Vecinos del centro histórico señalan a los responsables del ruido

No han recibido respuestas "pertinentes, ni incluyentes" por parte de las autoridades, aseguran

Juan Manuel Contreras
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 21 de marzo, 2018

Alrededor de 50 vecinos del centro histórico acudieron al centro cultural La Cúpula a formar parte del encuentro con la prensa, convocado por el movimiento contra el ruido en el primer cuadro de la ciudad Todos Somos Mérida, en el cual, los quejosos expusieron sus puntos de vista y posibles soluciones a dicha problemática.

La mesa panel estuvo integrada por siete afectados por la situación -yucatecos en su mayoría-, quienes desde sus situaciones particulares, expusieron la manera en la que; no solo el ruido, sino las diversas consecuencias de las actividades de los bares circundantes a sus viviendas, han afectado sus actividades cotidianas.

Olga Moguel, propietaria del céntrico restaurante Amaro, abrió el diálogo expresando la angustia, malestar y preocupación que se ha generalizado entre los habitantes del centro, causados por el volumen desmedido de la música que emana de los altavoces de varios centros recreativos.

En ese sentido, afirmó que el colectivo no ha recibido respuestas pertinentes, oportunas, respetuosas ni incluyentes por parte de las autoridades municipales, ni estatales. “Tampoco hemos encontrado genuino interés ni espíritu proactivo ante la creciente problemática”, dijo.

Asimismo, enfatizó que en Todos Somos Mérida “sí estamos a favor de la música, de los músicos, de los empleados y de los comerciantes, siempre que sean respetuosos de los vecinos y de las normas. Volumen en exceso es ruido”, aclaró.

“No somos unos pocos gringos ociosos”, sentenció la trabajadora social, “sino miles de yucatecos, mexicanos y extranjeros de diversas nacionalidades que vivimos, trabajamos y damos trabajo; ofrecemos y hasta innovamos en servicios y expresiones culturales”, señaló.

Wendy Mendoza, madre de familia y vecina del área en cuestión, relató a los presentes las dificultades que le han causado los bares, ya que uno de sus hijos padece discapacidad y en muchas ocasiones la música del establecimiento que colinda con su propiedad -cuyo nombre prefirió omitir-, le han impedido conciliar el sueño.

“Si queremos respeto hay que darlo”, exigió Marisol Méndez, quien funge como gerente general del hotel Del Gobernador, ubicado en la calle 59. En ese tenor, explicó que el hotel se ha visto en la necesidad de construir un muro a fin de insonorizar el edificio, ya que el ruido representaba una molestia para los huéspedes.

Por su parte, la ex candidata a la alcaldía meridana por el PRD, Teresa Loret de Mola, quien acudió en representación de Pastoral del Amor, dijo que “la vida sin límites no es apta para los seres humanos”, en referencia a los altos niveles de alcoholismo que han colocado a la entidad en lo que llama un deshonroso primer lugar de consumo de bebidas embriagantes.

De igual forma, recordó que durante la administración de su padre, Carlos Loret de Mola Mediz, -quien fuese gobernador del estado de 1970 a 1976-, éste puso marcados límites a la propagación del alcoholismo y de la diversión, con el cierre de bares y cantinas que propiciaban un desenfrene en la población, “no podemos dejar que nos lleve el tren del alcoholismo”, advirtió.

En la documentación entregada a los medios de comunicación, el colectivo responsabiliza directamente al candidato a gobernador por el PAN, Mauricio Vila Dosal, pues consideran que mientras estuvo al frente del cabildo, promovió la proliferación de bares, haciendo pasar intereses económicos y privados antes que la calidad de vida de los residentes del centro histórico.

También condenan las acciones del director de desarrollo urbano Aref Karam y del secretario de salud, Jorge Eduardo Mendoza. Al primero por otorgar los permisos de uso de suelo sin tener en cuenta las viviendas colindantes, y al segundo por otorgar licencias para el consumo de alcohol de manera indiscriminada.

Ayuntamiento y Secretaría de Salud, exhortados a tomar cartas

Cabe recordar que el 15 de marzo pasado, el Congreso del Estado exhortó al Ayuntamiento de Mérida y a la Secretaría de Salud a entablar un diálogo con los empresarios y vecinos, a fin de llegar a un consenso en beneficio de ambas partes; acuerdo propuesto por el diputado por el Partido Verde Ecologista de México, Enrique Febles Bauzá.

Ese mismo día en el Congreso, posterior a la aprobación de la iniciativa, Jorge Escalante Bolio, presidente del Consejo Empresarial Turístico, reveló que desde los inicios de la actual administración municipal, su dependencia había planteado el problema y Vila Dosal dio instrucciones para que éste sea atendido, cosa que a la fecha, no ha sucedido.

En la opinión de Escalante Bolio, tanto en Ayuntamiento como la Secretaría de Salud tienen una responsabilidad compartida en el problema, ya que ambas instituciones son las encargadas de expedir licencias y permisos a los negocios.

El ayuntamiento, al pendiente de la situación

Relativo a los múltiples cierres a negocios del giro antes mencionado que han ocurrido en la ciudad, el director de gobernación, Guibaldo Vargas Madrazo, manifestó que la autoridad municipal sigue cumpliendo en el ámbito de su competencia todo lo necesario para afrontar, mitigar y regular el ruido en el centro histórico emeritense.

Precisó que por parte de la Comuna ya se han puesto en marcha acciones inmediatas y concretas para atender el problema y prueba de ello es que se han clausurado cinco establecimientos por no cumplir con diversas disposiciones establecidas en el Reglamento de Actos y Procedimientos Administrativos del municipio de Mérida.

En ese sentido, explicó que la mayoría de los propietarios de establecimientos clausurados ya se acercaron al Ayuntamiento no sólo para corregir estas fallas sino también para pedir asesoría sobre el tema de la insonorización en sus establecimientos.