Se acabó la mafia sindical del sector Salud, sostiene Guillermina Arceo

Rinde protesta como secretaria general del Sindicato Independiente Nacional de los Trabajadores

Hubert Carrera Palí
Guillermina Arceo
La Jornada Maya

Ciudad del Carmen
Martes 27 de marzo, 2019

En la Secretaría Estatal de Salud (SSA) se acabó la mafia sindical que vendía plazas, creaba escuelas de enfermería patito y pisoteaba los derechos laborales de los profesionales de la salud, advirtió la doctora Guillermina Arceo Castillo, momentos antes de rendir protesta como secretaria general del Sindicato Independiente Nacional de los Trabajadores de la Salud (SINTS), sección 23.

La dirigente reveló que esta nueva agrupación inicia con 500 afiliados, pero con la federalización de la salud en la región sur-sureste que anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador, se anticipa que el padrón llegaría a 4 mil 500 trabajadores.

Enfatizó que el nuevo sindicato no pretende entrar en confrontaciones o conflicto con la autoridad, en particular con el gobierno del estado, pero sí defenderá sus derechos laborales y de ser necesario ejercerá el derecho de huelga para el logro de sus objetivos.

La facultativa Arceo Castillo afirmó que la conformación y debida legalización de este sindicato no ha sido nada fácil, ya que enfrentó amenazas e intimidaciones. Sin embargo, hoy se ve culminado un esfuerzo frente a un sindicato charro- afirmó en referencia al de la sección 47, cuya dirigente estatal es la ex legisladora Martha Albores- que se han caracterizado por violar y pisotear las garantías laborales de los trabajadores.

Aseguró que a los profesionales de la salud se les paga salarios míseros de apenas el 25 por ciento de lo que realmente deben devengar, además de que los hacen trabajar sin respetar sus ocho horas.

Sentenció también que se acabó esta mafia que cobraba de 8 mil a 200 mil pesos por la adjudicación de plazas y que creaba escuelas de enfermería patito, por lo que situación solicitará a la Secretaría de Educación una investigación en esos colegios que se ubican en zonas rurales del estado, con el fin de crear “profesionales de la medicina”.

Por su parte, Daniel Larrando García secretario general nacional del SINTS, refirió que hoy llegó a su fin un monopolio sindical frente a la situación precaria que enfrentan actualmente los servicios de salud en Campeche, en materia de infraestructura y medicamentos.

Subrayó que los derechos no se negocian; se exigen, y pidió a los agremiados conducirse con honradez y dejar atrás vicios del clásico sindicalismo charro, que tanto ha afectado al país.

Dijo que el sindicato independiente trabaja de la mano con el Presidente en su promesa de mejorar los servicios de salud en la región sur- sureste.