Foto: Rodrigo Díaz Guzmán.

Resulta verdaderamente inaudito que los niños hayan perdido contacto con la obra de Octavio Paz. Increíblemente los libros de texto gratuitos de apenas hace un año escolar atrás (sí, los que presentaban 117 errores ortográficos reconocidos por la propia SEP, sin considerar los errores sintácticos, de contenido y demás) no hayan incluido en las páginas del libro de lecturas, de primero a sexto grado de primaria (edición 2012, y que fueron distribuidos en todas las escuelas del país desde entonces hasta apenas el ciclo escolar anterior) ni un solo texto de Paz.

Claro que estos libros de lectura no sólo no presentaban textos de Octavio Paz, tampoco incluyeron obras de Juan Ramón Jiménez, Juan José Arreola, José Juan Tablada, Rafael Alberti, José Martí, ni de todos aquellos grandes de la literatura mexicana, iberoamericana y universal que escribieron textos interesantes para los niños. De forma además extraña fueron eliminados de las páginas de los libros de lectura de la SEP obras de escritores que han sido íconos de la literatura universal.

Alguien podría pensar que, en lugar de las obras de aquellos escritores que los niños de generaciones anteriores disfrutaron, fueron reunidos textos de la actual literatura infantil, es decir, aquella literatura escrita especialmente para niños. Bien hubiera valido la pena, como sucedió en los libros de texto de los noventa. Sin embargo, entre los escritores de esta literatura infantil, en los libros actuales sólo se encuentran algunos cuantos, como Francisco Hinojosa o Monique Zepeda; los demás son seguramente valiosos pedagogos, pero no escritores, o reconocidos escritores, pero no para niños.

Luego entonces, en los libros actuales que usan los alumnos de primaria no hay textos de la literatura mexicana, hispanoamericana ni universal, ni tampoco textos de la literatura llamada infantil. Destacadamente no aparece ninguno de Octavio Paz, ni de Juan Rulfo, ni de Gabriel García Márquez, ni de Julio Cortázar, ni de José Emilio Pacheco, ni siquiera una escena novelesca de Fernando del Paso. Muy lamentable que, además de los errores ortográficos y sintácticos y demás, haya vacíos literarios, enormes hoyos negros que se tragaron a los escritores de reconocido prestigio universal que pudieron ser muy interesantes para los niños.

Ante tal adversidad, es necesario crear materiales educativos alternativos o complementarios, en los que alumnos y alumnas de primaria conozcan, por lo menos, textos de escritores fundamentales, como Octavio Paz, y los disfruten, los interpreten, los comparen o los jueguen.

En este contexto es que ha surgido la Escuela itinerante de Arte, un programa que opera la Fundación Cultural Macay desde hace cuatro años, cumplidos ya este marzo, que consiste en ofrecer educación artística y literaria a través de dos etapas: en la primera, inicia a la población infantil en las artes visuales y la literatura, y en la segunda, ofrece ejercicios de pintura, literatura y cine a través de cuadernos de trabajo. En estos últimos es en los que se han incluido textos de escritores relevantes junto a las creaciones plásticas de los maestros de la pintura. Y entre los escritores destaca Octavio Paz con el poema Dos cuerpos.

El ejercicio parte del poema de Paz y consiste en que los niños interpreten las imágenes líricas de cada estrofa y encuentren las imágenes visuales equivalentes, para reproducirlas enfrente de cada terceto. Enseguida, los niños deben mirar detenidamente una pintura del oaxaqueño Rodolfo Morales y escudriñar las partes enmarcadas con la intención de crear tres estrofas poéticas derivadas de su observación e imaginación.


Este ejercicio está incluido en el cuaderno 6 de esta serie y, para fines de esta presentación, se aplicó a alumnos de la escuela primaria Zamná, que se localiza en la colonia que está enfrente de las instalaciones del Siglo XXI. Estos niños y niñas también participan en las actividades que organiza el centro cultural Ricardo López Méndez, ubicado en la misma colonia. En la aplicación del ejercicio, participaron alumnos de quinto grado y los resultados han sido interesantes desde diversos puntos de vista.

Primeramente, habrá que señalar que nadie equivocó sus interpretaciones al comparar las imágenes líricas del poema de Paz y las imágenes visuales de apoyo. Todos eligieron los gráficos equivalentes a las imágenes poéticas de cada estrofa sin error. Eso sí, cada quien representó tales imágenes de acuerdo con sus habilidades en el manejo de las acuarelas. Todo lo anterior en cuanto a esta primera parte del ejercicio, que es más visual que la segunda, deja ver la interpretación de los niños a partir del poema Dos cuerpos.

En la segunda parte, la dificultad aumentó. No es igual encontrar imágenes visuales que evoca un poema que crear imágenes líricas a partir de representaciones plásticas o gráficas. Aquí, hubo una diversidad de resultados, todos interesantes. En primer lugar todos los participantes sin distinción escribieron un poema de tres estrofas a partir de las imágenes enmarcadas del cuadro.

Sin embargo, en otra dimensión del ejercicio, hubo diferencias entre los escritos de los niños y los de las niñas. Mientras los niños se apegaron más a lo que veían en el cuadro, las niñas despegaron más su imaginación a partir de lo que les provocaban las imágenes del cuadro. Las estrofas de los varones resultaron más descriptivas y las de las niñas más imaginativas. Todo ello sin quitar ningún valor lírico a todos los breves poemas.

Lo anterior es tan sólo una muestra de lo que los niños pueden analizar y luego crear a partir del texto de Octavio Paz y, claro, de los de José Emilio Pacheco, Juan Rulfo, Carlos Fuentes y todos aquellos escritores de tal estatura.


* Maestro en Lengua y Literatura Españolas por la Escuela Normal Superior de México. Colaborador en los libros de texto gratuito de la SEP. Editor de libros para niños en el Consejo Nacional de Fomento Educativo. Escritor, especialmente de literatura para niños. Premio Antoniorrobles, por el IBBY de México y Premio de cuento breve por la revista El Cuento. Articulista de crítica de arte en el Diario de Yucatán y la revista Camino Blanco. Actualmente es colaborador de la Fundación Cultural Macay.





Lo más reciente

En Isla Mujeres, clausuran rueda de la fortuna por subir perritos

Autoridades consideran que las mascotas podían ser un riego para las personas en la atracción

La Jornada Maya

En Isla Mujeres, clausuran rueda de la fortuna por subir perritos

La Boxita de Hunucmá: probable legado afrodescendiente

El personaje, hecho con palos, papel, bejucos y sogas, visibiliza una herencia olvidada por muchos años en el Mayab

Leobardo Cox

La Boxita de Hunucmá: probable legado afrodescendiente

Artesanas de Tulum elaboran traje de novia con técnicas de bordado ancestrales

Debido a que es hecho totalmente a mano, el tiempo de elaboración es de unos tres meses

Miguel Améndola

Artesanas de Tulum elaboran traje de novia con técnicas de bordado ancestrales

Halterofilia brinda 62 medallas a QRoo en los Nacionales Conade

Es la disciplina que más preseas ha brindado al estado

La Jornada Maya

Halterofilia brinda 62 medallas a QRoo en los Nacionales Conade