La Fundación Mezcalería se reinventa con nuevo ciclo de tributos

Esta serie de conciertos busca profesionalizar a los artistas locales
Foto: Juan Manuel Valdivia

Tras la difícil etapa pandémica, La Fundación Mezcalería se reinventa con un ciclo de tributos ejecutados por grandes músicos; ayer fue el primero de ellos teniendo como protagonista a Amy Winehouse. Bajo la dirección de Ricardo Ragués -pianista de La Negrita- el grupo Rag The Soul puso a cantar a la concurrencia los éxitos más icónicos de la cantante británica.

“Ha sido un trabajo de encargo. De buscar a los músicos que podrían interpretar el repertorio de Amy Winehouse; es un tributo a ella con talentos locales que han ensayado durante bastante tiempo, no ha sido una tarea fácil, tomando en cuenta el talento de Amy Winehouse”, expuso Erik Samson, socio del establecimiento.

Este tributo, adelantó, es el inicio de una serie de conciertos y de una manera de trabajar, pues el foro se encuentra en un proceso de profesionalización de los ensayos previos a las presentaciones, esto a fin de que “los músicos no descansen sobre sus laureles”.

De otro modo, advirtió Erik, los repertorios son siempre los mismos, tirando a la facilidad; una selección de 100 a 150 canciones de música tropical que, si bien agradan a la mayoría de las personas, es vital tomar rumbos distintos.

“Este es el primero de varios proyectos. La semana que viene vamos a tener un tributo a Celso Piña también, es un trabajo en el que habíamos pensado desde antes de la pandemia, pero todo se puso en pausa; y ahora que estamos ‘sacando la cabeza del agua’ lo haremos”, celebró.

De igual modo, el empresario confirmó que La Mezcalería contará con una nueva banda conformada por un grupo de músicos muy diverso, todos con gran talento, que trabajan a base de partituras, arreglos propios y repertorios únicos.

Este proyecto, aseguró Samson, tiene una vocación artesanal. En La Fundación solían grabar discos a los talentos; hoy el tema del soporte es delicado, explicó, porque ya casi nadie cuenta con reproductores de los mismos.

“Ahora hay que pensar de qué manera se puede difundir el trabajo de nuestros músicos. Me imagino que ahora será meramente digital, a través de plataformas de difusión; o quizá en algún USB”, afirmó.

 

‘Pegó de nuevo el chicle’

La última semana de junio, señaló, se una década de existencia de La Fundación Mezcalería. Erick Samson aprovechó para agradecer la buena respuesta que ha tenido el foro, misma que les ha permitido apoyar a una gran cantidad de artistas.

“Eso también nos ha permitido ganarnos el corazón del público, que ha sido fiel. Tuvimos mucho miedo al momento de cambiar de ubicación; en julio del 2021, ya que durante ocho años estuvimos sobre la calle 56, igual del centro”, rememoró.

Esta transición, reconoció, generó vértigo entre sus colaboradores, pues no sabían si realmente iba a funcionar. Sin embargo, al tratarse de un lugar histórico -en donde se encontraba el mítico Panchos- “pegó de nuevo el chicle”.

“Tenemos más espacio y, por ende, mayores posibilidades de velar por la seguridad de los asistentes; y de los artistas. También contamos con un escenario más cómodo para trabajar la cuestión del sonido y estamos a dos pasos de la Plaza Grande”.

En ese tenor, Samson consideró que la apuesta por una nueva locación ha valido la pena luego de “estar a punto de morir” a razón de las restricciones que la pandemia del Covid-19 trajo consigo.

 

Tiempos difíciles

“Para muchos empresarios del gremio del entretenimiento y el negocio de crear vínculos sociales esa etapa fue muy complicada. No solo para nosotros; sino para los cines, los productores de conciertos y organizadores de eventos. Todo lo que tiene que ver con vida social”, lamentó.

El gobierno, dijo, hizo lo que pudo con escasos recursos. No obstante, consideró, también hubo un lado bueno pues la contingencia sacó a relucir la solidaridad de las personas; y en su caso, se reforzaron los lazos con los colaboradores.

