Diferencias sociales, presentes también en el norte de Mérida

Y.O. llegó hace 16 años a Montes de Amé, ahora convertida en colonia de lujo
Foto: Astrid Sánchez

Especial: Expansión galopante

A unos metros de la Gran Plaza y en medio de amplias residencias lujosas habita la familia C.O., que año con año lucha para poder solventar el costo de vivir en una zona que ya no acepta a las personas con su condición económica. 

Los cinco integrantes de la familia han resentido las consecuencias de la pandemia y el desempleo en medio de la colonia Montes de Amé, al norte de Mérida, donde sus vecinos no conocen el rezago económico. 

Y a pesar de vivir en una colonia considerada de lujo, padecen la falta de acceso a uno de los servicios básicos: el agua potable, que sus vecinos, todos nuevos en la colonia y algunos de ellos son extranjeros, nunca carecen. 

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en Yucatán hay un millón 673 mil 700 de habitantes que tienen al menos una carencia social. 

La señora Y.O., quien prefiere omitir sus datos para evitar confrontaciones, es una de ellas: aunque los ingresos de su esposo superan la Línea de Pobreza por Ingresos, medida por el Coneval, las condiciones de su familia la clasifican en el grupo que tiene un ingreso superior, pero presenta alguna carencia social: el agua. 

“Hay veces en que me quedo hasta cuatro días sin agua porque en la zona hay muchos condominios con varios departamentos y hay muchas casas con alberca”, relata la mujer. 

Y.O. recuerda que cuando llegó a Montes de Amé, hace 16 años, la casa que le heredó su suegra a su esposo era similar a la de sus vecinos, a quienes conocía y con quienes convivía en armonía. El inmueble costaba alrededor de 50 mil pesos. 

Ahora, su domicilio se encuentra rezagado del crecimiento y de remodelaciones: no tiene una fachada majestuosa ni comparte el cercado eléctrico que han colocado sus vecinos, quienes llegaron recientemente a la zona porque los que conocía vendieron y se fueron a lugares más baratos, como Ciudad Caucel. 

La calle en la que nacieron sus hijos, se ha vuelto hostil: muchos vecinos ni siquiera hablan español, algunos incluso son agresivos; las puertas sólo se abren para dejar salir a los autos de lujo, también los productos en el supermercado cercano son más costosos y la familia O.C. no se siente cómoda al salir a la calle. 

“Nos la pasamos encerrados. Tenemos que ir a Chuburná a hacer las compras porque la despensa aquí es muy cara, entonces trato de que no haga falta nada para no volver a salir”, comenta Y.O.

Las condiciones de su familia en la colonia Montes de Amé empeoraron con la pandemia, pues Y.O. perdió su trabajo y los ingresos de su esposo disminuyeron más de 50 por ciento, dinero insuficiente para vivir en una “colonia de ricos”. 

“La luz y el predial están por los cielos y ya no nos alcanzaba para pagarlos. Mi esposo no quiere dejar la casa porque, aunque sabemos que nos la pagarían bien, tiene un valor sentimental para él y ya decidimos que no nos iremos como todos los que vivían aquí, entonces mi hijo mayor tuvo que irse a Canadá a trabajar”, comenta. 

La familia de Y.O. se quebró, pero con un miembro fuera del país espera que el dinero alcance para acondicionar un taller automotriz que le permita generar mayores ingresos para continuar viviendo en el domicilio que el matrimonio heredó y que es el único patrimonio que posee. 

“No queremos pensar en irnos de aquí, esta es nuestra casa y mejor vamos a trabajar para quedarnos, aunque mi hijo esté lejos de mí”, dijo llorando la mujer. 

De acuerdo con el Coneval, un millón 156 mil 900 personas viven en situación de pobreza y sólo 452 mil 100 personas son consideradas no pobres y no vulnerables, es decir, el 19.3 por ciento del total de habitantes del estado.

 

Sigue leyendo nuestro Especial: Expansión galopante:

Desarrollo inmobiliario: un nuevo colonialismo en comisarías de Mérida

Desarrollo inmobiliario genera conflicto entre los pobladores de Chablekal

 

Edición: Estefanía Cardeña


Lo más reciente

Muere Annie Wersching, actriz de '24' y voz de Tess en videojuego 'The Last of Us'

Tenía 45 años y falleció tras batalla contra el cáncer

Ap

Muere Annie Wersching, actriz de '24' y voz de Tess en videojuego 'The Last of Us'

El sobrino de Michael Jackson protagonizará el biopic 'Michael'

Director destaca en Jaafar su ''habilidad natural'' para emular al cantante

Efe

 El sobrino de Michael Jackson protagonizará el biopic 'Michael'

Spotify lanza 'playlist' dedicada a las mujeres iraníes: Escúchala aquí

La lista, organizada por Leila Kashfi, contiene 100 canciones de diversos estilos

Efe

Spotify lanza 'playlist' dedicada a las mujeres iraníes: Escúchala aquí

Un nuevo comienzo, para la educación y más allá de ella

EEI es una gesta revolucionaria de los países de todo el Sur Global

La Jornada Maya

Un nuevo comienzo, para la educación y más allá de ella