Vasija hallada en obras del Tren Maya pertenecía a un Sajal, miembro de la elite maya

La pieza de estilo Chocholá presenta cinco cartuchos jeroglíficos, reveló el INAH
Foto: Abraham Bote

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontraron una vasija maya decorada con varios jeroglíficos y que posiblemente perteneció a un Sajal, integrante de la élite maya, quien fungía como un subordinado del gobernador. 

Este 17 de septiembre, Ricardo Mateo Canul, Sylviane Boucher e Ileana Ancona Aragón, miembros del equipo de salvamento arqueológico del proyecto Tren Maya, dieron a conocer este “Vaso Sajal”, como lo nombraron, el cual fue rescatado en las obras del Tramo 3, en una parte cercana a Maxcanú en el mes de junio.

 

Foto: Abraham Bote

 

Mateo Canul explicó que esta milenaria vasija se caracteriza por presentar cinco cartuchos jeroglíficos, los cuales son propios del estilo maya Chocholá, que fue usado como tazón o taza, donde se bebía seguramente cacao. “Lo relevante es que esta pieza se caracteriza por presentar texto jeroglífico”, expresó.  

 

También te puede interesar: Descubren milenaria vasija en obras del Tren Maya, en Yucatán

 

Además, destacó, tiene grabado el título de Sajal, quien es un dignatario miembro de la élite maya, subordinado al gobernante y, posiblemente, esté relacionado con alguna ciudad importante maya, pero todavía harán los estudios pertinentes para poder saber más a detalle sobre las características del objeto.

También dijo que es de las pocas piezas de este estilo que se han recuperado en un contexto arqueológico.

 

Foto: Abraham Bote

 

De acuerdo con el estudio epigráfico de Mateo Canul, el texto grabado en la vasija es una Secuencia Primaria Estándar o frase dedicatoria. Consiste en cinco cartuchos glíficos, los cuales son leídos así: A1 u jay (u-ja-yi) “Es su taza”; B1 yuk´ib (yu-k´i-bi) “su vaso”; C1 ta yutal (ta-yu-ta) “para su afrutado”; D1 tsihil kakawa (tsi-li-ka-wa) “cacao fresco o nuevo”; D1 Sajal (sa-ja-la?) “del Sajal”.

“Muy probablemente fue usado para beber chocolate, cacao, o alguna bebida a base de cacao y frutas, exactamente aún no sabemos”, expresó.

Sylviane Boucher indicó que este tipo de vasijas son poco comunes, incluso no han encontrado muchas similares, también dijo que se trata de un objeto de arte, que no era algo que todo el mundo tenía en su cocina, pues formaba parte de ofrendas. 

“Hay muy pocas que se han encontrado enteras y en contexto arqueológico”, precisó.

La investigadora dijo que esta vasija fue hallada cerca de un entierro maya, junto con huesos largos, pero no afirman si tienen alguna relación con estos rituales, pero luego de los estudios más detallados podrían saberlo con mayor certeza.

 

Foto: Abraham Bote

 

Además de tener la iconografía maya, que muestran escenas míticas, reales, de personajes, y que hablan del inflamiento y otros temas, Ancona Aragón comentó que esta vasija contiene glifos que dan datos de nombres, títulos y cargos. 

“Todo esto es relevante porque no es tan común encontrarlas, no es la única, se han encontrado varias en la región noroeste de la península de Yucatán, pero muchas aparecen en contextos de saqueos y colecciones privadas, tenerla en un contexto de una excavación arqueológica es muy importante”, expresó.

Sobre el estilo Chocholá, la arqueóloga detalló que se trata de un patrón que tienen estas piezas, con variaciones, y características que las unen, imágenes que representan escenas místicas, gobernantes, así como el cargo del personaje que usaba la vasija; y la técnica en la que se elaboró fue un bajo relieve.

Asimismo, dijo que esta pieza datan del Clásico Tardío, del 600 al 800 D.C, aunque puede haber otras que son de épocas más tempranas, como finales del Clásico Temprano y algunas que se puedan extender más allá del 800 D.C.

Ahora van a iniciar un proceso de análisis y de restauración para poder hacer más conclusiones sobre su uso, que tipo de sustancias se pudieron haber depositado en la vasija y así encontrar más detalles sobre la vida de los mayas en esta región del país.

 

Hallazgos dentro del Tren Maya

Por otro lado, los especialistas informaron que sólo en el Tramo 3 del Tren Maya, que abarca el estado de Campeche y Yucatán, desde Calkiní hasta Izamal, han encontrado alrededor de 20 mil fragmentos de cerámica maya, que ocupan unas 120 huacales.

En un futuro, indicaron que existe el proyecto de exponer una colección de todas o parte de las piezas encontradas en los tramos del Tren Maya, algún museo o espacio para que la gente pueda apreciarlas.

 

Sigue leyendo: INAH Campeche resguarda piezas prehispanicas encontradas en ruta de Tren Maya

 

Edición: Estefanía Cardeña