“Creo que lo más duro fue la incertidumbre, que duró varios meses. También abrir y volver a cerrar; esas olas, esa montaña rusa fue muy dura a nivel no solamente económico, sino sicológico también”, enfatizó.

Acorde a las declaraciones de Erik, su trabajo radica en hacer que la gente sonría, por tanto, si uno no se encuentra en buenas condiciones emocionales, será muy difícil “ser la locomotora” que logre eso. 

Entre La Negrita, La Fundación Mezcalería y Casa Chica suman más de 100 colaboradores, sin incluir a unas 40 o 50 personas que trabajan de manera esporádica y una vasta red de proveedores que se vieron afectados por la pandemia.

 

El sol brilla para todos

En estos 10 años, Erik Samson ha atestiguado el crecimiento de la ciudad de Mérida, tanto a nivel de extensión como los cambios que ha sufrido el centro. Al inicio, recordó, La Mezcalería era un lugar meramente alternativo; y en aquel entonces había pocas opciones así.

“Hoy en día Mérida alberga muchos bares, muchos restaurantes; ha crecido bastante la oferta. A mí me parece muy bien, el sol brilla para todos y todo mundo debe esforzarse para tener su propia identidad y dejar su huella”, manifestó.

Esa, dijo, es la razón por la que los negocios a su cargo se distinguen, porque detrás de ellos existe un verdadero trabajo artesanal por parte de personas a quienes les gusta y apasiona su trabajo. Eso, sostuvo, lo siente la gente que acude a divertirse.

“Eso ha hecho también que Mérida haya dejado de ser una ciudad de paso. Desde nuestro trabajo igual contribuimos a que el promedio de estadía de los turistas suba y se queden a disfrutar un concierto; o pasen un buen día en La Negrita, por ejemplo”.

Erik Samson opinó que los hoteleros y restauranteros que han visto crecer Mérida no deben ser opuestos. Ha habido muchos cambios y diferencias, al ser una ciudad mixta, prosiguió; y también hay gente que se ha quejado del ruido.

 

Autorregulación

En cuanto al tema del ruido, el empresario subrayó que se trata de uno delicado en el que no se puede -ni debe- polarizar a la sociedad. Él mismo, recordó, es residente del Centro Histórico y sabe que se trata de una situación compleja.

“Más que tener reglamentos y leyes restrictivas los empresarios debemos autorregularnos; y la ciudadanía que decide vivir en la zona también debe entender que se trata de una zona mixta: todos debemos hacer un esfuerzo”, recalcó.

A manera de ejemplo, Samson detalló que en La Negrita la música viva se presenta de 18 a 21 horas, pese a contar con permiso hasta la media noche. Esto, dijo, porque saben que puede ser molesta para las y los vecinos del área.

“Tampoco se trata de apagar toda la música, pero sí de respetar ciertos horarios. Lo mismo en La Mezcalería, no nos pasamos de las 12 de la noche para los conciertos, pese a que podríamos seguir hasta las 3 de la mañana”, aclaró.

Erik Samson adelantó que se vienen cosas buenas para sus negocios: nuevos proyectos musicales e invitados muy especiales para festejar la década de La Mezcalería, “vamos a tirar la casa por la ventana”, advirtió.

 

Edición: Laura Espejo


Lo más reciente

Republicanos impiden aprobar ley sobre terrorismo doméstico en EU

La iniciativa hubiera creado unidades especializadas del FBI y seguridad

Efe

Republicanos impiden aprobar ley sobre terrorismo doméstico en EU

La 'mañanera' de AMLO de hoy, 27 de mayo de 2022

Dilata AMLO decisión sobre Cumbre de las Américas

La Jornada

La 'mañanera' de AMLO de hoy, 27 de mayo de 2022

Confirma Fiscalía que soldado israelí asesinó a periodista de Al Jazeera

Shireen Abu Akleh perdió la vida por un disparo en la cabeza

Afp

Confirma Fiscalía que soldado israelí asesinó a periodista de Al Jazeera

AMLO, cumbre y dilema

Astillero

Julio Hernández López

AMLO, cumbre y dilema