Paul Antoine Matos
Foto: Rodrigo díaz Guzmán
La Jornada Maya

15 de febrero, 2016

El interior del casco urbano de Mérida tiene capacidad para absorber el crecimiento de la ciudad hasta el año 2050 y, si se amplía la densidad, podría incrementarse hasta tres veces dentro del mismo espacio; pero debido a los negocios de los desarrolladores se han otorgado permisos que permiten construcciones fuera de la mancha urbana, manifestó Erik Vittrup Christensen, representante de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos.

El viernes, tras la firma entre el ayuntamiento de Mérida y ONU-Hábitat sobre el Memorándum de Entendimiento con el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, el representante del órgano diplomático declaró que el modelo de crecimiento urbano de México sólo beneficia a los especuladores y la industria inmobiliaria, quienes “logran comprar lotes a un dólar la hectárea y facturan a 10 dólares el metro cuadrado; el resto del beneficio es cero”.

Indicó que es requerida decisión política y que el sector privado comprenda la importancia y el valor para sus negocios de construir en el interior del casco urbano de Mérida, creando una ciudad compacta, conectada y multiusos que beneficie a todos: gobierno, empresarios y sociedad.

Mérida, en materia de movilidad está casi cero, mientras que en incentivos a la actividad económica e infraestructura de telecomunicaciones está debajo de la media nacional, según datos del 2015, reveló. A pesar de ello, el alcalde de la ciudad, Mauricio Vila Dosal, ha puesto en marcha un Plan Integral de Movilidad Urbana, además de demostrar su interés en solucionar los problemas, destacó Vittrup Christensen.

El mayor desafío es juntar la información de gobernanza, seguridad, productividad, economía con los espacios y servicios públicos en una lectura integral, que permita construir una ciudad de verdad, expresó.

El representante diplomático manifestó que México “ha seguido un modelo desastroso por el vacío de políticas que regulen la expansión urbana”. Ello, señaló, ha colocado al país en índices bajos de prosperidad urbana, por los altos costos de invertir en los servicios e infraestructura que atiendan las necesidades básicas. “Es un modelo disperso de desarrollo urbano, es irracional y brutal”.

México es conocido internacionalmente como un lugar donde el gobierno invierte recursos públicos masivamente en viviendas, las cuales terminan en abandono debido a la lejanía de los centros económicos de las ciudades. Por la distancia, la gente desperdicia la mitad de su día e ingreso en transporte, lo que provoca que la mano de obra se vuelva costosa, “es absurdo e ilógico”.

De igual manera, los desarrollos nuevos han creado barrios “casi como ghettos de pobres, con criminalidad e inseguridad por diseño”, consideró. Aunque el gobierno ha notado esas carencias y creado instituciones y una política de anillos de contención, que permita seguir ciertas reglas para concentrar el crecimiento en las manchas urbanas, no en islas, tal como ocurre en Mérida, declaró.


Lo más reciente

No es momento de aprobar reforma para aumentar el aguinaldo: Coparmex

Advierte que esta medida puede causar un incremento en la informalidad laboral

La Jornada

No es momento de aprobar reforma para aumentar el aguinaldo: Coparmex

El Museo y los despojos de los héroes

Noticias de otros tiempos

Felipe Escalante Tió

El Museo y los despojos de los héroes

Cocodrilo americano, especie amenazada por la depredación

Especial: Fauna Nuestra

Miguel Améndola

Cocodrilo americano, especie amenazada por la depredación

Incendio forestal en Texas, el más grande en la historia del estado

El siniestro causó la muerte de una mujer de 83 años

Ap

Incendio forestal en Texas, el más grande en la historia del estado