Bendicen altares a domicilio en Chetumal, ante imposibilidad de hacer misas

Este domingo se celebra la fiesta litúrgica de “todos los santos”
Foto: Joana Maldonado

Ante la imposibilidad de celebrar misas masivas con motivo del Día de todos los Santos, las iglesias católicas en Chetumal realizaron este domingo visitas casa por casa en donde los creyentes colocaron sus altares afuera para ser bendecidos. El sacerdote Rafael Olivera, de la iglesia Divina Providencia, afirmó buscan llevar consuelo y esperanza a aquellas familias afectadas por la pandemia a través de la fe.

El párroco destacó que este domingo se celebra la fiesta litúrgica de “todos los santos”, aquellas mujeres y hombres que fueron bautizados para ser llamados a contemplar la gloria de Dios.

En la parroquia Divina Providencia se montó en el altar mayor una ofrenda tradicional con la visión de una iglesia triunfante, de los que ya están en la gloria de Dios; la iglesia purgante, es decir, los difuntos que están en el proceso de purificación para llegar a la gloria; y la iglesia militante, que son hombres y mujeres que en vida buscan llegar a la santidad. 

Este altar, dijo el párroco, representa la unidad de la iglesia y su búsqueda de la santidad en todos sus hijos. Resaltó que este año la iglesia católica ha trabajado en llevar el mensaje de consuelo y esperanza a todas las familias que han sido afectadas por la pandemia, reconociendo el dolor de muchos corazones que han visto a sus seres queridos perder la vida debido al COVID-19.

“Una manera de dar fortaleza es a través de la fe, en la certeza de que la vida no termina en el sepulcro, sino que estamos llamados a trascender y que nuestra vida está en manos de Dios y si morimos en Cristo resucitaremos en Cristo. Lo que pretendemos es llevar ese consuelo y esperanza a todas las familias”, dijo. 

Este año, a diferencia de los anteriores, el párroco realizó un recorrido por las calles aledañas a la iglesia en donde las familias colocaron pequeños altares para “tener un acercamiento de fe y devoción”. Muchos colocaron flores, veladoras y las fotografías de sus seres queridos, que fueron bendecidas al paso de la comitiva religiosa.

Edición: Elsa Torres