Fumigaciones aéreas afectaron 3 mil 500 colmenas: apicultores de Hopelchén

Detectó EPOMEX aumento en siembra de soya transgénica en 20 mil hectáreas

Jairo Magaña
Foto: Wikipedia
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Lunes 1 de julio, 2019

Pese a existir un decreto estatal para suspender los vuelos de fumigación sobre campos de cultivo, apicultores del municipio de Hopelchén, de la mano con el Colectivo de Comunidades Mayas de Los Chenes, exhibieron la falta de interés de las autoridades estatales y federales para poner un alto a estos atentados contra el medio ambiente, pues hasta el momento se han registrado 3 mil 500 colmenas afectadas por agroquímicos.

El fin de semana pasado se llevó a cabo un taller de manejo de agroquímicos en los campos de cultivo, siendo destacable que de las 16 mil hectáreas que se desmontan anualmente en la entidad, el 60 por ciento se debe al uso descontrolado de agroquímicos agresivos con el medio ambiente, no sólo en Los Chenes sino en toda la entidad, destacando pos su peligrosidad la cantidad de fungicidas y pesticidas empleados en los cultivos de soya, maíz y caña.

Mientras que el Colectivo Apícola de las Comunidades Mayas de Los Chenes mostró evidencia de la presencia de avionetas en funciones de fumigación en las áreas de San Bautista Sahcabchén, así como de San Francisco Suc-Tuc, Crucero San Luis e Ich Ek, el secretario de Desarrollo Rural de Campeche, Ignacio España Novelo, advirtió que no hay permisos de fumigación desde hace ya varios años por este tema; incluso recordó que a raíz de la entrada de los transgénicos y la consulta a las comunidades mayas se hizo más agresiva la inspección y vigilancia.

Sin embargo, ayer lunes el integrante del Colectivo, Everardo Chablé, afirmó que las fumigaciones aéreas continúan y mientras las autoridades dicen que hay inspecciones, la realidad en los cielos de Los Chenes es otra, ya que persisten los sobrevuelos y han detectado al menos dos pistas que les ha importado muy poco el litigio con la Suprema Corte de Justicia de la Nación con la suspensión en el uso de algunos agroquímicos, sobre todo el del Glifosato.

En recorrido por la zona, este medio de comunicación captó el momento en que una avioneta sobrevolaba la zona de San Juan Bautista Sahcabchén, comunidad ubicada a 13 kilómetros de la cabecera municipal. Desde la carretera federal 261 fue posible obtener la gráfica que desmiente las declaraciones de España Novelo.

Everardo Chablé señaló que hasta el momento son 3 mil 500 colmenas las dañadas por el desacato al mandato de la SCJN. No obstante, destacó que todas las muertes de abejas se deben a que los menonitas y algunos empresarios agrícolas continúan utilizando el glifosato, ya que un estudio realizado por el Instituto EPOMEX de la Universidad Autónoma de Campeche reveló que en 2017, cuando inició el litigio contra Monsanto, se encontró que 80 por ciento de los cultivos de soya en el municipio eran transgénicos; pero en 2018, sorpresivamente, encontraron 90 por ciento de presencia de este tipo de semillas.

Además, los estudios del investigador Jaime Rendón Von Osten destacaron la presencia de neonicotinoides y Fibronil en la sangre de los habitantes de diversas comunidades de Hopelchén, así como en el manto acuífero de la zona, lo que demuestra que las autoridades sólo han sido espectadores, mientras que no hay una ley de control de agroquímicos.

Everardo precisó que incluso, tan solo en la cabecera municipal de Hopelchén, hay 12 establecimientos de agroquímicos, los cuales venden productos como el Round Up, Sansón e incluso el Faena; todos con alto grado de presencia glifosato; otro dato curioso es que lo prohibido es la semilla transgénica, no el glifosato.