Por coronavirus, inspeccionan 25 barcos de China, Corea y Japón

Ante personas son síntomas no permiten el desembarco de la nave

Juan Carlos Flores
Foto: Ssa
La Jornada Maya

Colima, México
Viernes 24 de enero, 2020

Veinticinco barcos, provenientes de China, Corea y Japón, han sido revisados, en las últimas horas, por personal de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado, en coordinación con autoridades marítimas del puerto de Manzanillo, para la detección de enfermedades emergentes como el nuevo coronavirus que surgió en China, y se ha propagado a otros países.

El área de Sanidad Internacional de la Jurisdicción Sanitaria número tres dio a conocer que la zona de influencia internacional del puerto de Manzanillo está orientada principalmente hacia la costa oeste de América y la Cuenca del Pacifico, en donde se destacan Estados Unidos de América, Canadá, Guatemala, Colombia, Ecuador, Chile, Japón, China, Taiwán, Corea, indonesia, Malasia, Singapur y Filipinas.

La dependencia estatal reportó que este año se han vigilado 248 buques, de los cuales 25 han salido de países de Asia, 39 de puertos del país, 31 de Centro y Sudamérica, 27 de Estados Unidos y dos de Europa, con dos mil 728 tripulantes.

Se otorga la autorización de Libre Plática —como se denomina a la autorización que brinda la autoridad aduanera para que una nave, aeronave u otro vehículo de transporte efectúen libremente las operaciones de embarque y desembarque en el territorio— a las embarcaciones si se considera que el arribo no dará lugar a la introducción o a la propagación de una enfermedad o daño a la salud.

Sin embargo, cuando se detecta a una persona enferma o si hay la sospecha de una enfermedad grave, el barco permanece fondeado y no se le permite la entrada al puerto, en tanto un equipo de tres médicos, dos enfermeras y un verificador de la Comisión Estatal para la Protección de Riegos Sanitarios (Coespris) realiza una revisión de la tripulación y del barco y, si es necesario, toma muestras.

Cuando se trata de pacientes con padecimientos leves, concluyó, son atendidos por médicos de la agencia naviera, pero la dependencia los valora, y si no hay problema, da la autorización para el ingreso del barco al puerto.