Encuentros Lúdicos II. Reconocernos en el juego andando por la Mega XP

Nos llevan a una dimensión que pasa no sólo por contar historias, sino por pasarla bien
Foto: Sabina León

El pasado 18 y 19 de junio se llevó a cabo en el WTC de la ciudad de México la convención más grande de juegos de mesa del país conocida como la Mega XP. Para mí fue entrar de lleno a un mundo nuevo en el que me siento explorador inexperto con las preguntas más superficiales sobre la asistencia, las posibilidades de jugar ahí y también la parte de que se podría encontrar en la convención. Estas dudas de novato se fueron profundizando y aliviando con el paso de los minutos y con las horas ya me estaba haciendo otras por lo que trataré de organizar esta crónica en conversaciones.

Mientras desayunábamos frente al WTC veíamos tímidamente a los madrugadores: las personas que llegan temprano y son rechazadas en las puertas pues aún no se abren. Con el paso de los minutos regresan los madrugadores y los puntuales a hacer fila pues ya son las 10 de la mañana. Una hora después ya estábamos formados en zigzag organizado autogestionariamente por quienes queríamos entrar y un chico, el que se pone inmediatamente detrás, nos pregunta si es la fila de entrada y nos cuenta que ganó un boleto a través de un torneo que se hizo en la tienda de un amigo suyo, él sería parte de varias decenas de jugadores del campeonato nacional de un juego de estrategia llamado Catán.

 

Foto: Sabina León

 

Conforme nos íbamos acercando para ponernos nuestros brazaletes el área de la expo se abrió ante nuestros ojos. Aunque nos llevaría varias horas recorrer el espacio por completo, veíamos más de 20 stands con venta de juegos y casi 30 stands con desarrolladores. Las conversaciones las llevamos más en el segundo tipo de stands que en el primero. Ahí conocimos a Juan Carlos, autor de Painani y acordeonista que nos platicó ampliamente de uno de los relatos más asombrosos del imperio de Moctezuma: la necesidad de consumir pescado fresco y las peripecias de los corredores, o painanis, que llevarán el recién llegado pez hasta el paladar del tlatoani representado en un vistoso juego de mesa aún en fase de demostración. Por otro lado, jugamos con Adrián, diseñador de Doxa, un juego donde tienes que competir de la mano de tu inventor o científica para conseguir el premio nobel… o quitárselo a los demás inventores.

De alguna manera Juan Carlos y Adrián nos llevan a una dimensión del aprendizaje de juego que pasa no sólo por contar historias, sino también por pasarla bien y que al final de la primera jornada, descubríamos que no solo estábamos disfrutando, sino que también estábamos reflexionando. En un pequeño salto temporal, mi copia de Doxa salió a mesa por primera vez apenas regresé de la CDMX, y pude explorar con mis amistades más cercanas algunos temas que salieron en la competencia por ganar el nobel, que, en esta ocasión lo ganó el jugador que llevaba a Darwin como su científico.

Estas conversaciones nos llevaron con Joel Escalante, autor de Moctezuma y Jardín botánico de Tehuacán entre otros juegos. Ya con más de 10 años en la creación de juegos de mesa es una autoridad en este pequeño mundo que acontece en México. Entre bromas y con la mirada llena de sinceridad nos dijo que gran parte del tiempo sigue con un trabajo convencional con horario de oficina, y que para crear juegos y vivir de ello se requiere ser como él, señalando al stand donde estaba Eric Lang quien fue el invitado principal y que con inmensa amabilidad caminaba la expo tomándose fotos y conversando. 

Joel y su hermano Rafael, han creado varios juegos de mesa con temáticas ancladas en el territorio mexicano y me contó que cuando empezaron, parecían Cazadores de Fósiles, que no solo fue el primer juego que crearon, sino que encontrar estas rarezas que se despliegan en la mesa y van más allá del azar prácticamente no existían en México. 

Con los ojos en lontananza Joel dice “esto era lo que siempre soñé” un foro grande, lleno, donde él y otras decenas de creadores presentan su trabajo, comparten sus motivaciones y juegan con nuevas personas. Al terminar la conversación, y luego de que ambos hermanos me firmaron las cajas de los juegos suyos que adquirí, me quedo pensando ¿quién no quisiera entrar a un lugar donde hay centenares de personas ávidas por jugar? ¿Quién no quisiera conocer nuevas formas de jugar? Por supuesto que suscribo totalmente el sueño de Joel, desde acá, escribo pensando en quien me lee y le pregunto ¿jugamos?

[continuará…]

@RuloZetaka


Lea, del mismo autor: Encuentros lúdicos I: Ficha y tarjeta

 

Edición: Estefanía Cardeña


Lo más reciente

''¿Tienen sed? Pues beban champagne''

La escasez de agua, abandonó los guiones de la ciencia ficción para ocupar los titulares de la prensa

Pablo A. Cicero Alonzo

''¿Tienen sed? Pues beban champagne''

Jean-Paul Sartre; existencialismo y libertad

El filósofo francés expresó su interpretación sobre la condición del Ser en términos ontológicos

Cristóbal León Campos

Jean-Paul Sartre; existencialismo y libertad

AMLO y Morena, con un control político no visto desde 1999: Citibanamex

Análisis revela que el presidente y el partido acumulan más poder territorial y capacidades electorales

La Jornada

AMLO y Morena, con un control político no visto desde 1999: Citibanamex

Farmacias de EU limitan ventas de pastillas 'postday' tras fallo del aborto

Permitirán tres cajas por persona, para evitar una eventual escasez

Afp

Farmacias de EU limitan ventas de pastillas 'postday' tras fallo del aborto