Captura de pulpo ya no es rentable, sostienen ribereños en Campeche

“Es la peor temporada en la historia pesquera de Campeche”: Virgilio Pérez Chan

Jairo Magaña
Foto: Fernando Eloy
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Domingo 15 de diciembre, 2019

A dos días de concluir la temporada de captura de pulpo maya en Campeche, Virgilio Pérez Chan, líder pesquero del muelle de Camino Real, destacó que la captura del octópodo mantuvo un balance al final del temporada del 20 al 30 por ciento respecto a los 60 kilos que los pescadores debían capturar diariamente, lo que provocó que al menos 70 por ciento de los 3 mil 500 permisos existentes pasaran desapercibidos y los demás mantuvieron gente, pero para depredar el producto. “Es la peor temporada de captura de pulpo en la historia pesquera de Campeche”, sentenció.

Con vaciante de mar en la capital, la temporada de captura está por terminar en la península. Según Pérez Chan, la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca) no ha revelado los números o reportes de arribo, pero según su percepción de lo capturado por su grupo y los reportes de colegas en muelles como San Román, Lerma y 7 de Agosto, la temporada resulta un tanto engañosa, pues no hubo captura y el precio nunca mejoró.

El pescador resaltó que, para tener ganancias y salir de deudas, un pescador ribereño debía capturar al menos 60 kilos por embarcación, ya fuera mayor o alijo; pero aún y cuando iban acompañados, sólo sacaban entre 10 y 15 kilos al principio y al final fue cuando lograron capturar hasta 20 entre dos pescadores, lo que generó decepción y molestia e hizo que muchos desertaran de la actividad.

“Al menos, sin mentirte, el 70 por ciento de los 3 mil 500 permisos que hay en la ciudad fueron desplazados y los permisionarios no buscaron más gente para trabajarlos; los únicos que quedaron activos fueron quienes dedican su tiempo a depredar, a capturar el producto con ganchos y artes de pesca prohibidas; esto ante la permisión de las autoridades que hicieron caso omiso a las denuncias de depredación e incluso de inspectores que protegieron a los buzos y sus jefes”, acusó.

Agregó que los más de 2 mil 400 pescadores que dejaron de salir a la mar, buscaron colocarse en la albañilería, otros en empresas y unos más siguen buscando trabajo, pues las condiciones actuales del sector no son favorables y las autoridades no han hallado estrategias para subsanar la baja captura que hay desde hace más de 10 años, no sólo en la capital sino en la entidad, pues los reportes vienen desde Isla Arena, que es la comunidad pesquera más importante, hasta Sabancuy.

Asimismo, planteó que ya identificaron parte de las estrategias que aplican los depredadores para pasar desapercibidos, destacando matrículas con tres ceros, banderas levantadas, colores de las embarcaciones, entre otras. “Por eso consideramos que las autoridades ya están corrompidas, pues son señas que dichas embarcaciones son irregulares, pero las autoridades no hacen nada por mejorar la situación para quienes sí estamos bajo la ley pesquera y cumplimos con la actividad de manera artesanal”, dijo.

Para finalizar mencionó que en 2020 buscarán la unión de los frentes pesqueros para proponer que la veda sea analizada y, de ser posible, modificada respecto a sus tiempos de inicio y final, así como solicitar renovación de elementos de Inspección y Vigilancia Pesquera de las autoridades federal y estatal, para que al menos la depredación no sea un factor que dañe la economía de los ribereños.