para reclamar el apoyo de las autoridades públicas en la identificación de los desaparecidos, unos 40 mil en total.

Torres, que participó en los Papeles de Panamá, la investigación internacional sobre evasión fiscal que significó un premio Pulitzer, explicó en una visita a París que el trabajo, basado en la dificilísima recopilación de documentos públicos, nació de la necesidad de apoyar a los familiares.

"Habíamos visto el dolor de las familias" y "nos preguntábamos qué podíamos hacer" como periodistas, explicó el viernes Torres, de 41 años.

La clave para sacar adelante su proyecto que cubre el periodo 2006-2016: aliarse. "Cada vez somos más los periodistas independientes" en México, "el apoyo tradicional (...) en las empresas ya no existe con esa solidez, pero sí existe trabajar en colectivo".

"Trabajando juntos no solamente sumamos conocimientos profesionales, técnicas periodísticas, también nos cuidamos", destaca.

Más de un centenar de periodistas han sido asesinados desde 2010 en México, azotado por el narcotráfico contra el que en 2006 el gobierno lanzó una polémica operación militar.

Canalizar emociones

Aunque Torres explicó que los miembros del equipo nunca estuvieron "juntos en la misma habitación", activaron entre ellos un sistema de control, comunicando sus desplazamientos por mensajes, y entablaron un diálogo para canalizar sus emociones.

"A veces teníamos una reunión y decíamos vamos a hablar de los avances y terminábamos hablando de cómo estábamos nosotros", explicó, recordando que pese a la frialdad de las cifras no podían olvidar que "detrás de cada número hay personas y familias buscando".

Si no hicieron reportajes sobre el terreno fue por el peligro que corrían. Sus compañeros "hicieron un primer viaje exploratorio" a una zona de fosas y "les dijeron 'mejor si se van'", explicó Torres, que vive en Estados Unidos desde 2015.

Un año después de la presentación de la investigación nominada ahora al Premio Gabo de periodismo, la reportera dijo que hay familiares que gracias a ésta pueden reclamar información sobre los desaparecidos a las fiscalías estatales con el mapa de fosas como prueba, accesible en internet.

Y el gobierno lo utiliza como un "referente documental importante", según la periodista.

"Avances lentos"

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador "se ha comprometido a un trabajo mucho más firme en la investigación" de los desaparecidos, dijo.

"Hay cambios (...), lo único es que los avances están siendo lentos", dijo la también cofundadora de la red "Periodistas de a pie", miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

A fines de agosto, el gobierno publicó la cifra de 3 mil 24 fosas clandestinas en México desde 2006. Para Torres la diferencia de este dato con el de su trabajo puede estar en la metodología, puesto que ellos no incluyeron los centros de inhumación clandestina y además 2017 "fue un año brutal".

Pero, la cuestión no es "quién tiene el número más grande, necesitamos saber cuántos son y qué procesos se están haciendo para identificar a las personas".

"Si la persona ha muerto queremos tener (un lugar) para ir a llorar", dijo.

El Premio Breach-Valdez se creó en 2018 en recuerdo a los periodistas Miroslava Breach y Javier Valdez, corresponsales de La Jornada en Chihuahua y Sinaloa, respectivamente. El segundo, además, fue colaborador de la Afp. Ambos fueron asesinados en 2017.

La ONU, la Afp, la universidad Iberoamericana y las embajadas de Francia y Suiza son los promotores del premio.