''Vamos a ganar la batalla por la verdad'': Premio Nobel de la Paz

“No hay mejor momento" para ser periodista y afrontar la desinformación con investigación: María Ressa
Foto: Efe

La periodista filipina María Ressa, galardonada con el Premio Nobel de la Paz por su investigación en la que denuncia la controvertida guerra contra las drogas de Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, y por combatir las noticias falsas y la desinformación, considera que el galardón "es un reconocimiento a las dificultades, pero también a la esperanza de que vamos a ganar la batalla por la verdad".

Ressa, de 58 años, es un icono de la libertad de expresión por vivir bajo el acoso judicial y social por su trabajo periodístico, y ha sido premiada junto al reportero Dmitry Murato.

 

También te puede interesar: Periodistas de Filipinas y Rusia ganan el premio Nobel de la Paz

 

“Es un reconocimiento a las dificultades, pero también a la esperanza de que vamos a ganar la batalla por la verdad, la batalla por los hechos: no retrocedemos”, resaltó visiblemente emocionada Ressa durante la conferencia virtual en la que se enteró del anuncio del Nobel de la Paz.

 

María Ressa combate la desinformación

“Mi teléfono va a explotar”, señaló más tarde en una entrevista con Rappler, el portal digital que ella mismo fundó en 2012 con otros doce periodistas y que se ha convertido en uno de los medios de referencia en su país.

La veterana periodista, que trabajó para la cadena estadunidense CNN entre 1995 y 2005 y también colaboró con The Wall Street Journal, señaló en la entrevista que el periodismo se encuentra en un momento crítico y que la inteligencia artificial es peligrosa por la “manipulación” que genera en las redes sociales.

Para Ressa “no hay mejor momento" para ser periodista y afrontar la desinformación mediante la investigación de hechos y poder “pensar despacio” en medio de la vorágine de información.

“El periodismo te pondrá a prueba mentalmente, intelectualmente, físicamente, moralmente”, dijo la reportera, quien ha reconocido que Rappler no hubiera sobrevivido sin el apoyo recibido en los últimos cinco años de acoso por parte de las autoridades filipinas.

María Ressa nació en Manila, pero pasó gran parte de su juventud en Estados Unidos, donde estudió en la Universidad de Princeton y más tarde prosiguió sus estudios en la Universidad de Filipinas Diliman en su país natal.

Durante su época en CNN, fue corresponsal en Manila y Yakarta y se especializó en la investigación de las redes terroristas en el Sudeste Asiático, tras lo que escribió dos libros sobre Al Qaeda y Bin Laden.

 

Campaña de desprestigio y acoso judicial

Ya en Rappler se ganó la animadversión de Duterte por su investigación de la guerra contra el narcotráfico, lo que la puso en la diana de una campaña de desprestigio en las redes sociales y de acoso judicial.

La campaña también afectó a los periodistas de Rappler, un equipo muy joven de 23 años de media en el que más del 60 por ciento son mujeres.

María Ressa fue elegida personalidad del año junto con otros periodistas por la revista Time en 2018 por su lucha contra la desinformación de, según ella, la “sofisticada maquinaria” de cuentas falsas vinculadas al entorno de Duterte para intimidar y silenciar a los críticos.

La periodista enfrenta a siete casos criminales por presunta evasión de impuestos y vulneración de las leyes de propiedad de los medios, y fue condenada en junio 2020 por ciberdifamación por un tribunal filipino.

 

Sigue leyendo: Presidente de Filipinas felicita tarde a Premio Nobel de la Paz

 

Por este caso se enfrenta a una pena de hasta seis años de cárcel, aunque se encuentra en proceso de apelación.

Tras ser condenada, alertó de que la “democracia está muriendo poco a poco” debido al ascenso de líderes autoritarias y populistas como Duterte y alertó de la manipulación en las redes sociales, sobre todo en plataformas como Facebook.

“Si no actuamos ya, nuestra democracia morirá porque cuando una mentira se repite mil millones de veces, es más fácil de creer y al final se convierte en realidad”, finalizó la galardonada periodista.

 

Edición: Estefanía Cardeña