Aumentan impuestos en Othón P. Blanco

Esto al carecer de un esquema eficaz para el cobro del impuesto predial

Joana Maldonado
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Jueves 21 de noviembre, 2019

Al carecer de un esquema eficaz para el cobro del impuesto predial, el Ayuntamiento de Othón P. Blanco enfrenta un alto índice de morosidad estimado en un 60 por ciento de los sujetos obligados. Más de 105 millones de pesos dejan de recaudarse.

Ante este panorama, las autoridades han preferido instaurar e incrementar en el caso de giros comerciales el cobro de recoja de basura, así como la creación del derecho de saneamiento, una medida impopular sin que ello garantice que la administración del morenista Otoniel Segovia Martínez ofrezca un servicio efectivo, pues aún si este cobro fuera aprobado, solo cubriría la mitad de lo que se gasta.

Este jueves en conferencia de prensa, los funcionarios municipales intentaron justificar los incrementos que plantea la Ley de ingresos del Ayuntamiento en cuanto al cobro por el servicio de recolección, transportación, tratamiento y destino final de los residuos sólidos y la creación del derecho por saneamiento ambiental.

“Sé que ha causado mucha polémica la propuesta de ley de ingresos”, fueron las palabras con las que el tesorero Raúl Santana Quesada inició su intervención, pues reconoció que nunca antes se había tasado el cobro a casas habitación por el servicio de la basura aunque éste estaba contemplado en la ley de hacienda de los municipios.

Durante la conferencia de prensa, la directora de medio ambiente y el director de servicios públicos Alondra Martínez Flores y Elías Rueda López, respectivamente, expusieron los trabajos hechos en el basurero a cielo abierto.

“Todos los trabajos requieren recursos, las herramientas de recolección (camiones), y la disposición final han requerido de recursos”, dijo el tesorero, quien añadió que anualmente la recoja de basura requiere de 54.7 millones de pesos, y solo ocho millones de ellos son aportados por los comercios, que solamente representan el 15 por ciento del costo total.

El tesorero indicó que para que los ciudadanos cubrieran todo el costo que implica el mantenimiento y combustible de 16 camiones en operación que cubren el servicio en 73 mil predios así como seis mil 200 lotes comerciales y nueve mil baldíos, cada casa habitación tendría que pagar 67.10 pesos mensuales y que “solo están considerando el cobro de 30.41 pesos en la ley de ingresos”.

De los 54.7 millones, el 54.8 por ciento es para el pago de servicios personales, es decir, más de 32 millones de pesos; el 18.8 por ciento para combustibles, que son 10 millones 332 mil pesos, el 21.1 para el pago por arrendamiento de equipo de transporte, que son más de 11 millones y medio, y el resto es para refacciones y compra de aditivos y lubricantes.

“Si no lo hacemos de esta manera, tenemos que recurrir a lo mismo de siempre, a volver a perder la calidad en el servicio o la estabilidad en el servicio, la regularidad de que pase el camión”, reiteró el tesorero.

En cuanto a las acciones de saneamiento, el Ayuntamiento requiere un presupuesto de 12 millones 500 mil pesos aunque pretende recaudar más de 19 millones por la implementación de este cobro aplicable al sector hotelero.

Pero el Ayuntamiento solo recauda por predial 70 millones de pesos, de los más de 220 que puede hacer con un padrón de 73 mil 200 predios de los que solo 29 mil 300 aportan, es decir, el 40.02 por ciento.

En julio de 2018 signaron un convenio de colaboración con la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) del gobierno del estado de modo que éstos mejorarían la recaudación en el marco de la Ley de Coordinación Fiscal, en donde incluso accederían al 30 por ciento del fondo de fomento municipal, pero el Cabildo anuló dicho acuerdo asimilando que el gobierno del estado no les otorgaría los recursos.

Dicho convenio era única y exclusivamente para que el estado realizara las gestiones de recaudación, fiscalización y en su caso defensa de los intereses del fisco municipal mientras que los recursos serían reintegrados a las arcas municipales.