Jorge Buenfil Ávila


post Image

Compartir


'Tlacuatzin', proviene del náhuatl y significa ''el pequeño que come fuego''

Nuestro Prometeo, el tlacuache, zarigüeya o zorrito como le dicen en Yucatán es una de las ocho especies de marsupial (como el canguro) que existen en nuestro país. Su nombre: tlacuatzin, proviene del náhuatl y significa “el pequeño que come fuego”. La vieja leyenda mesoamericana cuenta que fue éste el que llevó el fuego al hombre cuando era exclusivo de los dioses. El tlacuache robó de la hoguera una brasa, la llevó en su marsupio y se la dio a los hombres. Durante su hazaña se quemó la cola y por eso la tiene pelona. Y como esta leyenda que nos da otra dimensión de este animalito, hay historias que lo han estigmatizado. No sé ustedes, pero a mí me tocó vivir aquellos gritos de la abuela, que se engarzaban a los de las gallinas y empezaba el gran alboroto en el solar de la casa, ya con palo en mano la chichí gritaba – ¡hay un zorro! ¿Dónde está Solito? - (Solito era el perro) - ¡María santísima! Se va a comer a las gallinas – y entre el perro, la tía, la chichi, el ruidoso e interminable cocoroco de las gallinas y el tremendo garrote, lograban arrinconar al pequeño animalito, que viéndose acorralado se hacía el muerto, el perro hacía el trabajo que le habían encomendado y ladraba y ladraba, la abuela con el palo le picaba la panza y decía: -creo que está muerto- yo, que era un niño, me acercaba ingenuamente a tocarlo y a dueto dramáticamente operístico la tía y la chichi gritaban: ¡No lo agarres, te va a pegar la rabia! Y así, en los dramas del solar, fue creciendo la fantasía que desacredita a este bello e inofensivo animalito.

Hay en Mérida una agrupación que ayuda, defiende y procura a este peculiar marsupial que normalmente vemos en el pavimento de nuestra ciudad, la mayoría de las veces muerto por atropellamiento, la labor de Rescate Zarigüeyal, es evitar estos y otros tristes acontecimientos que sufren estos animalitos, que, como nosotros, son habitantes de esta tierra, terrícolas como tú, como yo y hay que aprender a respetarlos porque son nuestros iguales ¡Terrícolas! Tienen vida, están vivos y la vida hay que respetarla…

Entrevistamos a Fabián Diaz Espadas y esto nos dijo:

 F. Nuestro nombre es Rescate Zarigüeyal, así aparecemos en todos lados, pero nuestra denominación ya fija es: Centro de Educación Ambiental y Conservación de la Vida Silvestre Tlacuatzin

JB. ¿Ustedes dependen de alguien en especial?

F. Todos somos voluntarios, no recibimos aportación del gobierno ni de ninguna A.C. hemos desarrollado solos el camino a partir de una iniciativa ciudadana, la organización empezó como una A. C. y fuimos creciendo por medio de puro voluntariado, nadie recibe sueldo y todos somos gente que le gusta la conservación de los animales, que está interesada en conocerlos y tomar las mejores acciones para salvarlos y por supuesto al medio ambiente, la mayoría estudia o trabaja al mismo tiempo y cada uno en su área porque ni siquiera somos veterinarios biólogos o de ciencias ambientales o biológicas, pero todos apoyan. 

JB. ¿Tienen acercamiento con las autoridades?

R. Nos hemos acercado varias veces, tanto al Ayuntamiento como al Gobierno del estado y en ocasiones hemos recibido apoyo, no monetario, porque hay figuras legales que no nos lo permiten, sin embargo nos han abierto espacios para poner bazares, algún tipo de ferias, pero lo que nosotros queremos es llevarle a las personas esta parte de la educación ambiental, que conozcan a estos animales, que nos acerquemos a nuestra fauna silvestre, tenemos que seguir luchando por la conservación de áreas verdes y de estos animales dentro de las ciudades y los que gobiernan, deben de ser nuestros grandes aliados para que podamos lograr esta lucha.

