El gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció ayer que comenzó el envío de autobuses con migrantes a la ciudad de Nueva York como parte de su campaña para presionar y estigmatizar a autoridades demócratas por lo que denomina “política de fronteras abiertas” del presidente Joe Biden. El primero de los transportes arribó por la mañana a la terminal de Port Authority, en el centro de Manhattan, con alrededor de 50 personas provenientes de Bolivia, Colombia, Ecuador, Honduras y Venezuela.

Con esto, el político republicano amplía su programa de busing ("embusamiento") de migrantes hacia Washington, por el cual 6 mil 500 personas han sido remitidas a la capital de la nación desde abril pasado para, a decir de Abbott, hacer que el Congreso y el Ejecutivo lidien con las consecuencias de las políticas migratorias federales supuestamente permisivas.

De acuerdo con un reporte del canal NBC News, el viaje de cada migrante, fletado a compañías privadas, ha tenido un costo de mil 400 dólares, más de 28 mil pesos. Aunque es un precio claramente excesivo para un viaje en autobús y amerita que los contribuyentes texanos llamen a cuentas a su gobernante, el monto representa una ínfima parte de los 3 mil millones de dólares erogados hasta principios de julio para sostener el dispositivo de militarización y criminalización del fenómeno migratorio puesto en marcha por Abbott, Operación LoneStar (Estrella Solitaria, sobrenombre del estado de Texas).

La cruzada xenofóbica de quien fue procurador general de la entidad sureña entre 2002 y 2015 responde a sus propias convicciones de extrema derecha, pero también al uso de la retórica antimigrante como parte de su campaña en búsqueda de hacerse relegir por segunda vez en noviembre próximo. En este sentido, el texano mantiene la escuela del ex presidente Donald Trump de azuzar a los sectores más retardatarios de la sociedad con fines electorales, sin importar el costo de esta estrategia en términos de derechos humanos, destrucción de las instituciones, violación de la ley, daños a la economía y, por supuesto, sin reparar en el dolor ocasionado a las personas a las que se usa como carne de cañón en sus batallas políticas.

Si bien la xenofobia ha sido una de las banderas centrales de los republicanos, incluso antes de que Abbott irrumpiera en el panorama político de Estados Unidos, éste ha llevado su glorificación del odio y la intolerancia a extremos que hace no mucho habrían sido impensables inclusive en los círculos más conservadores. De manera lamentable, el camino abierto en Texas ha comenzado a replicarse, y el gobernador de Arizona, Doug Ducey, ya comenzó su propio plan de busing. Con un Poder Judicial controlado por republicanos y las amplias perspectivas de triunfo de este partido en los comicios legislativos de medio término, el panorama es poco alentador en el futuro inmediato, pero cabe esperar que no se encuentre muy lejos el momento en que la sociedad estadunidense rechace de manera enérgica este tipo de políticas inhumanas y dé la espalda a quienes lucran políticamente con el sufrimiento y la negación de derechos.

[email protected]

Edición: Emilio Gómez


Lo más reciente

Niegan aborto a mujer de EU pese a que su bebé no tendrá cráneo

Las recientes prohibiciones obligan a los médicos a negar la interrupción del embarazo

Astrid Sánchez

Niegan aborto a mujer de EU pese a que su bebé no tendrá cráneo

Deja siete heridos carambola entre Metrobús y varios vehículos

El accidente se registró sobre la avenida Insurgentes y el Eje 1 Norte en la colonia Buenavista

La Jornada

Deja siete heridos carambola entre Metrobús y varios vehículos

Detiene la FGR al ex procurador Jesús Murillo Karam

Fuentes de la dependencia revelan que fue trasladado al Altiplano 1

La Jornada

Detiene la FGR al ex procurador Jesús Murillo Karam

Hace historia en México el primer juicio penal por maltrato animal

El acusado podría ser sentenciado hasta 18 años de prisión por envenenar a dos perros de búsqueda y rescate

Efe

Hace historia en México el primer juicio penal por maltrato animal