Si priorizar a indígenas es ser racista, que me apunten en la lista: AMLO

Durante la mañanera - 18 de noviembre de 2019

Texto y foto: Notimex
La Jornada Maya

Ciudad de México
Lunes 18 de noviembre, 2019

El presidente Andrés Manuel López Obrador criticó hoy a los actores políticos que se manifestaron contra la decisión de dar apoyos antes a los adultos mayores indígenas, y se dijo despreocupado porque se le acuse de racista.

“Si dar atención preferente a indígenas es ser racista, que me apunten en la lista”, dijo López Obrador en su conferencia matutina luego de informarse que a las personas mayores de grupos indígenas se les entregará pensión a los 65 años, a diferencia del resto, que la tendrá hasta los 68.

“Es vergonzoso que no se acepte el trato especial a los más pobres, a los indígenas y se piense que eso es racismo, es sorprendente (...), los indígenas viven en una situación de marginación, se envejecen porque sufren mucho”, refirió.

López Obrador aseguró que se harán las modificaciones constitucionales para que se establezca que por ley los adultos mayores indígenas tengan acceso a este derecho.


Foto: Notimex

"No puede haber trato igual entre desiguales, yo quisera que esos que cuestionan la decisión visitaran las comunidades indígenas y que ellos mismos se compararan", sostuvo.

Descarta ver a Sicilia; "tengo que administrar mi tiempo"

El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó recibir al poeta y activista Javier Sicilia, quien había anunciado que realizará una marcha con destino en Palacio Nacional y que pediría reunirse con el mandatario.

"Yo tengo que administrar mi tiempo, que es el de todos”, señaló López Obrador, pero ofreció que será el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaria de Gobernación, Alejandro Encinas, quien atienda al activista.

En su conferencia matutina, López Obrador celebró que Sicilia anunciara una movilización para pedir el cambio en la estrategia de seguridad y aseguró que todos tienen derecho a manifestarse.

“Adelante con la protesta, no compartimos que se quiera que se cambie la estrategia de seguridad. Nosotros decimos no vamos a regresar a lo mismo. Hacer lo que se hacía antes, torturas, desapariciones, masacres con los índices de letalidad más altos que se hayan registrado desde la Revolución Mexicana”, aseguró.

Frenar operativo de Culiacán protegió vidas, insiste

Transcurrido un mes del operativo fallido en Culiacán para la detención de Ovidio Guzmán, el presidente Andrés Manuel López Obrador insistió hoy en que fue una buena decisión la orden de frenar tales acciones, “porque se protegió la vida de las personas”.

Enseguida dijo que le gustaría “que nuestros adversarios que hablaban de que a sangre y fuego se mantuviera el operativo, ya pasado el tiempo, más tranquilos y serenos ofrecían una disculpa, o si no, que rectificaran y que no sigan en la auto complacencia “sobre esos hechos”.

“¡Porque vaya que se lanzaron fuerte! Fue como un linchamiento mediático a los integrantes del gabinete de seguridad”, acusó el mandatario respecto a los diversos pronunciamientos que hubo en ese momento sobre las acciones realizados en Culiacán el 17 de octubre.

Dijo que la Secretaría de la Defensa Nacional tendrá que presentar un informe sobre aquellos sucesos porque no hay nada que ocultar.

“Ahí queda eso para que también se dé una reflexión del comportamiento de los medios de comunicación”, en ese día.

Apuntó sin embargo que no espera que se mal interpreten sus palabras pero insistió: “sí se pasaron”, porque se utilizaron “hasta fotos falsas, portadas, ocho columnas en los medios convencionales … “remarcó”.

Respecto a los sucesos violentos que se han registrado también los días recientes en Nuevo Laredo Tamaulipas, López Obrador dijo que ahí “hay algo especial” y que se está trabajando en eso.

