Jaquelyn Rosado Puerto
Foto: Reporteros Hoy
La Jornada Maya

25 de febrero, 2016

El gran poder que tienen los medios masivos de comunicación es indiscutible, más aún sobre una sociedad poco crítica, que fácilmente se deja llevar por sentimentalismos o modas al actuar u opinar. Sí, incluso las opiniones y las acciones son producto de modas, impuestas por figuras con presencia en los medios; sean autoridades políticas, religiosas o hasta actores de la televisión. Hoy, en la era de la tecnología, donde el acceso a diferentes fuentes informativas está a un solo click, las personas que lo utilizan carecen muchas veces de sentido crítico, y se limitan a informarse a través de las redes sociales. Así, lo que es viral se asume como real. La necesidad del sentido de pertenencia y aceptación que tiene el ser humano reina sobre la libertad del pensamiento. Nadie quiere ser el arroz negro en el plato, la oveja descarriada del rebaño, porque eso conlleva a un señalamiento, un juicio, capaz de destruir una reputación, una vida.

Hace unos días sucedió un claro ejemplo de lo anterior. Se difundió una noticia sobre un accidente vial con dos partes implicadas: un joven de profesión docente y un adulto mayor. “Un maestro obliga a pagar a un [i]pobre[/i] anciano los daños a su vehículo” “Don E. tardará más de dos años en juntar el dinero que el maestro le pide” rezaban sendos titulares, ilustrados con imágenes de don E. y su familia, los cuales viven en una precaria situación y tienen entre sus miembros a una mujer con capacidades diferentes. Todos nos conmovimos con estas imágenes, muchos se indignaron en contra del “malvado” maestro “¿cómo es posible que un maestro proceda así contra un indefenso anciano?” “¿qué valores le puede enseñar a sus alumnos?” y descalificativos más iracundos. Pero entre tanta euforia y amarillismo (des)informativo, pocos notaban el algo faltante antes de dar por hecho una nota: la otra versión. Aquellos medios que satanizaron al profe, no le dieron la oportunidad de dar una explicación de los hechos. En cambio le dedicaron toda su cobertura a lo que vende, a la nota roja, rosa, utilizando vilmente la imagen de vulnerabilidad del adulto mayor, y propiciando el señalamiento de la figura, ya de por sí muy señalada una vez más por los medios, del maestro. Porque no enfocaron su lente y sus líneas a dos personas en situaciones y con razones distintas. Se enfocaron en un docente vs. un “pobre” ancianito. Eso vende, impacta, regocija a las mayorías. ¿Las consecuencias psicológicas y personales que pudieran ocasionarle a las familias? No importan, no para ciertos medios de comunicación.

En un solitario video de youtube se puede escuchar la otra versión, la del maestro, quien junto con su esposa, ambos en franco semblante de angustia y desesperación producto del linchamiento social, explican sus razones. A grandes rasgos, dijeron que fue don E. quien chocó con su vehículo, al estar bajo los efectos del alcohol, y que no era la primera vez que don E. tenía este tipo de accidente por manejar su bicicleta en ese estado. La solicitud de reparación del daño era para que la aseguradora cubriera los gastos, misma que fue ya retirada, lo que no obliga a la otra parte a pagar los daños económicos. ¿El daño moral? ya estaba hecho, y es irreparable, teniendo como responsables directos a ciertos reporteros sin ética y a los medios para los cuales trabajan. Los usuarios de las redes sociales también hicieron su parte, al difundir la nota y no darse la oportunidad de investigar lo que realmente pasó.

¿Cómo termina esta historia? A don E. no se le ofreció ayuda para mejorar su situación de pobreza; como tramitar una pensión universal, ofrecerle un medio de subsistencia a él o a su hija, atención institucional para su nieta con discapacidad o apoyo profesional para tratar su alcoholismo. Y sí en cambio recibió la caridad monetaria de la gente y las organizaciones no gubernamentales, una ayuda temporal que no cambia nada su condición permanente.

Este ejemplo nos evidencia la alarmante realidad de la sociedad yucateca, que continúa siendo poco crítica y analítica, y sí muy manipulable, características que ponen en riesgo a la democracia real, a la libertad de expresión, de pensamiento, a la tolerancia y al derecho de réplica. A callar a gritos y mentadas la verdad es un modo eficaz que tienen los dueños de los medios, y el mismo gobierno, para perpetuar la mentira, la injusticia, la demagogia en favor de sí mismos.

Les invito a reflexionar antes de compartir u opinar sobre noticias, a escuchar ambas versiones antes de dejarse llevar por las emociones, por lo viral de las redes, por la manipulación mediática.

[i]Que las vísceras no nos nublen la razón[/i]

[b][email protected][/b]


Lo más reciente

Cuauhtémoc Cárdenas se deslinda como convocante de Mexicolectivo

Esta mañana, López Obrador lo consideró su opositor político

La Jornada

Cuauhtémoc Cárdenas se deslinda como convocante de Mexicolectivo

El CNA Yucatán ratifica a Ali Charruf Álvarez como presidente para el periodo 2023-2025

El empresario asume el compromiso de impulsar el desarrollo de la actividad agroalimentaria

La Jornada Maya

El CNA Yucatán ratifica a Ali Charruf Álvarez como presidente para el periodo 2023-2025

Cinvestav lanza proyecto experimental de miel de manglar con abejas meliponas  

Se busca poder producir esta materia en mangle negro de Dzilam de Bravo y Chelem 

Abraham Bote Tun

Cinvestav lanza proyecto experimental de miel de manglar con abejas meliponas  

Inauguran dos Laboratorios de Ciberseguridad en la UPY y UTM

Vila entregó el nuevo edificio de rectoría y administración en la Universidad Politécnica de Yucatán

La Jornada Maya

Inauguran dos Laboratorios de Ciberseguridad en la UPY y UTM