de

del

Foto:

Pablo A. Cicero Alonzo
Foto: Comunicación Equipo de Transición
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 21 de septiembre, 2016

Ya basta de poner la otra mejilla. Una de las prioridades de la administración de Carlos Joaquín González es investigar y documentar todos los posibles actos de corrupción que se registraron en la actual administración estatal, la [i]borgemoribunda[/i]. No es venganza ni [i]vendetta[/i]; es justicia. De no hacerlo, el próximo gobernador se convertirá en cómplice, al igual que nosotros si nos callamos. El objetivo principal de esta investigación debe ser recuperar los recursos desviados, quitarles el botín a los responsables de este saqueo. Difícil, por no decir imposible, ya que estos alquimistas hicieron bien su trabajo.

Los quintanarroenses votaron por un cambio. Prefirieron a Carlos Joaquín que a Mauricio Góngora, quien representaba la tortuosa continuidad. En la encrucijada, no optaron por el camino que marcó Borge; eligieron la dirección contraria. Hay una herida en la sociedad, causada por los excesos y la impunidad. Esta llaga únicamente puede sanar tras la supuración. Nada de borrón y cuenta nueva. Nada del modelo español, que intentó olvidar su pasado durante la Transición. Reitero: No es venganza ni [i]vendetta[/i]; es justicia. Carlos Joaquín no puede —ni debe— hacer como si nada pasó. Está heredando un estado en ruinas.

El futuro gobernador puede verse en el espejo de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco. El gobernador de Nuevo León basó su campaña criticando a Rodrigo Medina de la Cruz y a todo lo que representa. Ya consolidado en el poder, El Bronco no ha podido —o no ha querido— cumplir con su principal promesa en la contienda electoral, que fue la de castigar a los culpables de los desvíos de recursos públicos. Estos se han documentado; han corrido ríos de tinta en los periódicos y hay voluminosos expedientes cosechando polvo. Esta ausencia de resultados ha ocasionado un desencanto ciudadano, que después de los fuegos de artificio de la campaña ven que la broncura de su nuevo gobernador es sólo una pose.

Sólo en esta semana se destaparon dos nuevos escándalos en el ocaso borgiano. En uno, se ubica al aún mandatario como director de una aerolínea que trabaja exclusivamente para funcionarios y familiares del gobierno de esa entidad. Ex gobernadores, diputados y hasta las esposas de estos figuran entre las personalidades que un reportaje de Televisa exhibe como parte de una investigación sobre la “aerolínea privada” financiada con el erario y que sólo tiene funcionando un avión Piper Seneca. En otra investigación, se revela que Borge es dueño de tres propiedades en zonas exclusivas de la entidad que alcanzan un valor superior al millón de dólares. El departamento del gobernador, de poco más de 200 metros cuadrados, se encuentra en una de las mejores ubicaciones de la zona, el cual ha incrementado su valor debido a la plusvalía. Los otros dos terrenos están junto a un campo de golf cerca de zonas comerciales y de la famosa Quinta Avenida en Playa del Carmen. Cada uno, valuado en más de 200 mil dólares, uno de ellos adquirido antes de que asumiera el cargo de gobernador en 2010.

Ayer, en La Jornada Maya, el secretario de Energía y ex gobernador de Quintana Roo, Pedro Joaquín Coldwell, consideró que a Borge le ganó la inexperiencia. No. Disiento. Le ganaron muchísimas otras cosas; se avorazó, se atascó. Ante el silencio cómplice de una parte de la sociedad y ante la indolencia cívica de otra, el mandatario se tornó en emperador, capaz de hacer y deshacer; caudillo anacrónico al que sólo le faltó nombrar cónsul a su caballo o incendiar Chetumal mientras tocaba una desafinada lira. Joaquín Coldwell también descarta una [i]vendetta[/i] por parte de su hermano al tomar posesión. Espero que así sea, ya que una reacción visceral sería estéril. Esta justicia, como una necesaria venganza, debe servirse fría. Borge y su pandilla no actuaron solos. El atronador silencio que envolvió su mandato se debe a una compra masiva de conciencias. Muchos de los otrora aliados de Borge revolotean ahora alrededor de Joaquín, aún antes de que tome posesión. Ellos fueron los primeros en abandonar el barco.

Joaquín pisará callos. Y muchos de ellos de importantes personalidades de su estado, pioneros identificados con la mítica fundación de esa entidad. Sin embargo, tiene que hacerlo; la peor decisión que puede tomar es quedarse cruzado de brazos y administrar la bicoca que le legó la esquizofrenia administrativa de Borge. No puede —ni debe— asumir el papel de mártir, el del político humilde que pone la otra mejilla. Él ya no es él. Representa ahora a los quintanarroenses, cansados ya que sus gobernadores se enriquezcan a sus costillas sexenio tras sexenio. Varios de sus políticos están o han estado en la cárcel, pero nunca por actos de corrupción. Ya es hora.


Lo más reciente

UADY descarta inundaciones durante temporada de lluvias en Yucatán

La institución llama a tomar precauciones ante las precipitaciones

La Jornada Maya

UADY descarta inundaciones durante temporada de lluvias en Yucatán

Reducen pago de tenencia a arrendadoras de autos en QRoo

Las empresas ahora cumplirán con un impuesto de 10 por ciento

Ana Ramírez

Reducen pago de tenencia a arrendadoras de autos en QRoo

En Quintana Roo sólo tres de cada 10 negocios cuenta con un seguro: Amasfac

Los establecimientos en el estado no están obligados por ley a contraer una poliza

Ana Ramírez

En Quintana Roo sólo tres de cada 10 negocios cuenta con un seguro: Amasfac

La ópera ‘Tu cuerpo partido o veinte días negros’ llega al Daniel Ayala

Esta pieza cuenta con la participación de Sasil Sánchez, colaboradora de esta casa editorial

Rodrigo Medina

La ópera ‘Tu cuerpo partido o veinte días negros’ llega al Daniel Ayala