Caza en la península, permitida en las UMAs y con permisos de Semarnat

En Campeche es donde abunda más esta actividad

Abraham Bote
Foto: guidefitter.com
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 4 de septiembre, 2019

José Salvador Canul Dzul, jefe del departamento de Recursos Naturales y Vida Silvestre en la delegación de la a Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) Yucatán, precisó que la caza está permitida en la península de Yucatán siempre y cuando se haga dentro de las Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) y que cuentan con aval y permisos de la dependencia y verificación de Profepa.

Aunque en Yucatán no es común esta práctica, pues hay pocas UMAs, sí hay algunos casos en unidades de Muna, Espita y otras comunidades. En Campeche es donde abunda más este tipo de actividades. “Nos llevan años”, afirmó el funcionario.

Sobre las fotos que circulan en Facebook de grupo Tankab Outfitters, que supuestamente promueve la caza furtiva en la región, el funcionario aclaró que hay mucha desinformación sobre este tema, pues no se trata de Yucatán, sino de Campeche, y especificó que se da en las UMAs que cuentan con permisos, donde los dueños de éstas son quienes deciden qué hacer con su tierras y sus especies.

Recientemente, en redes sociales causaron indignación las fotos donde se fomentaba la caza de algunas especies, como pavo ocelado, venados y otras, ante esto la empresa contestó con un documentó, igual por redes sociales, donde decía que “no sólo estamos regulados por organismos federales, sino internacionales. Trabajamos directamente con los ejidos que poseen las reservas forestales más grandes del estado de Campeche, con más de 65 mil hectáreas y donde desde ya hace muchos años operan Unidades de Manejo y Aprovechamiento Sustentable”.

Al respecto, Canul Dzul declaró que ha circulado información “mal intencionada” sobre la cacería en Yucatán, donde se difundió que se permite que los extranjeros vengan a cazar de manera indiscriminada, pero sólo se ha promovido “una verdad de manera parcial”, porque, según explicó, “cualquier productor, poseedor, propietario de recursos naturales en su predio puede hacer uso de él, la ley y la Constitución lo permite”.

Sin embargo, recalcó que deben contar con los permisos que la misma ley establece, por lo tanto para el aprovechamiento de estos recursos naturales: fauna, flora silvestre, en predios de jurisdicción particular, estatal o federal, se debe contar con una autorización emitida por la Semarnat y la Profepa se encarga de verificar que se ejecuten como marca la autorización correspondiente.

Entonces, puntualizó que hay predios que cuentan con permiso para realizar actividades de manejo y aprovechamiento de los recursos naturales y fauna silvestre, y al contar con el permiso pueden usarlo, otorgarlo o venderlo a quien ellos quieran.

Agregó que no se les otorga una cantidad indiscriminada de ejemplares por aprovechar, sino una tasa de acuerdo a datos de contabilidad de las especie y ejemplares.

Dijo además que la caza es una práctica que se da mucho en el sureste mexicano, más en Campeche, porque el pavo ocelado “es la especie que los cazadores internacionales lo tienen en su ranking mundial”, pero aclaró que los extranjeros buscan hacerlo en lugares legales, como son las UMA pues “no vienen a correr riesgos”.

Campeche

“Campeche nos lleva un poco de ventaja”, reconoció, ya que aprovechan el pavo ocelado con esquemas con extranjeros, porque ellos les pagan en dólares. El cazador nacional paga muy poco, y el local igual, agregó.

De acuerdo con la página web de Semarnat (https://www.gob.mx/semarnat/articulos/las-uma-sitios-dedicados-a-la-conservacion-de-la-vida-silvestre), las UMAs son predios de propietarios o poseedores que voluntariamente los destinan al aprovechamiento sustentable de las especies silvestres que ahí habitan. Asimismo, dan respuesta a la necesidad de conservar la biodiversidad y dar impulso a la producción y el desarrollo socioeconómico del país.

Al 30 de junio de 2017 el total de Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre del país sumó mil 722 UMA instaladas en más de 38.5 millones de hectáreas, extensión equivalente al 19 por ciento del territorio nacional.