Caminando por el malecón de Ciudad del Carmen o por la zona de la colonia Puntilla, podemos disfrutar del vuelo y de la majestuosa presencia de los pelícanos, una especie de ave costera. De las ocho registradas en el mundo, en la isla del Carmen habita el café o pardo (Pelecanus occidentalis), el cual pertenece a la familia de los pelecanidaes.

Ángel Leyva Herrera, secretario de fauna silvestre de la organización Desarrollo y Medio Ambiente, nos explica que esta ave se caracteriza por sus plumas de color oscuro, en ambos sexos, además de ser pesada.

“Pueden llegar a medir hasta un metro con 40 centímetros, siendo su principal característica que la parte inferior de su pico; ésta se encuentra suspendida, como una bolsa de piel, que tiene una capacidad de almacenaje de hasta 11 litros, lo que se calcula dos o tres veces mayor a lo que logra almacenar en su estómago”.

 

Juan S. Rivera

 

El ambientalista explica que esta bolsa le permite pescar sus alimentos, dejando drenar el agua por el borde, antes de tragárselos. “La bolsa desplegada, les permite enfriar su sangre bajo un intenso calor”.

Los pelícanos se alimentan de peces y de crustáceos. Buscan su alimento al volar y se sumergen de cabeza en las aguas, desde una altura de hasta 10 metros, para luego emerger con sus presas en el pico.

Una vez que ha logrado capturar su alimento, inclina el pico hacia abajo para drenar el agua de la bolsa y luego, echa la cabeza hacia atrás para tragárselos.

Un ejemplar adulto requiere de por lo menos 1.7 kilogramos de pescado, sin embargo, esto no afecta la reproducción de las especies marinas en las zonas costeras.

Reproducción

El biólogo Robles Montes de Oca detalla que los pelícanos son ovíparos, y ponen de dos a cuatro huevos por camada. “Los huevos son de color blanco, que suelen mostrar manchas, producto de los materiales con que edifican sus nidos”.

 

Gabriel Graniel

 

El proceso de incubación lo realizan ambos sexos, durante un período de entre 28 y 30 días. “Los pelícanos nidifican en colonias. El nido se encuentra en el suelo o entre los árboles a baja altura, principalmente en la zona de manglar; es construido por las hembras, con materiales que son recolectados por los machos”.

Una vez que nacen las crías, son alimentados por ambos padres. Las crías pueden permanecer hasta nueve semanas en los nidos antes de comenzar a desplazarse por las ramas. El tiempo para que estos polluelos realicen su primer vuelo varía entre las nueve y las 12 semanas.

Los principales problemas que afectan a las poblaciones de los pelícanos son la disminución de los peces, influenciada principalmente por una sobre explotación de este recurso, y la destrucción de su hábitat o la presencia de contaminantes o venenos.

“Se estima que existen cerca de 100 mil ejemplares de pelícano café en nuestro país. Hay que recordar que las poblaciones de estas aves disminuyeron en las décadas de los 50 y 60, principalmente por el envenenamiento con DDT, llegando a ser catalogada como en peligro de extinción, principalmente en Estados Unidos”, asegura Leyva Herrera.

 

Fernando Eloy

 

Los visitantes de la isla consideran un atractivo la presencia de estas aves en las zonas cercanas al malecón, en el área de alimentos del Mercado Alonso Felipe de Andrade o los restaurantes de la colonia Puntilla, en donde incluso, los atraen, al igual que a las gaviotas, para alimentarlos.

“Los domingos principalmente vemos a muchas personas que vienen de paso o de paseo a la isla, que buscan tomar fotos o videos de la presencia de estas aves y se maravillan que puedan ser vistas de tan cerca, mientras se encuentran posadas en los troncos en la zona del Mercado Alonso Felipe de Andrade”, compartió Verónica Contreras Velueta, comerciante de este centro de abasto.

Regresan pelícanos blancos a Cozumel tras 15 años

La Fundación de Parques y Museos de Cozumel (FPMC) registró la presencia de pelícanos blancos americanos (Pelecanus erythrorhynchos), que no se habían avistado desde hace más de 15 años en el Área Natural Protegida Laguna Colombia, lo que es un indicador de que el ecosistema de manglar en esa zona se ha recuperado satisfactoriamente, convirtiéndose en resguardo para estas aves durante la época invernal.

 

Fundación de Parques y Museos de Cozumel

 

“Los humedales costeros son ecosistemas de mucha importancia ecológica que brindan una gran variedad de servicios ambientales, como zonas de alimentación, refugio y crecimiento de especies de flora y fauna silvestre,” explicó Jesús Benavides Andrade, director de la Reserva Ecológica Estatal, donde se encuentra el Parque Ecoturístico Punta Sur.

Especificó que el pelícano es considerado una de las aves más grandes de Norteamérica, sus alas pueden medir hasta tres metros de envergadura y es una especie migratoria que viaja miles de kilómetros desde Canadá y Estados Unidos hasta México, para resguardarse del frío y alimentarse durante el invierno, y así fue como llegó una parvada de unos 37 individuos a Punta Sur, donde han permanecido durante toda la temporada invernal.

Destacó que los pelícanos encontraron en el parque no sólo un refugio para descansar de su largo viaje, sino también una zona donde hay alimento suficiente y las condiciones adecuadas para residir durante la temporada que permanecen en el ecoparque, convirtiéndose además en un gran atractivo para el turismo de naturaleza como los observadores de aves.

Edición: Ana Ordaz