Cafés llenos y cantinas vacías en Mérida por bajas temperaturas

"Es el frío que asusta a los clientes", lamenta propietaria de la barra Las Redes

Juan Manuel Contreras
Foto: Cuartoscuro
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 3 de febrero, 2020

El día más frío en lo que va del año en Yucatán trajo consigo claroscuros para las empresas asentadas en el centro de su capital. Cafés y panaderías “hicieron su agosto” con la venta de sus productos, pues la gente suele asociarlos con las bajas temperaturas; mientras las registradoras de heladerías y cantinas padecieron los embates propios del descenso de los termómetros.

El día de hoy la “heladez” se ha manifestado de manera particular en varias zonas del estado, sobre todo al sur, en donde los medidores marcaron hasta 6.7 grados en municipios como Oxkutzcab y Abalá. Según el Servicio Meteorológico Nacional, la capital yucateca amaneció a 15 grados.

Irma, empleada de la panadería La Vieja -en la calle 60- aseguró que las ventas han sido magníficas y no se mostró indispuesta por el hecho de tener que trabajar en día inhábil, ya que “le pagan doble”, señaló mientras su rostro se iluminaba con una sonrisa sincera. Las conchas y los cuernitos son los panes más demandados en ese establecimiento.

Testimonios similares fueron recabados en otros expendios del mismo giro, también en el primer cuadro del Centro Histórico meridano. Algunos de estos negocios cuentan también con servicio de café, bebida comúnmente relacionada al frío, por lo que pudo observarse a varios apasionados cafetaleros con sus respectivas tazas acompañadas del pan de su elección.

Distinto es el caso de las cantinas, cuyos propietarios auguraron que este lunes “levantaría” como sucede normalmente en los días de asueto. La barra de Las Redes estaba inusualmente vacía y únicamente lucía las cicatrices dejadas por algún borracho ocioso. Al fondo un parroquiano departe con una mesera, es el único en el lugar.

“Es el frío que asusta a los clientes”, lamentó doña Ney, propietaria de ese centro social. Cuando acudimos a la taberna eran cerca de las 14 horas, por lo que no se descarta que en el transcurso del día la temperatura suba y la clientela se anime a “echarse”. Normalmente acuden desde las once de la mañana.

Algunas sorbeterías como El Negrito optaron por permanecer cerradas, seguramente previendo que sus ventas descenderían a la par de los termómetros. La emblemática heladería Colón registró actividades normales, lo que no es de extrañar, ya que su concurrencia es en su mayoría turística y acostumbrados a otros climas, no dudan en degustar uno de sus famosos helados.