En Santa Lucía la operación comercial es posible, pero muy limitada: especialista

La obra lleva un avance físico de 4.5 por ciento

Dora Villanueva
Foto: Notimex
La Jornada Maya

Ciudad de México
Jueves 20 de febrero, 2020

La construcción del aeropuerto en Santa Lucía para subsanar la saturación del tráfico aéreo resulta en un balazo en el zapato (...) la capacidad de operaciones está limitada desde ahora por la orografía de la Zona Metropolitana, no resuelve el problema de fondo y se vuelve un impedimento para la planeación posterior, advirtió Federico Dovalí, especialista en infraestructura aeroportuaria.

Más allá de las decisiones que se han tomado en la presente administración –que el académico no quiso calificar como buenas o malas dado que el aeropuerto de Texcoco que se suspendió hace 14 meses tampoco le resultaba la mejor opción– señaló que las operaciones comerciales en Santa Lucía son posibles, pero muy limitadas.

Durante la semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que en 123 días de construcción, la obra lleva un avance físico de 4.5 por ciento y días antes aseguró que su gobierno cumplirá con el hito de terminar la obra en tres años.

Alejandro Guevara Castellanos, presidente de la Federación Mexicana de Colegios de Ingenieros Civiles, consideró que es posible terminar la construcción para el 21 de marzo de 2022, independientemente de que se tenga que acelerar la inversión, pues no hacerlo resultaría en una derrota moral para el presidente.

Santa Lucía, es la cereza del pastel del gobierno. Por lo que representa lo van a hacer. Si ven que en el último año no la están armando, se van a meter a gastar, a triplicar los recursos, porque sería una derrota, dijo en el marco del 11 Foro de Infraestructura del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Aceptó que la corrupción durante las administraciones pasadas estaba en todos lados, pero con la presente es cotidiana la incertidumbre, ello se debe a que la política se ha metido en terrenos que no le corresponden, como la parte técnica, consideró.

El ingeniero civil declaró que si bien es positivo que existan macro obras porque aceleran el crecimiento, a diferencia del Corredor Interocéanico del Istmo de Tehuantepec, el Tren Maya carece de toda planeación para generar desarrollo.“Si es verdad que quieren detonar el sur, debe ser en todos los sentidos, no sólo con las obras, sino con el desarrollo de la misma (…) No ha habido la sensibilidad política para ver a dónde van a llevar ese tipo de desarrollo”, cuestionó.

Acusó también que el desorden en la administración pública federal ha implicado que pese a que se canceló el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa, sus funcionarios seguían cobrando hasta hace unos meses y la carencia de recursos federales está llevando a los gobiernos estatales a endeudarse para levantar las escuelas.

Por otro lado, en el mismo encuentro organizado por el IMEF, Rebeca Pizano Navarro, directora general adjunta de banca de empresas en Bancomext, dijo que la institución está en vías de financiar seis de los 147 proyectos del Acuerdo de Inversión en Infraestructura para el Sector Privado que se presentó en noviembre pasado. Con el bloque energético y de salud en puerta, no hay límite para préstamos, aseveró.

Agregó que el año pasado se colocaron 70 mil millones de pesos y en este se pretende aumentar en cinco mil millones, y ante una eventual demanda de crédito que se prevé dentro de seis años, Bancomext contempla pedir una inyección de capital a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para tener más recursos.