Tormentas y nieve alteran el Día de Acción de Gracias en EU

Las autoridades advirtieron a la población de una posible "bomba ciclónica"

Texto y foto: Afp
La Jornada Maya

Washington, Estados Unidos
Miércoles 27 de noviembre, 2019

Las tormentas y la nieve que cubre una parte de Estados Unidos amenazan los desplazamientos en la víspera del Día de Acción de Gracias, una de los periodos del año en que las carreteras del país están más colapsadas.

"Un evento meteorológico extremadamente activo va a atravesar gran parte de Estados Unidos", advirtieron los servicios meteorológicos (NWS) en un boletín de alerta.

Muchas carreteras están cortadas por la nieve, con coches en los arcenes y camiones bloqueados, y centenares de vuelos se cancelaron a causa de los fuertes vientos en el oeste y del Medio Oeste del país.

Se espera que cerca de 55 millones de personas usen las carreteras o aeropuertos del país durante este fin de semana largo.

En Nueva York, el viento podría obligar a los organizadores a dejar en tierra los globos gigantes del tradicional desfile de Acción de Gracias previsto para el jueves por la mañana.

La nieve y el viento han tocado los estados de Colorado y Wyoming y se desplazaban el miércoles hacia la región de los Grandes Lagos.

En Denver, en el estado de Colorado, donde el martes cayeron 30 centímetros de nieve, se cancelaron cerca de 500 vuelos y otros tantos sufrieron retrasos, lo que obligó a un millar de pasajeros a dormir en el aeropuerto el lunes por la noche.

El vuelo de Sonya Washington hacia Atlanta, previsto para la noche del lunes, se retrasó 10 horas antes de ser cancelado. El siguiente vuelo directo a su destino sale el jueves por la noche. Para entonces, "Acción de Gracias ya habrá pasado", dijo al Denver Post.

En el sur de Oregón y el norte de California, las autoridades advirtieron a la población de una posible "bomba ciclónica", un aumento rápido de la presión del aire en el corazón de una tormenta que provoca vientos violentos.

En el lago Tahoe, en el estado de Nevada, la rachas de viento llegaron a los 155 km/h, la misma que la de un huracán de categoría dos.

El último invierno, el norte de Estados Unidos sufrió una ola de frío durante la que se registraron temperaturas mínimas récord que, solo en la última semana de enero, provocó 20 muertos.