Calle donde asesinaron a estudiante sigue abandonada

Es un tramo selvático y a oscuras, carente de banquetas

La Opiniónqr
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Jueves 7 de septiembre, 2017

Hace casi dos años, el asesinato de una joven universitaria en un tramo oscuro y selvático de Cancún conmovió a la sociedad quintanarroense e hizo que se movilizara en exigencia de justicia, desencadenando una serie de acciones que terminaron en el decreto de alerta de género para Benito Juárez y dos otros municipios.

Sin embargo, este crimen no parece haber dejado lección alguna en el gobierno municipal de Remberto Estrada Barba, pues pese a la recomendación de la Secretaría de Gobernación (Segob), el lugar continúa en idénticas condiciones, siendo un peligro para la población, como muestra de innumerables otros parajes oscuros que abundan en el municipio.

Estudiante de turismo

María Karen Carrasco Castilla se veía obligada a pasar por la avenida Chac Mool, entre las avenidas Puerto Juárez (“Talleres”) hasta la 20 de noviembre, una vialidad con vegetación de más de dos metros de altura no sólo en su camellón, derecho de vía de la CFE, sino también en sus costados, carentes de banqueta y luminarias en funcionamiento.

Ello, para tomar el transporte que la llevara a la Universidad del Caribe, donde estudiaba Turismo

El crimen

La noche de octubre de 2015, un hombre la interceptó, violó y golpeó hasta causarle la muerte. Su desaparición movilizó no sólo a su familia y las autoridades, sino a sus vecinos y compañeros de clases.

Por eso, cuando después de una intensa búsqueda y campaña en redes, el hallazgo del cuerpo de la joven generó indignación general. Una de las primeras acciones, en medio del dolor y la estupefacción, fue la organización de los moradores de la Región 217 para chapear este tramo de la avenida.

Gota que derramó el vaso

El asesinato de Carrasco Castilla ocurrió apenas semanas después de otro asesinato de una joven y en medio de una oleada de violencia en contra de las mujeres.

El caso fue la “gota que derramó el vaso” y generó manifestaciones y la exigencia de las asociaciones civiles para que se pusiera un alto a la violencia, proceso que eventualmente derivó en una mesa de trabajo ante la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim) y en el decreto de una Alerta de Violencia de Género.

Atención a espacios públicos

De las 11 recomendaciones que deben ser atendidas como parte de esta agenda, corresponde al Ayuntamiento de Benito Juárez la atención de espacios públicos, para asegurarse que estén bien iluminados y sean transitables, tema que Aholibama Torres Bui, titular del Instituto Municipal de la Mujer, asegura que se “está trabajando”.

No obstante, muestra clara de lo contrario es el tramo mencionado de la avenida Chac Mool, donde persiste la oscuridad absoluta, pese a ser una arteria ampliamente concurrida, con escuelas, supermercados, un gran tianguis los días sábados, además de ser una de las pocas alternativas viales para cruzar la ciudad de norte a sur.

La muerte de Karen Carrasco, ocurrida en el lugar, pareciera no haber calado al municipio, pues en el lugar, las luces de los automóviles son la única iluminación disponible.

Escenario común

Este es un escenario muy común en Cancún, comentó Celina Izquierdo Sánchez, secretaria técnica del Observatorio de Violencia Social y de Género, de la Unicaribe. En todas partes de la ciudad hay tramos completamente a oscuras y sitios llenos de vegetación, que son un peligro, tanto para mujeres como hombres.

“Basta abordar cualquier combi a la periferia de la ciudad para ver que hay lugares donde es peligroso transitar”, comentó.

La experta admitió que se trata de un tema completo, pero recalcó que es un obligación de la Conavim como parte de la Alerta de Género que debe ser resuelta.

“Se tiene que exigir resultados en este sentido”, indicó.

Cauta, señaló que es al Ayuntamiento al que se debe preguntar sobre la atención de este problema, pero consideró como “muy elocuente”, el que la avenida Chac Mool, donde Karen Carrasco fue tan salvajemente atacada, continúa siendo una “boca de lobos”.