Candidato del PRD denuncia destrucción de propaganda e insultos

Acusa Brown Gantús de guerra sucia a partidarios del PRI y el PAN

Hubert Carrera Palí
Foto: Archivo La Jornada
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Miércoles 16 de mayo, 2018

Se intensifica la guerra sucia en la campaña por la presidencia municipal de Campeche. Alexandro Brown Gantus, candidato del Partido de la Revolución Democrática, denunció que gente identificada con los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) está vandalizando su poca propaganda, debido a que está creciendo en las preferencias electorales.

Indicó que además, en redes sociales se le propina toda clase de insultos a su familia y en particular a su madre, que nada tiene que ver con este proceso electoral.

El ex regidor panista adelantó que prepara la denuncia correspondiente ante las autoridades electorales por estos actos de vandalismo.

En conferencia, el también llamado Capitán Planeta detalló que personas portando camisetas rojas y azules están retirando su propaganda, la están tachando y están pegando otras en zonas prohibidas con la finalidad de responsabilizar de estas acciones a su equipo de campaña.

Subrayó que se ha desatado una batalla campal entre los aspirantes punteros, por lo que exigió a la autoridad electoral ejerza su función de árbitro para que se termine con esta guerra.

Lamentó que todavía ayer se haya firmado en el Instituto Electoral del Estado (IEEC) el Compromiso por la Democracia, en presencia de siete partidos políticos, y hoy gran parte de su propaganda esté totalmente destruida.

“En el PRD no tenemos dinero, pero sí la voluntad de llevar propuestas claras y reales a las familias campechanas para que salgan de la situación de pobreza en la que viven”, añadió.

Brown Gantús convocó a sus adversarios a jugar limpio, haciendo una campaña de altura, con propuestas que realmente le sirva a la gente; sobre todo a la más necesitada.

El candidato perredista recorrió ayer parte de la colonia Morelos II, plagada de baches y calles rotas, falta de agua y de vigilancia policíaca.