de

del

El puerto de Progreso: Un prometedor centro de nearshoring en el sur-sureste de México

La estrategia busca aprovechar la proximidad geográfica para obtener beneficios
Foto: La Jornada Maya

En los últimos años, el concepto de nearshoring ha ganado relevancia en el ámbito empresarial. Pero ¿qué es y en qué consiste? El nearshoring es una estrategia empresarial en la que una empresa subcontrata sus servicios o procesos a un proveedor ubicado en un país cercano geográficamente. A diferencia del offshoring, que implica la subcontratación a países lejanos, el nearshoring busca aprovechar la proximidad geográfica para obtener beneficios como una mayor facilidad de comunicación, una menor diferencia horaria y una mayor similitud cultural y lingüística. Esta estrategia es comúnmente utilizada por empresas de países desarrollados para subcontratar servicios o procesos a países vecinos o cercanos que ofrecen costos laborales competitivos y una calidad de trabajo satisfactoria. En este contexto, el puerto de Progreso, ubicado estratégicamente en el sur-sureste de México, emerge como un prometedor referente para el nearshoring en la región.

Progreso cuenta con una serie de ventajas que lo hacen atractivo para las empresas que buscan establecerse en México. En primer lugar, su ubicación geográfica privilegiada lo convierte en un punto estratégico para el comercio internacional y, desde su fundación, lo ha sido. Conectado con importantes rutas marítimas y cercano a los mercados de América del Norte y América Latina, el puerto ofrece una excelente conectividad para la importación y exportación de mercancías.

Además, Progreso cuenta con una infraestructura portuaria moderna y eficiente, así como una activa e importante producción pesquera en el país. Un claro ejemplo de su infraestructura es, sin duda, el muelle, que ya fue nombrado como el más largo del mundo. Sus instalaciones han sido objeto de importantes inversiones en los últimos años, lo que ha permitido mejorar su capacidad y eficiencia operativa. Esto se traduce en una mayor rapidez en los procesos de carga y descarga, así como en la reducción de costos logísticos para las empresas.

Todo lo anterior se debe a la visión del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de impulsar el desarrollo de la zona sur-sureste del país, y no sólo por el Tren Maya, que también beneficiará el comercio y turismo de Progreso; sino por los proyectos que impulsa nuestro Presidente de los que poco se habla, como la extensión del ducto marino, la extensión del ducto Mayakan y el Corredor Transístmico. Para los expertos, como Óscar Ocampo, coordinador de Energía y Medio Ambiente del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Yucatán deberá aprovechar estos proyectos y apostar en los próximos años en la inversión energética. 

Otro factor clave del puerto para consolidar el nearshoring es que cuenta con una sólida red de transporte terrestre que conecta al puerto de Progreso con los principales centros de producción y consumo del sur-sureste de México. Esto facilita la distribución de mercancías de manera ágil y eficiente, lo que resulta fundamental para las empresas que buscan establecer operaciones de nearshoring. La construcción del viaducto elevado “Libramiento Progreso” que tendrá 2.2 kilómetros de largo propiciará este desarrollo económico; no obstante, en la actualidad su construcción ha traído varias desventajas y molestias, especialmente para los habitantes de Progreso, derivado de una mala organización y planeación urbana y de planes alternos por parte del gobierno municipal a quien la obra le quedó demasiado grande para administrar y no trastocar el orden y la vida de los progreseños. Esto es fácilmente evitable, si tuviéramos funcionarios preparados para enfrentar los grandes retos emanados de grandes proyectos, como éste.

De hecho, esta obra autorizada de manera unilateral, al no ser consensuada con los pobladores de Progreso, sigue generando descontento y frustración entre los habitantes, sin embargo, es necesario tener en cuenta que ya no hay marcha atrás y que el nuevo Cabildo que entre en funciones en el 2024 tendrá como reto hacerla funcional, evitando en lo posible las molestias y los riesgos para los progreseños.

La visión a futuro de Progreso incluye mirarlo como un punto estratégico de nearshoring en el país; así como su fundación, en 1871, se debió a la visión de empresarios que miraron su potencial por su ubicación estratégica, mucho más cercana que Sisal; ahora esa visión se amplía y podemos mirar su potencial gracias a su infraestructura portuaria y a que cuenta con un entorno favorable para la inversión. 

Tengamos en cuenta que las proyecciones indican que en el 2030 el nearshoring podría hacer que la economía del país crezca 3.7 por ciento al año, tras solo crecer 2.6 por ciento anual en las dos últimas décadas. Lo anterior sólo sería comparable, según el director general de Economy, Business & Indicators (ECOBI), John Soldevilla, con los resultados obtenidos “tras la implementación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1994 y bien aprovechado puede generar el mayor crecimiento económico desde el “milagro mexicano” (1941-1982)” (Forbes México).

El potencial del puerto de Progreso para el nearshoring en el sur-sureste de México es innegable. Su ubicación estratégica, su infraestructura portuaria moderna, su conectividad terrestre, así como su entorno favorable para la inversión, lo convierten en una opción atractiva para las empresas que buscan establecer operaciones en México.

Sin embargo, es importante destacar que el desarrollo de Progreso requerirá de un esfuerzo conjunto entre el gobierno, las empresas y la comunidad local. Será necesario seguir impulsando la mejora de la infraestructura, fortalecer la capacitación y formación de la fuerza laboral, así como promover la colaboración público-privada para aprovechar al máximo el potencial de esta región.

Progreso tiene todos los elementos necesarios para convertirse en un referente en nearshoring en el sur-sureste de México. Su ubicación estratégica, su infraestructura portuaria, su conectividad y su entorno favorable para la inversión son factores clave que lo posicionan como una opción atractiva para las empresas que buscan establecerse en la región, lo cual traería beneficios también para el comercio local y las familias de las y los progreseños, porque todos tienen que crecer parejo, sólo así la felicidad llegará a buen puerto. 

Facebook Félix Luna Gómez

 

Lea, del mismo autor: Mejor urbanismo y urbanidad: el gran reto para el puerto de Progreso

 

Edición: Estefanía Cardeña


Lo más reciente

Boluarte: corrupción y autoritarismo

Editorial

La Jornada

Boluarte: corrupción y autoritarismo

Cuestionaré más a Sheinbaum en el próximo debate, asegura Xóchitl Gálvez

Señaló que los morenistas presionan al INE para quitar las preguntas que incomodan al presidente

La Jornada

Cuestionaré más a Sheinbaum en el próximo debate, asegura Xóchitl Gálvez

CDMX: Condenan a prisión a sujeto que abuso sexualmente de mujer durante un vuelo

Ambos viajaban de San Francisco, California, hacia la capital mexicana cuando ocurrieron los hechos

La Jornada

CDMX: Condenan a prisión a sujeto que abuso sexualmente de mujer durante un vuelo

Cámara baja de EU aprueba ayuda militar para Ucrania, Israel y Taiwán

El plan autoriza al presidente Biden a confiscar y vender activos rusos para que se usen en la reconstrucción ucrania

Afp

Cámara baja de EU aprueba ayuda militar para Ucrania, Israel y Taiwán