Ganadores de premios nacionales demandan más apoyo

Concepción Company: se invierte en un mejor país cuando se gasta en educación, ciencia y cultura.

Néstor Jiménez y Alonso Urrutia
Foto: Cristina Rodríguez
La Jornada Maya

Ciudad de México
Martes 10 de diciembre, 2019

La entrega de los premios nacionales de Artes, Ciencia y Cultura, efectuada en Palacio Nacional, fue escenario para que Concepción Company Company, filóloga y escritora galardonada con el Premio Nacional de Artes y Literatura, demandara mayores recursos a la enseñanza y la cultura: "el gasto en educación, ciencia, tecnología y cultura no es gasto; es, como tantas veces se ha dicho, inversión para un mejor país, es invertir para mirar hacia el futuro".

Ante el presidente Andrés Manuel López Obrador, Company Company lanzó el cuestionamiento que es pertinente responder: "una pregunta vital es ¿qué México queremos para nuestros hijos y nietos? Hoy, creo, nadie podría responder de forma halagüeña esta pregunta". Incluso fue más allá al demandar fortaleza institucional para sacar adelante al país.

"Sin el cobijo institucional y sin el adecuado respaldo económico no existe la investigación y menos existe la generación y sedimentación de nuevo conocimiento. Sin instituciones y sin respaldos económicos, repito, no es posible crear espacios, conocimiento, no seríamos creadores, sino simples maquiladores de las ideas de otros", aseveró la galardonada.

En su intervención, López Obrador retomó la importancia de la educación pública y la cultura para el desarrollo nacional, planteada por Company.

Subrayó la importancia del respaldo a las instituciones educativas que han jugado un rol fundamental "para que todos tengamos oportunidades, que haya equidad, que exista movilidad social, que el hijo de una familia humilde con esfuerzo, con trabajo, con estudio pueda ascender en la escala social".

Por su parte, la directora general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, María Elena Álvarez-Buylla Roces, sostuvo que bajo la actual administración ha habido una reorientación de esfuerzos para darle un "nuevo impulso a la ciencia básica o de frontera, al destinarle en este primer año 2 mil 53 millones de pesos". Esto contrasta "con los gobiernos neoliberales, que menospreciaron la ciencia y terminaron reduciendo a cero el presupuesto para esta actividad sustantiva".

Por primera vez, la entrega del Premio Nacional de Artes y Literatura se realizó conjuntamente con la ceremonia del Premio Internacional Carlos Fuentes, que en esta ocasión recayó en la novelista argentina Luisa Valenzuela, quien ocupó su intervención en Palacio Nacional para hacer un reconocimiento al gobierno de López Obrador y mostrar la coincidencia con la inminente apertura de una nueva etapa política en Argentina, con la llegada del presidente Alberto Fernández.

La escritora Silvia Lemus –viuda del escritor Carlos Fuentes–, junto con el Presidente, fueron quienes hicieron la entrega a la escritora bonaerense, quien dejó de lado el discurso que tenía preparado y prefirió improvisar.

"Este premio tan especial me llega tan al corazón, no sólo por lo que significa la enorme figura de Carlos Fuentes y la luminosa Silvia Lemus, sino por estar acá con el Presidente de México, nada menos en este momento de nuestra vida política en Argentina. Es un agradecimiento tan enorme porque amo a México", dijo.

Al felicitar a los premiados, López Obrador hizo el compromiso de seguir apoyando la educación pública para que siga habiendo equidad y movilidad social y que todos tengamos igualdad de oportunidades en México, nuestra gran nación”. Con dichos reconocimientos, subrayó el mandatario, se reconoce la labor de quienes, con esfuerzo desde la docencia, la academia, la investigación y la creación literaria y artística han logrado sobresalir.

En el campo de Artes y Tradiciones Populares fue reconocida Carmen Vázquez Hernández, por su trabajo en la elaboración de textiles, que además de ser exhibidos en varios museos del país, han permitido fortalecer económica y socialmente a las mujeres de su comunidad en Chiapas.

Abraham Oceransky Quintero recibió el premio en el campo de Bellas Artes, al contribuir en la creación, construcción y adaptación de varios recintos teatrales; mientras que en el campo de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía se premió a Diego Valadés Ríos, por su trayectoria como catedrático, que ha representado un aporte al derecho a nivel nacional e internacional.

El Premio Nacional de Ciencia y Tecnología fue otorgado al físico José Wagner Furtado Valle, por su trabajo en el estudio de los neutrinos, mismo que podría contribuir a la investigación sobre el origen del universo; en tanto que en el campo de las ciencias físico-matemáticas y naturales se galardonó a María Esperanza Martínez Romero, "considerada toda una autoridad mundial" en sus estudios aplicados a la biofertilización.

Yunny Meas Vong, quien realiza investigaciones sobre materiales electrocatalíticos, funcionalización de superficies y electroquímica ambiental, fue reconocido en la categoría de Tecnología, Innovación y Diseño; mismo premio que fue otorgado al biólogo Hugo Alberto Barrera Saldaña, quien diseñó un método de diagnóstico para identificar si un infante reaccionará a tratamientos con hormonas de crecimiento.