Iniciativa de ley en Yucatán considera una Fiscalía Ambiental

El problema de cambio climático debe atenderse con mayor seriedad: expertos
Foto: Cecilia Abreu

Desde la Red por el Futuro Yucatán, diversas asociaciones civiles, actualmente velan por la Ley de Cambio Climático para contribuir con la disminución de los gases de efecto invernadero en la entidad, así como la creación de una Fiscalía Ambiental que verifique acciones en favor de la naturaleza.

“Es una Ley medular”, esta Ley debe articularse con la Ley de Aguas, de Residuos, de Producción Agropecuaria Sostenible, pero al mismo tiempo lleva la creación de instancias estatales que vigilen los temas ambientales, siendo lo ideal una Fiscalía Ambiental o una Procuraduría Ambiental, explicó Salvador Castell, representante de Va por la Tierra e integrante de la Red por el Futuro Yucatán.

El problema precisa de ser atendido con mayor seriedad, dijo, pero que las estructuras creadas cuenten con las herramientas y los recursos porque cuando las leyes existen, pero no hay seguimiento y monitoreo es muy difícil actuar.

Desde su perspectiva, lo ideal es prevenir, situación que les lleva también a trabajar por la Ley de Aguas “porque es la otra gran ausencia, que debe ir de la mano con la Ley de Energía Estatal”, considera deben ir por delante las energías limpias.

“Se tocó el tema que no se había querido tocar y es importante, Mérida es la octava ciudad con mayor cantidad de emisiones de CO2”.

Las principales razones para tal sitio, dijo, es la producción de energía sucia y la mayor cantidad de automóviles por ciudadano, .51, “porque tenemos un muy mal transporte público”; el primer paso para solucionar esto, que ya están llevando a cabo, dijo que es realizar un mapeo para identificar las zonas con mayor cantidad de emisiones.

“Estamos produciendo carbono, sobre todo en el área de Tizimín y las zonas aledañas al gran desarrollo inmobiliario que ahora es Mérida”, puntualizó que ahora son necesarias estrategias de mitigación, pero también para revertir lo que ya existe, tomando como ideal la producción de cero carbono.

Pide a la ciudadanía apropiarse de esta Ley para que sea aprobada y, cuando ocurra, exijan que se cumpla, “saber qué es un delito, qué no, cómo estamos en cuestiones de cambio climático y como ciudadanos aceptar nuestro papel como agente contaminante para formar parte de la solución”.

Esta Ley, turnada a la Comisión de Medio Ambiente que tendrá lugar mañana, 21 de octubre, tiene como principal eje garantizar el derecho a un ambiente sano, limpio y sostenible; con ella trae consigo mitigar los gases de efecto invernadero, reducir la vulnerabilidad de la población y el ecosistema fortaleciendo la respuesta ante el cambio climático, promover la transición hacia una economía competitiva, sustentable, de bajas emisiones de carbono y resiliente a los fenómenos hidrometereológicos asociados con el cambio climático, entre otros.

 

Edición: Laura Espejo