Nobel de economía premia a tres expertos por su análisis del mercado laboral

Se trata de David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens
Foto: Twitter @NobelPrize

El economista radicado en Estados Unidos ganó el lunes el premio Nobel de Economía por una investigación pionera que mostró que un aumento en el salario mínimo no conduce a una menor contratación y que los inmigrantes no reducen el salario de los trabajadores nativos, desafiando ideas comunes. Otros dos compartieron el premio por crear una forma de estudiar este tipo de problemas sociales.

David Card, nacido en Canadá de la Universidad de California, Berkeley, recibió la mitad del premio por su investigación sobre cómo el salario mínimo, la inmigración y la educación afectan el mercado laboral, mientras que la otra mitad fue compartida por Joshua Angrist del Instituto de Massachusetts de Technology y Guido Imbens, nacido en Holanda, de la Universidad de Stanford, por su marco para estudiar temas que no pueden depender de los métodos científicos tradicionales.

La Real Academia de Ciencias de Suecia dijo que los tres han "reformado completamente el trabajo empírico en las ciencias económicas".

"Los estudios de Card sobre cuestiones fundamentales para la sociedad y las contribuciones metodológicas de Angrist e Imbens han demostrado que los experimentos naturales son una rica fuente de conocimiento", dijo Peter Fredriksson, presidente del Comité de Ciencias Económicas. "Su investigación ha mejorado sustancialmente nuestra capacidad para responder preguntas causales clave, lo que ha sido de gran beneficio para la sociedad".

Card analizó lo que sucedió cuando Nueva Jersey aumentó su salario mínimo de 4.25 a 5.05 dólares, usando restaurantes en la frontera este de Pensilvania como grupo de comparación.

Contrariamente a estudios anteriores, él y su difunto socio de investigación Alan Krueger descubrieron que un aumento en el salario mínimo no tenía ningún efecto sobre el número de empleados. Posteriormente, Card siguió trabajando en el tema. En general, la investigación concluyó que los efectos negativos de aumentar el salario mínimo son pequeños y significativamente menores de lo que se creía hace 30 años, dijo el comité del Nobel.

Card también descubrió que los ingresos de los nacidos en un país pueden beneficiarse de los nuevos inmigrantes, mientras que los inmigrantes que llegaron antes son los que corren el riesgo de verse afectados negativamente.

Angrist e Imbens ganaron su mitad del premio por resolver los problemas metodológicos que permiten a los economistas sacar conclusiones sólidas sobre causa y efecto, incluso cuando no pueden realizar estudios de acuerdo con métodos científicos estrictos.

Hablando por teléfono desde su casa en Massachusetts, Imbens dijo a los periodistas que estaba dormido "después de un fin de semana ajetreado" cuando recibió la llamada.

"Me quedé absolutamente atónito al recibir una llamada telefónica", dijo. "Y luego me emocioné mucho al escuchar la noticia ... que pude compartir esto con Josh Angrist y David Card", a quien llamó "muy buenos amigos míos". Imbens dijo que Angrist fue el padrino de su boda.

Krueger, quien trabajó con Card en algunas de las investigaciones que ganaron el Nobel, murió en 2019 a los 58 años. Enseñó en Princeton durante tres décadas y fue economista jefe del Departamento de Trabajo de Estados Unidos bajo el entonces presidente Bill Clinton. Se desempeñó en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos bajo el entonces presidente Barack Obama, y ​​luego como presidente del Consejo de Asesores Económicos de Obama. Los premios Nobel no se otorgan a título póstumo.

El premio viene con una medalla de oro y 10 millones de coronas suecas (más de 1.14 millones de dólares).

A diferencia de los otros premios Nobel , el premio de economía no lo estableció el testamento de Alfred Nobel, sino el banco central sueco en su memoria en 1968, y el primer ganador fue seleccionado un año después. Es el último premio anunciado cada año.

La semana pasada, el Premio Nobel de la Paz 2021 fue otorgado a los periodistas Maria Ressa de Filipinas y Dmitry Muratov de Rusia por su lucha por la libertad de expresión en países donde los reporteros han enfrentado ataques persistentes, acoso e incluso asesinatos.

Ressa fue la única mujer honrada este año en cualquier categoría.

El Premio Nobel de Literatura fue otorgado al escritor tanzano radicado en el Reino Unido Abdulrazak Gurnah, quien fue reconocido por su "penetración inflexible y compasiva de los efectos del colonialismo y el destino de los refugiados".

El premio de fisiología o medicina fue para los estadunidenses David Julius y Ardem Patapoutian por sus descubrimientos sobre cómo el cuerpo humano percibe la temperatura y el tacto.

Tres científicos ganaron el premio de física por su trabajo que encontró orden en un aparente desorden, ayudando a explicar y predecir fuerzas complejas de la naturaleza, incluida la ampliación de nuestra comprensión del cambio climático.

Benjamin List y David WC MacMillan ganaron el premio de química por encontrar una forma más fácil y ambientalmente más limpia de construir moléculas que se pueden usar para fabricar compuestos, incluidos medicamentos y pesticidas.

Edición: Ana Ordaz