Texto y foto: La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 14 de junio, 2018

Conchi tiene 24 años y fue a los 15 que tuvo su primer embarazo, justo cuando cursaba la secundaria. Tras abandonar sus estudios, comenzó a buscar empleo, donde le solicitaban al menos un certificado de secundaria.

A sus 41 años, Suemi es madre de familia, y con sólo la primaria terminada reconoce que le es difícil, y algunas veces imposible, ayudar a su hija de ocho años con sus tareas escolares.

Carlos, de 46 años, tiene 13 hermanos, y dadas las circunstancias en su hogar, no tuvo la oportunidad de cursar sus estudios de nivel básico. Carlos aprendió a leer y a escribir, porque su madre le enseñó y fue a los nueve años que comenzó a trabajar, un hábito que adquirió desde aquel entonces sin pensar que en algún momento sería posible comenzar sus estudios.

Conchi, Suemi y Carlos son empleados de la empresa maquiladora Ganso Azul, la cual les ha ofrecido, a través del Centro de Educación Básica para Adultos (CEBA) “Fernando Espinosa Gutierrez” de la Secretaría de Educación, la oportunidad de concluir sus estudios.

Ellos y 19 de sus compañeros se graduaron de primaria y secundaria este miércoles en un ceremonia encabezada por Lizbeth Eugenia Guillén Iuit, directora del CEBA; Rusell Herrera Villanueva, supervisor de la zona uno del CEBA; Nadia Aimé Vega Pasos, profesora del mismo centro; y Claudia Martínez, directora de Ganso Azul.

Con togas y birretes, empleados de Ganso Azul celebraron un logro que pocos esperaban alcanzar.

“Dudé, tenía un poco de miedo. Después de 20 años de haber terminado la primaria da miedo… Imagínate, se te olvida”, dice Suemi mientras sostiene su certificado de secundaria en la mano.

La madre de familia sabe que este logro le permitirá ayudar a su hija -que cursa actualmente la primaria- en sus tareas escolares. “Me sentía un poco triste porque ella me preguntaba y me decía mamá ‘cómo va a ser posible que tú no sepas’. Yo le decía ‘hija yo sólo tengo mi primaria’”, recuerda Suemi, operaria de la empresa maquiladora.

Ahora, Suemi comparte su entusiasmo porque confiesa “al menos a mí me costó mucho trabajo”.

Por su parte, Carlos recuerda “los sábados y domingos mi mamá me enseñaba a leer y escribir”.

“Aprendí, pero no tenía certificado, entonces qué empresa te da empleo después, dónde vas a golpear puertas si no tienes primaria ni secundaria. No tienes manera de ganar más. (En otras empresas) siempre te brincan, aunque sepas más del sistema laboral, no te toman en cuenta porque no tienes el certificado”, cuenta el recién graduado.

Después de 27 años de laborar para diversas empresas, Carlos expresa que es difícil que las compañías tengan interés en sus empleados. “No todas las empresas se preocupan por su operarios. Y en Ganso Azul, además de ser su empleado, eres su amigo”, enfatiza.

Finalmete, Conchi dice “para mí sería un orgullo que mis dos hijos tengan una profesión, una carrera, que tengan lo que yo no tengo”. Y confiesa que le gustaría estudiar la carrera de ingeniería civil. “Me gustan las construcciones y las carreteras”, dice sonriente.

[b]Un adulto que regresa a la vida estudiantil[/b]

Para un adulto resulta lejano incorporarse a la vida estudiantil, al respecto, Lizbeth Eugenia Guillén Iuit nos habla sobre los planes de estudios propuestos por el CEBA, los cuales se enfocan en las necesidades particulares de un adulto, adaptadas a su vida diaria.

Se trata de planes de estudios gratuitos dirigidos a cualquier persona, a partir de los 15 años, que por alguna circunstancia no pudieron concluir sus estudios de primaria y secundaria. “A diferencia de una escuela primaria regular, no podemos tratar como niños a los adultos, entonces tenemos un Modelo de Educación para la Vida y el Trabajo (Mevyt)”, explica Lizbeth Guillén.

Sobre el Mevyt, la directora del CEBA detalla que éste adapta los conocimientos básicos que se adquieren en la primaria regular, al contexto de un adulto. “No llevamos materias, llevamos módulos, y para Ganso Azul hicimos una adaptación del modelo”.

En el programa de enseñanza se imparten las asignaturas de matemáticas, español y ciencias, “de manera tal que podamos proporcionar al adulto una educación lo más completa posible, pero adaptada a su contexto de adultos”.

Respecto a las necesidades de una persona adulta al momento de reincorporarse a las actividades estudiantiles, la entrevistada señala que estos requieren conocimientos que les ayuden no sólo en su vida laboral, sino familiar y cotidiana. “Una de las necesidades que tiene nuestros adultos es que quieren aprender para apoyar a sus hijos en los estudios… Vienen con nosotros, los orientamos, y ellos a su vez orientan”.