JB. ¿Rescatan solamente zarigüeyas?

F. No, nos involucramos en toda la fauna silvestre y sinantrópica, es decir, podemos tener reportes de murciélagos, de búhos, serpientes, iguanas, arañas, etc. Tratamos de vincular nuestra labor hacia el conocimiento ambiental por medio de decirles a las personas que si estos animales entran a nuestras casas, en nuestros patios, pues son importantes no sólo para ellos sino también para nosotros, para el equilibrio del ecosistema dentro de las ciudades.

JB. ¿Cómo motivar a las nuevas generaciones para que se interesen en esta labor?

F. La educación es muy importante, a partir de los conocimientos básicos que debemos de tener desde la primaria, el kínder, la secundaria, etc. Son elementos que tenemos que tener muy conscientes, yo creo que esta educación tiene que ir a lo largo de nuestra vida, porque vivimos en el planeta para toda la vida y vivimos en un ambiente que tenemos que ir cuidando. Yo creo que la importancia radica en la empatía que nosotros debemos tener con la naturaleza. Es decir, entender los procesos biológicos, que dependemos incluso de la existencia de un grillo, una hormiga para que nosotros podamos tener alimento en nuestra mesa y eso es bastante importante. Vivimos en una época en la que estamos tan acostumbrados a la computadora y a las redes sociales que hemos ignorado y desplazado por completo la parte natural que nos corresponde y hemos dejado de pensar que somos una especie mas en el planeta; entonces, yo creo que la base está en la educación socioambiental, en la educación ambiental, y eso va a marcar el futuro de una generación bastante grande, sin olvidar trabajar con los adultos.

JB. ¿Qué medidas tomar en la ciudad para defender a estos animalitos del flujo vial?

F. En Latinoamérica, en Perú, Colombia y otros países han desarrollado estas técnicas de poner letreros de cruce de fauna silvestre, como tenemos aquí para los venados, pero debemos de ir pensando en la posibilidad de hacerlo en toda la ciudad porque aparecen no sólo en colonias nuevas como se cree y por más que le pedimos a la gente que nos ayuden manejando a la velocidad adecuada, con los límites establecidos, para que tengan la oportunidad de detenerse y no atropellarlos, sin embargo a veces aunque se puedan parar, los atropellan por gusto. 

JB. ¿Qué mensaje mandarías a los ciudadanos?

F. Que se acerquen, vamos a abrir nuestra mente y conocer a los animales, la importancia que tienen en nuestro planeta, en su papel biológico, los servicios ecosistémicos que nos brindan. Yo los invito a que se acerquen, que rompamos ese miedo, hay que investigar un poco sobre estos animales, tanto las zarigüeyas como las serpientes, los iguanos, las arañas, etc. Son muy importantes y los vamos a extrañar si llegan a desaparecer en algún momento. 

En redes: Rescate Zarigueyal. Donaciones y reportes de animalitos: WhatsApp 9993921573.


[email protected]

 

Edición: Laura Espejo

OPINIONES ANTERIORES

...
26 de Julio del 2021
Julio Hernández López
AMLO, (también) en defensa propia
Leer más
...
26 de Julio del 2021
Enrique Galván Ochoa
Reparte INE multas por mil 300 millones
Leer más
...
26 de Julio del 2021
La Jornada
Guardia Nacional: cambio de paradigma
Leer más
...
25 de Julio del 2021
La Jornada Maya
Tercera ola y regreso a clases
Leer más
...
25 de Julio del 2021
Margarita Robleda Moguel
Corazón del Cielo, Corazón de la Tierra
Leer más
...
25 de Julio del 2021
Katia Rejón
El tianguis de la esperanza
Leer más
...
25 de Julio del 2021
Carlos Bonfil
En la búsqueda de Ana
Leer más
...
25 de Julio del 2021
Ángeles González Gamio
Grandeza arquitectónica
Leer más