WWC Mérida trabaja para inspirar a jóvenes que abracen la ciencia

A veces tus mismos compañeros te excluyen por el hecho de ser mujer: Elda Urtecho

Graciela H. Ortiz
Foto: Facebook @wwcodemid
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 11 de febrero, 2020

"He notado en el área de las ingenierías que desde que una está en la carrera, tus propios compañeros muchas veces te excluyen, se hacen los equipos para las tareas y si hay que usar una caladora o un taladro, no te lo dan, ellos lo quieren hacer, entonces te dicen ‘no te vayas a lastimar’; pareciera que se quieren poner a la espalda el trabajo duro, como diciendo ‘yo soy hombre’ y sí la verdad es feo, porque ‘oye estoy estudiando ingeniería, soy igual que tú’", dice la ingeniera física Elda Urtecho, representante de la organización Women Who Code (WWC) Mérida, al relatar alguno de los obstáculos que tuvo que enfrentar a la hora de elegir esa carrera.

WWC es una organización internacional no lucrativa, ubicada en más de 160 países, dedicada a inspirar mujeres para sobresalir en el mundo de la ciencia y la tecnología. El capítulo Mérida inició en 2014 de la mano de la ingeniera en software, Grisel Ancona.

En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, todavía queda un largo camino por recorrer, lo que se pone de manifiesto con cifras como la del reporte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), realizado en 2017, donde se registra que el 28 por ciento de los investigadores son mujeres, y sólo el 35 por ciento de ellas estudian en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

Según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de junio de 2019, sólo el nueve por ciento de las mujeres eligen carreras científicas, tecnológicas, de ingeniería o matemáticas, en comparación con el 28 por ciento de los hombres.

“Y si quieres estudiar un posgrado te preguntan en los institutos de educación superior, ‘¿estás casada?, ¿te piensas casar? ¿te vas a embarazar?’, tengo compañeras que querían hacer su maestría en el Cinvestav y se lo preguntaron en su entrevista”, abunda.

Por su parte, Ancona lleva cinco años de egresada y recuerda que cuando comenzó su búsqueda laboral, “había empresas que para puestos de liderazgo, directivos o de gestión de equipos pedían sexo masculino, y nos tocó el caso de una de las compañeras del equipo que le preguntaron si era casada, sobre su vida íntima, si pensaba tener hijos y qué métodos de protección utilizaba, porque lo que dicen es que cuando las mujeres se embarazan dejan a un lado el trabajo, y eso no es así, hoy en día con las tecnologías hasta puedes trabajar desde tu casa”.

Contra los estereotipos

Ambas ingenieras consideran que los estereotipos que se manejan desde pequeños son uno de los factores para que se “alimente” esta brecha de género, “desde niña te dan una muñeca y a los niños herramientas y legos”, comenta Ancona.

Conforme a la Biblioteca Electrónica de Ciencia y Tecnología Scielo, por cada 100 hombres que trabajan, en México, en el área STEM en industria privada, sólo 24 son mujeres.

“En Campeche, estábamos en un panel y nos preguntaron si una mujer casada podía hacer lo mismo que nosotras, no sabíamos si era una broma o una pregunta de verdad”, cuenta la ingeniera Urtecho.

Acciones para la visibilización

Por eso WWC promueve que las mujeres se desarrollen en el área de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, impulsándolas a que ocupen cargos directivos y de liderazgo a fin de reducir la brecha de género.

Para ello, llevan a cabo una serie de actividades y acciones como: el Café STEM, una vez por mes, donde a través del patrocinio de una cafetería, ofrecen pláticas abiertas a todo público en las que expositoras transmiten sus conocimientos de salud, ciencias biológicas y matemáticas, entre otros temas.

Otra de ellas es la Feria STEM, un evento totalmente didáctico que se realiza bimestralmente, con cinco módulos interactivos de ciencias, tecnologías, ingeniería y matemáticas donde las participantes experimentan vivencialmente distintas actividades relacionadas con esos temas.

También organizan las Jornadas de Ciencia y Tecnología, “para que chicas que están con nosotras en la organización den su primera conferencia; la idea es empoderar a otras y que vayan creciendo para romper ese miedo de hablar en público e ir avanzando hasta dictar un taller”, señala Ancona.

Los Encuentros de Mujeres en Tecnología ya llevan tres ediciones y es el mayor evento del año, con invitadas nacionales e internacionales que imparten conferencias donde comparten sus trayectoria y experiencias.

Están, además, desarrollando un programa de mentorías en la Facultad de Matemáticas de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), a través del cual mentoras especializadas en esa rama apoyan a alumnas de los primeros semestres, a fin de que no dejen la carrera.

Talleres de liderazgo

Imparten, también, talleres y cursos de tecnología, liderazgo, administración de proyectos, emprendimiento e innovación, entre otros, y en este momento están trabajando en el programa Mentoría para Technovation con cuatro grupos de alumnas, de 10 a 18 años, quienes están desarrollando una aplicación móvil para participar en el Technovation Challenge regional, un concurso educativo internacional, cuya final se llevará a cabo en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Urtecho asegura que en el sector de investigación existen más mujeres en el área de ciencias biológicas y de la salud, “ahí sí pienso que Yucatán tiene bastantes investigadoras, pero van disminuyendo en el área de ciencias exactas”.

Finalmente opina que el Parque Científico que tiene varias instituciones ha ayudado “porque vienen investigadoras de otros estados y, entonces, las chicas se animan a continuar sus estudios en un posgrado porque ven que hay mujeres que lo hacen”.