Padres de la zona maya prefieren nombres extranjeros para sus hijos

En Cancún y Solidaridad es más común el registro de nombres como Zaázil o Nicté-Ha: Torres Carrillo
Foto: Juan Manuel Valdivia

En la región norte de Quintana Roo se registra a más niñas y niños con nombres en lengua maya que en la región centro y sur, destacó la directora del Registro Civil del estado, Patricia Torres Carrillo. Los más comunes son: Zaázil, Nicté o Nicté-Ha, Yatzil e Ixchel, entre otros.

Reveló que en regiones meramente mayas prefieren llamar a los menores con nombres comunes o incluso extranjeros, y recordó que recientemente en Lázaro Cárdenas se registró uno de los primeros casos que incluyó apellidos en maya; es decir, el nombre completo no incluye palabras en español, motivo por el cual tuvieron que hacer gestiones ante el Registro Nacional de Población (Renapo) para permitir la inclusión de apóstrofes en el nombre.

 “Uno creería que en la zona maya hubiera bastantes casos, pero se da más en la zona norte, como Cancún y Solidaridad, en donde se registra a muchos niños y niñas con nombres en lengua maya”, explicó la funcionaria

Recordó que en marzo de este año fue registrada la menor Yutsil Sujuy Ka’an Chi Xool, en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, y que hace unos días en Lázaro Cárdenas también registraron a Sáasil Ka’an Balam Poot, lo cual implicó una gestión ante el Registro Nacional de Población, pues el nuevo sistema impedía colocar apóstrofes.

“En esta última vez tuvimos que solicitar ante el Renapo autorización para mover los campos, porque con el nuevo sistema de identificación de individuos no nos permite realizar este tipo de registros y tenemos que hacer varios movimientos a nivel federal para poderlo hacer como lo pidieron los padres y no es común”, indicó. 

La funcionaria precisó que fue un trámite relativamente rápido, pero que se tuvo que esperar la respuesta del Renapo. En el Registro Civil se ha persuadido a los ciudadanos a utilizar nombres que no tengan como consecuencia acoso escolar o bullying a futuro, por lo que en caso de insistencia los responsables firman un documento responsivo.

“Hemos tenido casos, les hacemos la invitación a cambiar el nombre, pero cuando ellos no quieren pues firman una carta protesta; como Registro Civil les decimos que a futuro eso puede provocar burlas al menor, pero queda en su potestad y voluntad, no se les puede obligar”, acotó.

Edición: Emilio Gómez