El PRI tiene que asumir su realidad: Dulce María Sauri

"La Guardia Nacional no resuelve el problema fundamental de las fuerzas armadas en situaciones de seguridad", afirma la diputada federal

Katia Rejón
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 21 de enero, 2019

“Del dictamen del 21 de diciembre a lo que conocimos esta semana hay un giro de 180 grados. Como está, lo que aprobamos, no existe el peligro de la militarización en la institución de la Guardia Nacional, sin embargo, la iniciativa no resuelve el problema fundamental de las fuerzas armadas en situaciones de seguridad”, afirmó Dulce María Sauri, diputada federal del grupo parlamentario del PRI.

Comentó que en este periodo extraordinario en la Cámara de Diputados se debatió el dictamen de la Guardia Nacional, las reformas constitucionales y la reforma al artículo 19 para establecer más delitos con prisión oficiosa preventiva.

De acuerdo con la diputada, la Guardia Nacional ha tenido varios momentos importantes: cuando Mario Delgado (Morena) presentó la iniciativa en octubre, antes de que AMLO tomara posesión; luego el dictamen del 21 de diciembre que ya establecía un mando civil y no una estructura militar como la primera propuesta. El del 21 de diciembre también establecía un transitorio para que durante cinco años, mientras continuaran las condiciones de emergencia, la Guardia tuviera un mando interno. Pedía la excepción del artículo 129, el cual impide a las fuerzas armadas realizar funciones de seguridad pública, que actúen como policías.

“El viernes pasado, Alfonso Durazo dijo que el Presidente de la República lo había instruido para señalar que la Guardia tuviera mando civil. Así lo dijo. Mi traducción fue: el Presidente pide que se quite el transitorio”, explicó.

Sin embargo, aclaró que esta propuesta no atiende otros aspectos, el uso de la fuerza militar y para qué se utiliza. “Tenemos un problema social de delincuencia”, agregó. Así mismo, comentó que todavía está pendiente la discusión de la Ley Reglamentaria del Artículo 29 constitucional. “No hay que desechar la posibilidad de que en un momento dado, en determinada zona del país, haya necesidad de suspender las garantías individuales para una intervención por situaciones de emergencia de las fuerzas armadas”, afirmó.

En la localidad, opinó que el PRI tiene un nuevo reto con el relevo de la dirigencia estatal. Hace dos semanas, un grupo de militantes priístas, encabezado por la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco, dio a conocer la conformación de una planilla que buscará espacios en el consejo político estatal. Al ser cuestionada al respecto, la también ex gobernadora contestó:

“Yo no estaba en la ciudad. Me parece que fue una manifestación de un acuerdo con ilustración gráfica, nada más. El problema central será la selección de la dirigencia. Espero que sea abierta a consulta para la militancia, habría que actualizar el padrón en municipios. Esto le permitiría al PRI tomar la temperatura de quiénes están y quiénes ya se fueron. Hay que entender la oportunidad de una gran movilización de los priístas, el PRI no puede seguir engañándose, tiene que asumir su realidad”, expresó.