Salvar al mono tití dorado, la misión de los ecologistas de Brasil

Actualmente se contabilizan menos de 5 mil ejemplares en estado salvaje
Foto: Ap

Decenas de jóvenes se arrodillaron bajo un sol abrasador esta semana en el interior rural de Río de Janeiro para plantar un corredor verde que será, en el futuro, un paso seguro para la especie más emblemática y amenazada de la región, el tití león dorado.

Los 300 árboles que han plantado esta semana, de apenas unos centímetros de altura, acabarán uniendo dos zonas de bosque. Esta es la última de una serie de iniciativas de crecimiento forestal gradual impulsadas por los ecologistas, que proporcionan un hábitat cada vez más amplio al mono.

Hasta hace poco, la tierra desnuda y seca que estaban replantando pertenecía al propietario de un rancho que había derribado sus árboles para pasto del ganado.

 

En peligro de extinción

La deforestación desenfrenada durante siglos ha diezmado esta parte de la Mata Atlántica de Brasil, el único lugar del mundo donde se puede encontrar este pequeño mono de color cobrizo cuyo rostro está enmarcado por una melena de seda. Con menos de 5 mil individuos, se considera una especie en peligro de extinción.

"Uno de los mayores problemas es la fragmentación del bosque", afirma Luís Paulo Ferraz, director ejecutivo de la Asociación del Tamarino León Dorado, conocida por sus siglas en portugués AMLD. "De lo contrario, los monos empiezan a aparearse dentro de sus propias familias".

Ferraz dice que los monos tienen demasiado miedo para cruzar los pocos cientos de metros de tierra desnuda que, a veces, separan dos islas de vegetación verde por temor a convertirse en presa de depredadores mayores, como los grandes felinos. De ahí la necesidad de corredores verdes.

Sarah Darwin, bisnieta de Charles Darwin, aplaudió su esfuerzo el viernes. La botánica británica estaba acompañada por un puñado de jóvenes naturalistas que están recorriendo la expedicion en velero que Charles Darwin realizó hace casi 200 años y que condujo a su teoría de la evolución, como parte de un proyecto llamado Darwin200.

" (Charles) Llegó al bosque brasileño de Mata Atlántica y tuvo un momento de claridad... una experiencia cumbre, en la que se sintió uno con la naturaleza", dijo Sarah Darwin al entrar en el bosque, conocido por su asombrosa diversidad de musgos, helechos y otra vegetación. En las copas de los árboles, los pequeños monos dorados de largas colas saltaban de una rama a otra. "Una de las experiencias más perdurables de su vida", añadió.

 

No dejes pasar: México, segundo país en extinción de especies de anfibios

 

Deforestación y colonización

Antes de la colonización portuguesa en el siglo XVI el bioma del bosque atlántico cubría 330 millones de acres (más de 500 mil millas cuadradas) a lo largo de la costa brasileña. Según The Nature Conservancy, hoy en día queda menos del 15 por ciento de esa superficie.

Según Ferraz, en la región específica del bosque atlántico donde se encuentran los titíes león dorados, el bosque sólo tiene el 2 por ciento de su tamaño original.

Las plantaciones de caña de azúcar y café fueron el principal motor de la deforestación. Luego vinieron el desarrollo urbano y los pastos para el ganado. En la década de 1970, cuando los científicos empezaron a intentar salvar la especie, sólo quedaban 200 tamarinos león dorados, según la ALDM.

En Brasil, el animal se convirtió en un símbolo de la conservación de la vida salvaje e incluso apareció en el billete de 20 reales.

En los últimos tiempos, la organización sin ánimo de lucro dedicada a la ciencia y la conservación ha comprado tierras a agricultores y ganaderos para reforestarlas de una en una. Compraron una primera parcela de 137 hectáreas en 2018, y otra de 180 hectáreas en noviembre.

El proceso es lento y costoso, ya que requiere un mantenimiento intenso y regular, sobre todo en los primeros años. Pero es gratificante.

Sobre el terreno, las colinas desnudas compradas por la ALDM en 2018 y que empezaron a reforestar al año siguiente, han recuperado su verde vibrante, cubiertas de un bosque sano y habitadas por muchas especies animales que pueden rastrear gracias a las cámaras de visión nocturna.

Y a pesar de un mal brote de fiebre amarilla en 2018 -cuando la población cayó más de un 30 por ciento en cuestión de meses-, ahora hay más titíes león dorados que en cualquier otro momento desde que comenzaron los esfuerzos de conservación.

Según el último estudio de la asociación, publicado a principios de este año, hay unos 4 mil 800 ejemplares.

 

Te puede interesar: Campeche contabiliza al menos 700 ejemplares de jaguar en Calakmul y la Laguna de Términos

 

Edición: Fernando Sierra


Lo más reciente

Siete muertos en un incendio en el sur de Francia

Las cámaras de seguridad muestran a tres personas encapuchadas en el lugar de origen del fuego

Afp

Siete muertos en un incendio en el sur de Francia

Tras 25 años ‘Betty la fea’ vuelve a las pantallas adaptada a los nuevos tiempos

Continuarán las historias de los personajes originales con nuevas tramas y desafíos, en un contexto actual

Efe

Tras 25 años ‘Betty la fea’ vuelve a las pantallas adaptada a los nuevos tiempos

En estas vacaciones de Verano, Profeco alerta sobre fraudes de viajes por redes sociales

Ni hoteles, ni aerolíneas, serían responsables de cumplir con las ofertas virtuales falsas

La Jornada

En estas vacaciones de Verano, Profeco alerta sobre fraudes de viajes por redes sociales

Israel redujo en 94 por ciento el suministro de agua en Gaza, denuncia ONG Oxfam

Habitantes de la franja disponen de únicamente de 4,74 litros del líquido por persona al día

Efe

Israel redujo en 94 por ciento el suministro de agua en Gaza, denuncia ONG Oxfam