Carlos Águila Arreola
Foto: Fabrizio León Diez
La Jornada Maya

10 de julio, 2015

La península de Yucatán perdió 80 mil 124 hectáreas de cobertura forestal en 2013, de acuerdo con el análisis más reciente del Observatorio Global de los Bosques (GFW/Global Forest Watch, por sus siglas en inglés), y Campeche es la entidad con mayor porcentaje de pérdida.

Esto supone la pérdida de 2.27 por ciento de superficie arbolada en los tres estados que integran la peninsula.

En el mismo periodo el mundo perdió 18 millones 585 mil hectáreas y México 192 mil 941; es decir, lo que se ha perdido en la península representa 41.5 por ciento del total nacional.
“No se trata de pérdida de bosques, sino de cobertura forestal; es decir, puede haber una parte de la superficie que se reportó como pérdida que en realidad no dejó de ser bosque, sino que se redujo la cobertura por procesos naturales como incendios o plagas, o porque se aprovechó la madera, y que se recuperará en el futuro cercano”, señaló Eugenio Fernández Vázquez, responsable de comunicación del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenbile (CCMSS), organismo que divulgó el estudio.

El GFW no presentó datos de recuperación forestal para 2013 por ser un proceso de largo plazo que no se puede medir en un año; no obstante, “todo indica que la tendencia sería similar aunque se restaran a las hectáreas recuperadas, pues si se mantienen las tendencias, el grueso de la superficie perdida es deforestada.

“Es difícil saber con certeza cuantas son, que irían desde la degradación por abandono hasta el cambio de uso de suelo para la agricultura y el turismo, o el crecimiento de pueblos y ciudades”, indicó el vocero.

Hay indicadores que señalan la minería a cielo abierto, así como la expansión de la agricultura industrial como causantes de las pérdidas, sobre todo en lugares de reciente expansión, como la península de Yucatán.

“No hay ningún estudio comprehensivo sobre las causas de la deforestación en México, pero existen algunos indicadores que señalan hacia algunos responsables. Esta pérdida de cobertura forestal es consecuencia de un modelo de desarrollo que apuesta por formas de producir que concentran la riqueza y erosionan el capital natural, como la agroindustria, la ganadería a gran escala y la minería. Ese mismo modelo económico, además, margina otras formas de producción más incluyentes y sustentables, que generan un reparto más justo de la riqueza y contribuyen a restaurar nuestro capital natural, como el aprovechamiento sostenible de los bosques y selvas, la agricultura campesina y el manejo comunitario de los recursos naturales en general”, afirmó Fernández Vázquez.

Balance negativo

En la presente centuria “México ha perdido 2.5 millones de hectáreas de bosques y ha recuperado solamente 633 mil para un balance negativo de un millón 840 mil hectáreas de bosques perdidas entre 2000 y 2012, lo que equivale al tamaño del estado de Hidalgo”.

En ese sentido, el Observatorio Global de los Bosques señala que en lo que va del siglo XXI el estado de Quintana Roo ha visto perderse seis por ciento de su territorio selvático… y el panorama no es alentador; en el mismo periodo, México ha perdido 2.5 millones de hectáreas de bosques.

Campeche es la entidad que mayor porcentaje de cobertura forestal ha perdido en el país, con casi uno por ciento, seguido de Tabasco, con poco más de 0.8 y Quintana Roo es tercero al perder 0.74 por ciento, mientras el estado de Yucatán ocupa el sexto lugar con 0.63 por ciento de pérdida.

En números absolutos, Campeche perdió 38 mil hectáreas con cobertura forestal, Quintana Roo 26 mil 100 y Yucatán 16 mil.

En lo que va del siglo, la península ha perdido seis por ciento de cobertura forestal respecto del total nacional; Quintana Roo registra prácticamente el mismo porcentaje, por 5.79 de Campeche y 5 por ciento de Yucatán.

Si México sigue perdiendo bosques a ese ritmo, no podrá desarrollarse ni salir de la pobreza; para lograrlo debe mejorar su marco regulatorio, eliminar las trabas a la producción y adaptar su marco fiscal a la realidad del campo, concluye el GFW.


Lo más reciente

Padre e hijo capturan un pez más antiguo que los dinosaurios

El ejemplar rompió el récord de tamaño en el estado de Alabama, Estados Unidos

Astrid Sánchez

Padre e hijo capturan un pez más antiguo que los dinosaurios


Muñecas clásicas de Barbie y su competidora Tressy, reinas en una subasta en Francia

La colección privada incluía modelos lanzados entre 1960 y 1990

Afp

Muñecas clásicas de Barbie y su competidora Tressy, reinas en una subasta en Francia