FNF lanza campaña en defensa de la familia tradicional

"¡No desnaturalicen la familia: Respeten la Constitución de Yucatán!", señala

Óscar Rodríguez
Foto: Cuartoscuro
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 26 de febrero, 2019

El Frente Nacional por la Familia (FNF) ha lanzado desde hace cuatro días una campaña en el sitio web “CitizenGO”, en donde se pide que ese derecho humano no le sea otorgado en la Constitución Política del Estado, ni en ninguna otra ley secundaria. La campaña es dirigida hacia diputados locales y otros servidores públicos inmiscuidos en el aval del matrimonio igualitario.

Varios legisladores -quienes pidieron el anonimato- revelaron que a sus teléfonos celulares les llegó, vía WhatsApp, el link con la petición impulsada por el FNF.

Bajo el título “¡No desnaturalicen la familia: Respeten la Constitución de Yucatán!” esa organización pretende hacer presión sobre los legisladores para que no cambien el Código de Familia, ni la Constitución estatal que actualmente reconoce al matrimonio como la unión de “un hombre y una mujer”.

“Los yucatecos tenemos la convicción de que el matrimonio es una institución fundada por la sociedad para dotar de certezas sociales, morales y legales a la familia, que sólo es posible en el marco de la unión del hombre y la mujer, de donde todos, sin excepción, provenimos”, expone el texto.

En el documento se afirma que el estado, en atención a su interés de preservarse mediante la renovación y estabilidad generacional, asumió el matrimonio en el catálogo de las instituciones jurídicas de derecho civil.

“Si el poder político vacía el concepto de matrimonio eliminando de su definición la complementariedad sexual y la posibilidad de fundar una familia, el único elemento relevante será tener una cama de dos plazas, cayendo en el absurdo de premiar las prácticas sexuales de los contrayentes”, se expone.

En el documento se asegura que con el mal llamado “matrimonio igualitario”, si dos amigos viven en común pero sin tener relaciones sexuales, no gozarán de los privilegios jurídicos que tendrán otras dos personas en idéntica situación que sí tienen relaciones sexuales.

“Por esa razón, el Estado, como actor político, no puede perder de vista el objetivo que lo llevó a tutelar el matrimonio civil; si lo hace, diciendo que puede ser contraído por cualquier pareja con independencia de su sexo, entregará la libertad de la totalidad del pueblo yucateco en manos de una minoría activista -que ni siquiera incluye a todos los homosexuales- con una particular agenda ideológica radicalizada”, se advierte.