post Image

Cancún Logística, nuevo proyecto de Fonatur en QRoo

Consideran un aeropuerto internacional en Tulum

A la par del Tren Maya, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) desarrollará en Quintana Roo el proyecto Cancún Logística, con el cual pretende “jalar el abasto hacia el norte de Quintana Roo, porque aquí está el consumo”.

“Queremos darle otro giro a Cancún, creemos que la ciudad está lista para ser más que sol y playa”, destacó Raúl Bermúdez Arreola, subdirector de políticas estratégicas y vinculación interinstitucional de Fonatur y encargado del tramo Cancún-Tulum del Tren Maya.

El pasado viernes se realizó el foro Programa de Inversión Federal Tren Maya Quintana Roo Tramo Nuevo Xcan-Cancún-Tulum, organizado por la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (Ampi) Cancún, con la participación del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de los estados involucrados en el megaproyecto: Campeche, Chiapas, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo.

Durante el evento, Bermúdez Arreola y su equipo detallaron a los profesionales inmobiliarios los pormenores del Tren Maya y su repercusión en la imagen urbana y conectividad del estado; especificaron que la capacidad del medio de transporte para trasladar carga será aprovechada para crear un centro logístico de alto nivel que estará ubicado detrás del aeropuerto internacional de Cancún, en un predio de 480 hectáreas.

Cancún Logística agrupará una central de combustible que abastecerá a todo el norte de la entidad, una central de abastos peninsular, porque “el pulpo de Celestún se va primero a La Viga (mercado de mariscos de la Ciudad de México) para regresar aquí congelado; el plátano de Chiapas igual, se va al centro del país y luego regresa”.

Destacó que esta es una oportunidad única de inversión: “Es como si les dijera en 1980, ‘apuéstale a Cancún’, o en los 90’s, ‘inviertan en la Quinta Avenida de Playa’, es la misma oportunidad”.

El proyecto en forma pretenden presentarlo en un mes y medio aproximadamente, pero adelantó que en la logística del tren de carga está pensado incluir la terminal marítima de Punta Venado, un aeropuerto internacional en Tulum y el nuevo aeropuerto en Mérida.

“Es un abanico de inversión que va a estar sustentado en la infraestructura, lo más importante es traer las anclas, como plantas de tratamiento de agua y bulevares arbolados. Debemos pensar en tener la infraestructura antes de que llegue el desarrollo, no como está sucediendo ahorita.  

“Estamos planteando en noviembre hacer una exposición en el centro de convenciones donde tengamos ya Cancún Logística, prevemos incluir el puerto de Punta Venado, el aeropuerto internacional de Tulum también es parte del proyecto del Tren Maya, me gustaría platicar de cómo nos vamos a conectar en lo específico con ese aeropuerto internacional en Tulum, con este puerto completo e internacional en el norte de Quintana Roo con las mejores especificaciones de calado que hay en el Atlántico y platicar cómo pensamos incorporar un nuevo aeropuerto en Mérida, todo eso que es muy importante (sic)”, detalló.

Perspectiva social y cultural

Bermudez Arreola reiteró que el Tren Maya será un detonante socioeconómico: “Es un proyecto capitalista, pero capitalista de a deveras, no de cuates, donde todos tengan las mismas oportunidades dependiendo de lo que saben hacer”.

Recalcó que el proyecto ferroviario tiene la oportunidad de enmendar las malas decisiones de años atrás, cuando se construyó la cinta asfáltica sin tomar en cuenta el suelo kárstico de la zona ni el sistema de cenotes, cuevas y ríos subterráneos: “Invertir en infraestructura es  necesario para corregir los errores del pasado”.

Desde su punto de vista, “el corazón del Tren Maya empieza en Cancún. Somos los más afortunados porque es donde hay la mayor inversión, más estaciones, mayores polos de desarrollo, porque no sólo habrá inversión ferroviaria”.

El tren, estimó, “matará dos pájaros de un solo tiro”: se hará también la ampliación a un tercer carril de la carretera Cancún-Tulum, una añeja demanda de la ciudadanía; es una herramienta de “ordenamiento territorial, no un proyecto de transporte, es el elevador de un gran edificio, que es necesario para que los últimos pisos tengan valor”.  

Daniel Soto, enlace social del tramo Caribe 2, destacó que este proyecto cumple con un enfoque social de vinculación y acercamiento con las comunidades indígenas: “Es el pago de una deuda histórica con el sureste del país, se trata de fortalecer y distribuir el turismo en la zona, trayendo bienestar, desarrollo incluyente y empleo”.

Mencionó que hay cuatro ejes fundamentales: económico, social, cultural y ambiental. Para afianzarlos han tenido acercamientos con comunidades de Solidaridad, Puerto Morelos y Tulum, que son los municipios que abarca este tramo, para escuchar sus demandas sociales y que ellos se vean incluidos. “Se trata de no dejar a nadie fuera, reforzar la vinculación social, comunitaria e institucional, así como con las organizaciones de la sociedad civil”.

