Ante la ONU, revisan siembra de soya transgénica

Leydy Pech acusó al Poder Judicial de no hacer respetar la suspensión de la siembra

Hubert Carrera Palí
Foto: Fernando Eloy
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Miércoles 25 de abril, 2018

Ante miembros de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Leydi Pech Martín, representante del Colectivo de Comunidades Mayas de Los Chenes, acusó a los tres niveles del gobierno de México de no asumir el derecho que le asiste a las comunidades indígenas mayas a la libre determinación y autonomía.

En el evento, realizado en el Museo de Memoria y Tolerancia de la Ciudad de México, se dieron cita varias organizaciones de la sociedad civil a fin de revisar los derechos económicos, sociales y culturales. Leydy Pech acusó que el Poder Judicial no tiene el carácter profesional para hacer respetar la recomendación que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para suspender la siembra de soya transgénica.

“La semana pasada fuimos al Tribunal Colegiado en la ciudad de Campeche para conocer la situación de nuestras dos sentencias, pero el juez nos dejó en claro que no puede hacer nada por nosotros”, afirmó.

Luego entonces, indicó, “ahí hay una franca violación a nuestros derechos más elementales, lo que nos deja en claro que los tres niveles de gobierno dicen una cosa y hacen otra.
“Por una parte aseguran respetar nuestros derechos económicos, sociales y culturales, pero en la práctica no lo hacen y por el contrario nos humillan y nos atropellan en lo más elemental de nuestros principios”.

Puso como ejemplo que a raíz de que la SCJN suspendió la siembra de soya transgénica y ordenó realizar una consulta para saber si las comunidades mayas están de acuerdo en esta determinación, las dependencias encargadas de organizarla; la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem), han vulnerado la determinación de las seis consultas y se niegan a continuarla porque nadie está de acuerdo con que se siga sembrando el transgénico.

Mencionó que la consulta indígena está suspendida desde el pasado 27 de mayo, debido a que “los organizadores no quieren respetar nuestra decisión como pueblos mayas y eso es una franca violación a nuestros derechos humanos, a la libre determinación y autonomía”.

En la mesa estuvieron presentes Jan Jarab, representante de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU; Areli Sandoval, del Espacio de Coordinación de Organizaciones Civiles sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (Espacio Desca); Stephanie Erin Brewer, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), y Jorge Ulises Carmona Tinoco, sexto visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).