Pidió recordar que en esa ciudad fronteriza hubo hace unos meses un enfrentamiento que causó varias muertes a personas que se dijo eran inocentes, es decir que no tenían que ver con la delincuencia.

“Es un expediente abierto. Es una investigación que se está haciendo por un posible abuso de autoridad o de violación a derechos humanos y a partir de ahí se han descompuesto las cosas en Nuevo Laredo”, admitió

También habló el mandatario sobre las investigaciones al caso LeBarón y dijo que espera recibir en breve un informe sobre los resultados y que estos sean buenos.

Hubo errores en despidos, pero vienen más recortes en burocracia, señala el presidente


Foto: María Luisa Severiano

Al anunciar que “todavía habrá otra sacudida, otra zarandeada a la mata” de la burocracia federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que se revisará nuevamente la aplicación de la Ley de Austeridad, porque se ha detectado que aún existen direcciones generales adjuntas y la contratación simulada de asesores.

También admitió que en ajuste del aparato federal ha habido casos donde “han pagado justos por pecadores”.

Además, ofreció corregir injusticias corregidas, si las ha habido, en el caso de mandos medios.

Nuevamente se lanzó contra la proliferación de plazas burocráticas en gobiernos anteriores, particularmente durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa. En aquella, y gracias a la enorme disponibilidad de recursos fiscales por los altos precios del petróleo, se incrementaron los puestos de trabajo en el gobierno.

“Agrandaron el aparato burocrático y crearon direcciones adjuntas. Muchas, como hongos después de la lluvia. Y ahora se decidió que no las haya. Incluso está en la Ley de Austeridad. No debe haberlas. Pero aún hay inercias (…) es responsabilidad de la Secretaría de la Función Púbica y de todos los secretarios (…) hay instrucciones precisas para que no existan; sin embargo, se siguen concursando porque hay resistencias. Es que fueron 36 años de política neoliberal y muchos se colonizaron mentalmente. Entonces, no aceptan, cuesta trabajo” acatar las disposiciones en la materia, señaló el mandatario.

Se han detectado también casos en los cuales con el argumento de la austeridad y usándola como excusa, funcionarios medios pidieron a subalternos que entregaran sus plazas, “cuando no era esa la instrucción, sino (por el contrario) proteger a los de abajo y ajustar a los de arriba, porque ahí era donde estaba el exceso, donde se despachaban con la cuchara grande”.

"Opositores no son muchos, pero tienen poder económico"


Foto: Roberto García Ortiz

Los inconformes con el actual gobierno no son muchos, pero sí poderosos “económicamente hablando”, definió el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Como estaban acostumbrados “a medrar, a robar, al influyentismo”, es natural su inconformidad “y nos atacan un día sí y otro también”.

A ellos, de nueva cuenta, el mandatario les envió un mensaje: “yo llamo a los adversarios conservadores a que se serenen”, pues ya llegará el día en que se los ciudadanos podrán decidir en elecciones libres, abiertas, sin el uso de la fuerza, “si quieren que yo continúe en la Presidencia o que renuncie”.

Así, además de serenidad, López Obrador llamó a sus antagonistas a replantearse “cómo hacer la oposición; y organícense”, porque por ahora, a esa minoría no les han funcionado sus estrategias y “cada vez están más exaltados y cayendo hasta en el ridículo. Están como desquiciados”.

Dijo que si en la elección para una eventual revocación de mandato, decidiera “no nos gusta el presidente, no nos gusta su plan de gobierno, no queremos nada de la transformación sino mantener el status quo, la robadera, que se siga empobreciendo al pueblo, gobernando una minoría, usando el presupuesto para tener a todos callado, para que todo mundo aplauda, que se dediquen los medios a quemar incienso al presidente, a aplaudir y a callar”, pues entonces habrá esa oportunidad para que se dé el cambio, “y eso es democracia”, porque de acuerdo con las leyes vigentes, el pueblo tiene en todo momento el derecho a cambiar la forma de su gobierno.