Cada año se detectan 150 casos de cáncer infantil en Yucatán: Pantoja

Asociaciones como AMANC son un invaluable apoyo para las familias con escasos recursos

Graciela H. Ortiz
Foto: Cuartoscuro
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Sábado 15 de febrero, 2020

En México se diagnostican alrededor de seis mil casos al año de cáncer infantil, mientras que en Yucatán se detectan anualmente alrededor de 150 y, en el Hospital O'Horán se reciben cerca de 65 en ese mismo lapso, según informó el jefe de la Unidad de Oncología Pediátrica, Francisco Javier Pantoja Guillén.

Detalló que en el Hospital llevan 22 años tratando a niñas y niños con cáncer, desde que se abrió la Unidad de Oncología Pediátrica en 1988. “Hemos tenido alrededor de mil 200 casos y la labor ha sido notable porque se han curado más de 700”, aseveró.

La tasa de supervivencia del cáncer infantil en el estado es del 60 por ciento, es decir, el 40 por ciento de los pacientes no logra sobrevivir a la enfermedad, por ello es tan importante la detección oportuna.

Si bien los medicamentos oncológicos son gratuitos en los hospitales públicos, los niños, niñas y familias de bajos recursos necesitan apoyo adicional, sobre todo aquellos que provienen del interior del estado y deben permanecer en Mérida entre una semana y 30 días conforme al tratamiento.

Sin embargo, y pese a la difícil y angustiante situación que deben afrontar frente al futuro incierto de sus hijos e hijas enfermos, existen manos solidarias y amigas que están dispuestas a ayudar sin esperar nada a cambio.

Una de ellas es la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC), que fundada por Guadalupe Alejandre, está presente en 24 entidades del país, con más de 37 años de experiencia, brindando acompañamiento a niñas, niños y adolescentes que padecen cáncer, atendiendo factores que complican y muchas veces impiden su recuperación.

Hace 20 años que AMANC ofrece su apoyo en Mérida, a través de un albergue que en este momento funciona en un edificio de la Cruz Roja, en la calle 68 por 65 y 67 del Centro, donde los padres de familia y sus niños y niñas del Hospital O’Horán y la T1 del Seguro Social, encuentran un lugar donde dormir, bañarse, descansar, desayunar, almorzar y cenar sin costo alguno.

Pero la labor de AMANC no se detiene allí, aseguró su presidenta Marissa Goff Rodríguez, quien agradeció enormemente a la delegada de la Cruz Roja Mexicana en Yucatán, Michelle Byrne, que les haya prestado ese espacio para el albergue, “sino que apoyamos con otros medicamentos que el sistema no cubre, pasajes de avión, de camiones, sesiones de terapia psicológica y despensas, entre otras cosas”.

También llevan el almuerzo a las madres o padres que no pueden salir del hospital y tres veces por semana la cena. El albergue tenía seis cuartos, “pero lamentablemente los niños van en aumento con esta enfermedad, por lo que adaptamos tres cuartos más”.

De hecho la trabajadora social, Monserrat López, afirmó que en 2018 ingresaron a AMANC 68 casos, y en 2019 tuvieron 10 casos más.
Falta de medicamentos

Marissa Goff recordó la angustia que vivieron los padres y madres cuando hace pocos meses los hospitales sufrieron el desabasto de medicamentos oncológicos, “los médicos del O’Horán hacían milagros para intentar darles tratamiento a todos, yo conseguí algunos medicamentos pero los laboratorios vendían la Vincristina, que cuesta 100 pesos a 850, y la Ciclofosfamida de 300 pesos a mil 800, pero la tenía que comprar porque si no los niños se iban a morir”.

Afirmó que los medicamentos que llegaron a Yucatán, hace como semana y media, durarán por otro lapso similar, y espera que vuelvan a surtir a los hospitales para que los niños no tengan que detener sus tratamientos.

De hecho, este jueves el gobierno del Estado informó que el titular del ejecutivo Mauricio Vila Dosal ha realizado las gestiones necesarias ante la Federación para que no se detenga el suministro.

AMANC recibe niños de Yucatán, pero también de Quintana Roo, Chiapas, Veracruz, Tabasco, Campeche y hasta de Belice.

Trabajo incansable y pocas donaciones

“Durante todo el mes de febrero hacemos una campaña de detección oportuna del cáncer, porque desgraciadamente no se puede prevenir esta enfermedad pero si se puede detectar temprano y los niños tienen un 90 por ciento de probabilidad de curarse”, indicó la presidenta de AMANC.

Lamentablemente la Asociación enfrenta serios problemas para solventar sus costos, conforme a Goff tienen unos 300 mil pesos de gastos mensuales, de los que aproximadamente 110 mil se solventan con donaciones que reciben de Coma, La Anita y a veces de Cotsco. En otras ocasiones Oxxo y Willy les han dado un redondeo, pero son esporádicos.

El problema es para reunir los 190 mil de efectivo, ya que deben pagar luz, agua, gas y a algunos de sus empleados como contadora, trabajadora social, cocinera, chofer y velador.

A fin de recaudar fondos realizan eventos, como “Diseñadores de Ilusiones”, que llevaron a cabo en octubre, con 15 diseñadores yucatecos y 15 niñas de oncología pediátrica, que desfilaron y modelaron, a través del cual pudieron juntar unos 100 mil pesos.

“Ahora estamos haciendo una campaña para poder reunir con tarjetas de créditos aportes de 250 pesos al mes; queremos juntar muchas personas para llegar aunque sea a 150 mil pesos para que no nos enloquezcamos todos los meses, a ver cómo vamos a para pagar la luz, el agua, los medicamentos”, detalló.

Refirió que están trabajando en un proyecto con Monte de Piedad, del cual quieren obtener 200 mil pesos anuales, unos 16 mil mensuales para la compra de medicamentos.

“Tenemos un terreno en el ex Chetumalito, que nos lo donaron, y en junio queremos comenzar a construir un nuevo albergue, frente al Hospital O’Horán, pero aún no sabemos cómo lo vamos a hacer”, concluyó.

En México, cada cuatro horas muere un niño por cáncer y se estima que anualmente se registran más de cinco mil nuevos casos. El cáncer es la segunda causa de mortalidad infantil en el país, según cifras de la Secretaría de Salud Federal.