Verónica Camacho

Los más de 4 mil cenotes de la península de Yucatán están expuestos a la contaminación por plaguicidas cancerígenos, que se han detectado en la sangre y la leche materna de mujeres enfermas, advirtió el investigador Ángel Polanco Rodríguez, del Centro de Investigaciones Regionales, Unidad de Ciencias Biomédicas del Hideyo Noguchi, de la Uady. Durante los últimos siete años se ha trabajando de forma multidisciplinaría en estudios sobre la contaminación del agua en el acuífero de Yucatán y qué impactos tiene en el medio ambiente y la salud pública, explicó.

Señaló que en la península Yucatán sólo hay ríos subterráneos, de los cuales derivan más de 4 mil cenotes, aunque solo están registrados 2 mil 300. Los cenotes forman parte del gran atractivo turístico del estado, pero son vulnerables por el amplio uso de plaguicidas organoclorados cancerígenos, que están prohibidos a nivel mundial, pero se siguen empleando en la actividad agrícola y ganadera yucateca.

Dijo que el tipo de suelo en la península es cárstico, pura piedra, lo que lo hace actuar como un colador de alta vulnerabilidad para el manto freático, porque todo lo que se vierte en el suelo permea en el acuífero.

Indicó que uno de los estudios que realizó fue en la zona conocida como anillo de cenotes, donde se contabilizan 99, y que abarca los municipios de Abalá, Buctzotz, Celestún, Chocholá, Dzilám, Izamal, Kinchil, Kopomá, Sacalúm, Tekit y Tecóh. La región es conocida también porque ahí fue el impacto del meteorito Chixculub, hace más de 60 millones de años. Existe la hipótesis de que por ese hecho hubo un resquebrajamiento en la estructura del suelo y del mar, del cual se formaron los cenotes, que constituyen la principal recarga del manto acuífero subterráneo. “En el estado tenemos la mayor cantidad de agua subterránea a nivel nacional”, apuntó.

Polanco Rodríguez comentó que con base en eso el estado se dividió en tres regiones: la ganadera, agrícola y metropolitana, alrededor del anillo de cenotes, que es donde se concentran las mayores cantidades de plaguicidas, principalmente en los municipios de Buctzotz y Dzilám; la segunda, que es el área de recarga en Tecoh y Tekit, y la de descarga, en el puerto de Celestún.

Indicó que la actividad ganadera y agrícola en esta parte del estado es muy fuerte, y al mismo tiempo vulnerable, por el gran número de cenotes y por la deforestación, que ha ido en aumento para sembrar pastizales. Todos estos aspectos se conjugan para la mayor concentración de plaguicidas organoclorados, que tienen niveles superiores a los permitidos en las normas oficiales mexicanas.

Exposición crónica
La segunda parte del estudio, Biomonitoreo de plaguicidas en la sangre de mujeres mayas con cáncer cérvicouterino y de mama, se aplicó a 72 mujeres de esa región y arrojó que esos plaguicidas se encuentra en su sangre, por lo que puede decirse que existe una exposición crónica a estos químicos.

“A lo largo de 20 años el cáncer cervicouterino en Yucatán se ubica sobre la media nacional. Persisten muchos factores como pobreza, bajos niveles educativos y condiciones sociales adversas”, que propician estas enfermedades.

Señaló que muchas mujeres en Yucatán, México y Latinoamérica trabajan en sus parcelas de traspatio utilizando esos agroquímicos, porque muchas desconocen los efectos que tienen sobre su organismo.“No es culpa de ellas, sino de los gobiernos, que no las capacitan. Tienen bajo nivel educativo; muchas no hablan español. Buscan su alimento, trabajan sus milpas para autoconsumo, cosechan durante seis meses, almacenan sus siembras incluso dentro de las viviendas, las cuales fumigan para que puedan conservarse”, indicó. El investigador del Hideyo Nogucho expresó que 30 por ciento de esas comunidades todavía beben agua de pozo o de cenotes que está contaminada.

Respecto de si las autoridades del estado tienen conocimiento del resultado de estos estudios, Polanco Rodríguez comentó que sí, pero no ejercen control sobre el uso y manejo de esos plaguicidas. Comentó que el programa de limpieza de cenotes que realiza el gobierno del estado no esta mal; sin embargo, “no se está atacando el problema de fondo, que son los plaguicidas cancerígenos. Se necesita aplicar soluciones más puntuales, como capacitar a los agricultores, utilizar los plaguicidas naturales, realizar talleres comunitarios para la prevención de la salud, concientizar a las mujeres y a los agricultores para ir mitigando esta problemática. Tenemos una gran incidencia de cánceres que se relacionan directamente con esos plaguicidas, y se siguen vendiendo en la tienda de la esquina.

“Detectamos que hay contaminación tanto en muestras ambientales como en el agua, y biológicas como en la sangre y la leche materna en mujeres enfermas. Ya está demostrado, pero si se sigue sólo limpiando de basura los cenotes, el problema va a empeorar. Las políticas públicas tienen que ser efectivas, ir mitigando y esto es un proceso largo y si no se empieza ahora, estos resultados se dieron a conocer desde 2012”, indicó.

Comentó que posiblemente este año se daría un convenio con la Uady, la Comisión Nacional del Agua y la Secretaría de Salud para continuar con estas investigaciones y poder llevar un seguimiento, y ofrecer mejores resultados a la población. “Es un equipo multidisciplinario con investigadores de Italia, España, México y Estados Unidos con el que se continuará con el monitor de plaguicidas y metales pesados.”

Nueva ley del agua
Respecto a la posible aprobación sobre la nueva ley del agua en México, explicó Polanco Rodríguez que diversos grupos sociales, ONG, investigadores, y la parte académica están discutiendo porque algunas cláusulas proponen o predisponen a que cualquier grupo de investigación que quiera realizar un trabajo sobre el agua debe tener permiso de las autoridades. “Todas las universidades tienen derecho a investigar, porque para eso se está trabajando, y con base en eso van a aportar conocimientos para la sociedad y al gobierno y crear políticas públicas en la parte ambiental, educativa, ecológica, económica etc. La investigación es un pilar importante para el desarrollo sustentable; si no se hace investigación no se podrá crear un mejor desarrollo en la comunidad”, manifestó.


Lo más reciente

Día Internacional de los Museos: Conoce el espacio paranormal de Mérida

Alberga más de 600 objetos que provienen de 21 países

Rodrigo Medina

Día Internacional de los Museos: Conoce el espacio paranormal de Mérida

Los primeros dinosaurios de sangre caliente vagaron por la Tierra hace 180 millones de años

El descubrimiento podría ayudar a los científicos a responder otras preguntas sobre cómo vivían

Ap

Los primeros dinosaurios de sangre caliente vagaron por la Tierra hace 180 millones de años

Apple podría estar desarrollando un iPhone más delgado para 2025: Lo que se sabe

Es probable que esta versión tenga un precio superior al modelo Pro Max

Reuters

Apple podría estar desarrollando un iPhone más delgado para 2025: Lo que se sabe

PetStar presenta su plan de reciclaje para el estado en el Congreso Yucatán i6

La planta propone reincorporar los materiales en lugar de desecharlos

Rodrigo Medina

PetStar presenta su plan de reciclaje para el estado en el Congreso Yucatán i6