Se capacita a los adultos para que puedan expresarse de manera oral y escrita, pero también para que puedan llevar su finanzas personales, señala Lizbeth Guillén.

Dada la experiencia del adulto, generalmente lo que el CEBA hace es validar el conocimiento que el alumno ha ido desarrollando a lo largo de su edad. “El adulto se ha resuelto la vida durante ese tiempo sin el papel (un certificado)”, agrega.

[b]Combatir el rezago educativo[/b]

En Mérida, la mayoría de la población del CEBA son alumnos de secundaria, mientras que al interior del estado, sobre todo en las comunidades rurales, hay mayor necesidad de cursar la primaria, e incluso hay gente analfabeta, refiere Guillén.

“Nuestra prioridad es ayudar a combatir el rezago educativo que existe en nuestra entidad”, subraya la directora.

Al hablar sobre los principales motivos que orillan a la población a abandonar sus estudios, Rusell Herrera Villanueva, supervisor de la zona uno del CEBA, resalta factores como problemas socioeconómicos, la disfunción de las familias y la movilidad de las personas, al no poder trasladarse a sus centros de estudio.

La mayoría de las veces, refiere, los adultos asisten al CEBA en búsqueda de un certificado para poder seguir laborando, ya que como mínimo las empresas solicitan un certificado de secundaria. En el CEBA, el adulto obtiene la certificación en el área de trabajo que el alumno requiere.

“Se capacita a los adultos para que se incorporen a las actividades productivas y económicas que desempeñan”, añade Rusell, y puntualiza que en el caso de los jóvenes a estos se les reincorpora al sistema educativo.

Siendo el traslado y los tiempos un factor más que impide a los adultos concluir sus estudios, la directora del CEBA explica que dichos centros han salido de sus planteles para llevar la educación a los espacios de los propios trabajadores.

Para ingresar al Centro de Educación Básica para Adultos, los alumnos tienen que mostrar copia de acta de nacimiento y CURP, para el caso de primaria; y los mismos documentos además del certificado de primaria, para el caso de secundaria. Los materiales de estudio son gratuitos y las inscripciones están abiertas todo el año.

[b]Primera generación Ganso Azul[/b]

Los alumnos de Ganso Azul recibieron el material de estudio necesario, así como la asesoría de la maestra Nadia Aimé Vega Pasos, a quien los trabajadores consultaron durante distintos tiempos de descanso de su jornada laboral.

Bajo este esquema egresó la primera generación de Ganso Azul, con cinco alumnos graduados en primaria y 17 en secundaria.

Contribuir a la formación de sus colaboradores es uno de los propósitos de Ganso Azul, dice en entrevista Claudia Martínez, directora de la empresa. “Mientras más conocimiento tienes, más comprendes que la empresa la haces tú como miembro… El conocimiento te permite entender mejor y ser más empático con la empresa”.

“Creo que hay una profunda ausencia de empatía y de amor al ser humano en el país… y la necesidad de la compañía por darles educación, no es una necesidad, es una manera muy humilde de retribuir todo lo que he tenido en mi vida”.

Laura Isela Ake Huchim, Mario Alberto Chay Ake, Haidee Marisol May García, Mariana Magaly Tucuch Huchim y Carmen Aurora Tun Noh, fueron los alumnos egresados del nivel primaria. Sergio Santiago Aban Poot, Jorge David Baas Huh, María Eufemia Bacab Quintal, Mex-Carlos Enrique Canul, Addy Carolina Canul Puc, Mildred Eliza Colli Noh, Ema Patricia Ek Rodríguez, Irma Domínguez Manrique, Narcizo Mena Novelo, Luis Gabriel Pino Ku, María Concepción Poot Martin, Maritza del Jesús Quen Chan, María Rosalba Sonda Canul, Pedro Antonio Tun Pech, Reina Isabel Tzuc May, Suemi Eufemia Uc Mena y Addi Beatriz Yama Acosta, egresados de secundaria.


Lo más reciente

México, primero con tres triunfos en Serie del Caribe

Colombia tomó aire al conseguir su segunda victoria al superar a Curazao

Ap

México, primero con tres triunfos en Serie del Caribe

INE se apega a la Constitución para impugnar ''Plan B'' electoral: Córdova

Sostuvo que regula la convivencia social y política, y permite un Estado de derechos

La Jornada

INE se apega a la Constitución para impugnar ''Plan B'' electoral: Córdova

Terremoto de magnitud 7.8 derriba edificios en el sureste de Turquía

El sismo tuvo su epicentro a unos 33 kilómetros de Gaziantep

Ap

Terremoto de magnitud 7.8 derriba edificios en el sureste de Turquía

Mérida ha crecido casi 100 veces durante siglos XIX y XX: Investigador

Pasó de tener sólo 7 km² a una superficie de 800 km², revela académico de la UADY

La Jornada Maya

Mérida ha crecido casi 100 veces durante siglos XIX y XX: Investigador