Recordó que en el pasado proceso de consulta indígena sobre el proyecto desarrollado a fines de 2019 participaron más de 10 mil 305 personas de mil 78 comunidades asentadas en un territorio donde pasaría la vía férrea, obteniendo un amplio respaldo al proyecto.

Denisse Segura, enlace cultural del tramo Caribe 2, abundó en el trabajo que se ha hecho con las comunidades: “tenemos ejes transversales que tienen que ver con la generación de capacidades para que las comunidades desarrollen sus talentos”, para ello fomentan la economía social: “repartir a todos por igual dentro de su misma comunidad, que lo que produzcan se reinvierta para crecer y desarrollarse”.

Recalcó dos puntos importantes: el primero la equidad e inclusión, que significa que todos tienen las mismas oportunidades de participar y el segundo, la autogestión, esto es que los mismos pobladores desarrollen sus comunidades con programas de educación, cultura y economía que les permitan crecer.

“Queremos que se impulse en todas las comunidades la participación de las mujeres en proyectos productivos y su derecho a ser tratadas sin discriminación, con un desarrollo intercultural y sostenible”, asentó. Buscan también “mover y ensalzar a los grupos más vulnerables”.

Perspectiva ambiental

Pablo Rubio, enlace ambiental del Tren Maya, informó que establecieron un consejo técnico asesor que ha definido medidas de mitigación, como los pasos de fauna; estos, abundó, respetarán el movimiento de los animales, sobre todo los mamíferos, y propiciarán la reconectividad del territorio, fragmentado por diversas carreteras y caminos, desde Sian Ka’an en Quintana Roo hasta Balancanché y Celestún, en Yucatán.

El tren, dijo, será una máquina híbrida, que funcionará con electricidad y diesel: de Mérida a Chetumal será eléctrico, mientras que en el resto de las vías lo alimentará el combustible.  

Levi Olguín, enlace de arquitectura, explicó que el tramo 4 del tren va de Izamal, Yucatán, hasta Cancún, correspondiéndole a Quintana Roo desde Nuevo Xcan, que es la frontera entre ambos estados.

En este tramo para la vía férrea se utilizará la autopista concesionada a la constructora ICA, que está “subutilizada y en buenas condiciones, con mucho espacio de derecho de vía”; en los actuales carriles de ida y vuelta quedarán de un solo lado los dos sentidos de la carretera y del otro lado el terraplén del tren, aprovechando los mismos 60 metros del derecho de vía.

El tramo 5, que comprende de Cancún a Tulum, será el único de los siete que funcionará diferente en inversión e impacto, porque comprende además del tren la modernización de la carretera 307. Se eliminarán los semáforos y tendrá más de 40 puentes y viaductos, de ellos 24 serán entronques y retornos y el resto puentes peatonales o pasos de fauna.

Implementarán el sistema ITS (Sistemas Inteligente de Transporte), que la convertirá en una vía smart, que será monitoreada las 24 horas y contará con señalización para que el conductor sepa si hay alguna emergencia en el camino, el estado de la carretera e incluso pueden llegar notificaciones al celular al respecto.

Mariano Gracia, enlace jurídico, explicó que para la modernización de la carretera recibieron una propuesta no solicitada (modalidad de asociación público-privada donde un particular detecta una necesidad existente y elabora un proyecto para presentar al gobierno) de la empresa Black Rock. Esta propuesta ya está en licitación desde el pasado 23 de junio y el 24 de agosto se sabrá el fallo; de resultar ganadora, Black Rock “ya trae el estudio y puede empezar cuando quiera”, destacó.

Demolerán tres puentes

El enlace de arquitectura, Levi Olguín, explicó que buscan crear una carretera más fluida, por lo que se demolerán tres de los actuales puentes vehiculares entre Cancún y Tulum: el del hotel Moon Palace, el de Puerto Morelos y el de Puerto Aventuras, permaneciendo únicamente la estructura que cruza Playa del Carmen, que servirá de base para el paso del tren, que será elevado y paralelo al lado del mar. Los bajopuentes serán rescatados y utilizados para diferentes establecimientos comerciales y culturales.

Edición: Elsa Torres

NOTICIAS RELACIONADAS

...
22 de Septiembre del 2020
Turismo
Rezadores, artesanos y músicos tradicionales de QRoo optan por el turismo
Leer más
...
22 de Septiembre del 2020
Política
Reconocen labor de trabajadores del DIF QRoo durante pandemia
Leer más
...
22 de Septiembre del 2020
Sociedad
Pago del agua, vital para garantizar abastecimiento en QRoo
Leer más