Reubica la CDMX a 140 reos peligrosos

Fueron trasladados a Chiapas y Oaxaca

Elba Mónica Bravo, Laura Gómez Flores y Sandra Hernández García
Foto: Afp
La Jornada Maya

Ciudad de México
Jueves 17 de octubre, 2019

Un total de 140 internos considerados de alta peligrosidad fueron trasladados la madrugada de ayer en medio de un fuerte dispositivo de seguridad de seis diferentes reclusorios y centros penitenciarios de la Ciudad de México a centros federales de readaptación social (Ceferesos) ubicados en Chiapas y Oaxaca.

La Secretaría de gobierno, en coordinación con la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), realizó el traslado de 69 internos al Cefereso número 15 en Chiapas y 71 al Cefereso número 13 en Oaxaca.

Del Reclusorio Oriente fueron trasladados 35 reos; del Norte 17; de la Penitenciaría 34; del Módulo Diamante 18, y 23 del Centro Varonil de Seguridad Penitenciaria I y II.

Para concretar el traslado intervinieron 580 efectivos de la SSC apoyados con 89 camionetas, seis camiones costeros y seis blindados; y cuatro helicópteros sobrevolaron las inmediaciones del Reclusorio Oriente, donde la mayoría de los reos son presuntos culpables de delitos de homicidio y secuestro.

El subsecretario de Sistema Penitenciario de la capital, Hazael Ruiz Ortega, informó que las personas trasladadas cuentan con perfiles de alto riesgo y los movimientos son por seguridad institucional y para reforzar la gobernabilidad de los centros penitenciarios locales.

Sin embargo, funcionarios del gobierno de la ciudad y de la SSC mantuvieron el hermetismo, por lo que prefirieron no dar a conocer los nombres de algunos de los reos ni los delitos que enfrentan, las organizaciones criminales a las que pertenecen ni el destino de su reclusión.

El traslado de los reclusos se dio a 35 días de que un reo murió y ocho resultaran heridos por la riña en la que participaron al menos 30 internos en el Reclusorio Oriente, en Iztapalapa, entre supuestos miembros de la Unión Tepito y la Fuerza AntiUnión Tepito.

Sobre el traslado de los reos, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, explicó que el cambio de penal se debió a que las cárceles de la Ciudad de México son de mediana seguridad, aunque aclaró que esta condición no significa que los penales locales no sean seguros, sino que se consideró que los presos deben estar en cárceles de alta seguridad.

Nuestros centros penitenciarios tienen los estándares que establece el Sistema Nacional de Seguridad. Entonces, deberían estar, desde nuestra perspectiva, en centros de alta seguridad y por eso se hizo este trabajo conjunto, porque no sólo fue de la ciudad, sino un trabajo conjunto.

Sin decir nombres ni especificar cuántos, Sheinbaum dijo que algunos reos cuentan con amparos, por lo que no pueden ser trasladados a otros penales.

En enero pasado fue reingresado al Reclusorio Oriente Roberto Moyado Esparza, El Betito, líder de la Unión Tepito, quien obtuvo un amparo que permitió su traslado del Cefereso 5 de Villa Aldama, Veracruz, junto con David García, El Pistache, quien estaba en el Cefereso nueve de Ciudad Juárez.