Plazas comerciales de Mérida pierden el 80 por ciento de visitantes

Los negocios están vacíos; empleados ven mermados sus ingresos

Graciela H. Ortiz

Mérida, Yucatán
Domingo 22 de marzo, 2020

Se calcula que las plazas comerciales de Mérida han perdido un 80 por ciento de sus visitantes, el panorama de la Gran Plaza, Galerías Mérida y Altabrisa es desolador, yucatecos han optado por el aislamiento ante la contingencia del coronavirus COVID-19.

“Las visitas han bajado un 80 por ciento, de 12 mil visitantes diarios y fines de semana con 17, 18 mil visitantes por día, el lunes que fue festivo cerramos con seis mil visitantes; el martes, día laborable de bancos y servicios, con ocho mil; el miércoles, nueve mil; el jueves cerramos con cuatro mil 300 visitantes y el viernes, con seis mil”, sostiene el gerente General de la Gran Plaza, Marco Hernández Corro.



Hernández comenta que el viernes se reunieron los administradores de todas las plazas comerciales con el subsecretario de Gobierno, Fernando Rosel Flores, “fue para darnos calma, por ahora no tienen pensado cerrar los centros comerciales, van a darnos todo el apoyo siempre y cuando mantengamos las medidas mínimas de salubridad, como tener gel”.

Sin embargo, algunas plazas se han adelantado, incrementando estas medidas; en todos los accesos de la Gran Plaza, además de invitar a los pocos visitantes que llegan a utilizar el gel, la persona de seguridad toma la temperatura con un termómetro de contacto.



En Galerías Mérida y Altabrisa no ocurre lo mismo, pero si están provistas con gel en las entradas. En Sanborns Altabrisa, un empleado también controla la temperatura en el acceso a la tienda.

“El gobierno del Estado nos instruyó que las personas que no quieran participar en que les tomemos la temperatura u ocupar el gel, simple y sencillamente no pueden entrar, si la persona se pone agresiva tenemos asignado moto patrulleros quienes vendrán a mediar, si continúa mostrándose reacia, se llamará a salubridad quienes se encargarán de ella”, explica Hernández.

Hernández Corro tiene 20 años de experiencia administrando plazas comerciales, y el panorama que vislumbra no es de lo mejor, “tristemente muchos de los locales no van a sobrevivir, habitualmente hay una rotación normal de un 15 por ciento por año, en este caso va a ser un 30 por ciento que no volverán a abrir sus puertas”.



Los empleados

Los empleados y empleadas se muestran desanimados, ya que la mayoría de ellos recibe un bajo sueldo fijo y conforme a las ventas lo incrementan mediante las comisiones, pero al no haber ventas se muestran sumamente preocupados.

En varios lugares ya han reducido la plantilla con horarios rotativos, por lo que han sido enviados a sus casas y sólo recibirán el sueldo base.

Flor Hoil de Ópticas Espada, en la Gran Plaza, afirma que no hay ventas, que con suerte reciben unos cinco clientes; en zapaterías Dorothy Gaynor, su encargado José Cobá, asegura que sólo realizan entre dos o tres ventas diarias, “a veces hay más gente pero porque viene a realizar sus pagos a los bancos”.



Una pequeña isla que vendía bolsos, bolsas Eva, cerró al mes de haber iniciado; ya hay locales cerrados, otros que abren más tarde y cierran más temprano.



El patio de comidas de la Gran Plaza está prácticamente desierto, Cathy de pizzería Luciano asegura que no tienen ni pedidos, “creo que la gente se queda en su casa para cuidarse, pero también hizo compras de pánico y gastó su dinero, además no saben lo que va a suceder en sus trabajos, entonces no vienen a gastar”.



Álvaro Fuentes de La Parrilla puntualiza que ellos han tenido un poco más de suerte, ya que reciben entre 30 y 40 clientes por día, pero habitualmente suelen tener entre 100 y 150.

Otras plazas

Galerías Mérida parece un pueblo fantasma, allí el porcentaje de visitantes cayó casi a un 90 por ciento. El estacionamiento de Liverpool está desierto, la dulcería generalmente llena de gente, extraña el bullicio de los niños; los pocos empleadas y empleados que hay en toda la tienda conversan entre sí mientras miran esperanzados que alguien llegue.



El mercado se ha trastocado; en librerías Ghandi, su gerente Ricardo Trujillo manifiesta que si bien las ventas y la afluencia de gente ha caído como un 30 por ciento aumentó la compra de juegos didácticos para niños, juegos de mesa y rompecabezas en un 40 por ciento, en detrimento de los libros que es de un 60 por ciento.

Ya se redujo la plantilla, aunque siguen recibiendo su sueldo, y el horario, “lo que más nos preocupa es que como el transporte público también se redujo, queremos que nuestros empleados lleguen a su casa con bien”.

Chili’s permanece vacío, algo muy extraño de observar. Su gerente, Guillermo Velasco, precisa que están recibiendo entre 50 y 60 comensales, cuando los sábados llegan, generalmente, unas 500 personas.



También han recortado sus plantillas y sus horarios y los meseros y meseras esperan a sus clientes, de quienes dependen sus propinas.

Altabrisa presenta un panorama similar, Sanborns muestra determinados espacios como tabaquería, música y regalos casi en la penumbra, ya que han apagado casi todas las luces para ahorrar energía.



“La afluencia ha bajado en un 60 por ciento y estamos cerrando dos horas antes”, precisa el asistente de gerencia, Alejandro Ambrosio, además de añadir que si algún empleado o empleada está resfriado o con síntomas lo envían de regreso a su casa.

En Starbucks, ya no dan platos por cuestiones de higiene, en tanto la isla de las servilletas, azúcar, edulcorante y otros accesorios está vacía “para que la gente no ande tocando todas las cosas, nosotros las damos aquí en el mostrador”, dice Alejandra.



Verónica de la empresa de limpieza Limporium, comenta que han incrementado enormemente la higiene, “antes limpiábamos los barandales dos veces por día, a la mañana y a la tarde, ahora lo hacemos a cada rato con cloro, al igual que los baños y los pisos”.

Pero siempre está el que saca algún beneficio de la contingencia, así el centro cambiario Divisas Sureste, sucursal Altabrisa, no ha visto mermada su clientela, “está viniendo mucha a vender dólares, porque aumentó por la contingencia”, afirma Andrés Pérez quien atiende el local.

Edición: Emilio Gómez