Representa el Tren Maya una relación de justicia económica a pueblos mayas

Muchos proyectos de las comunidades no se concretan por la falta de acompañamiento para los emprendimientos
Foto: Ayuntamiento de Benito Juárez

Las actividades económicas sustentables en las comunidades y poblaciones indígenas mayas no se consolidan por falta de conectividad, capacitación y posibilidades de crecimiento. “En el Tren Maya vemos la posibilidad de atender estas áreas de oportunidad para fortalecer el comercio y desarrollar una relación de justicia económica entre norte y sur”, afirmó Lilia González Moreno, enlace territorial del Tren Maya en el tramo Tulum-Chetumal.  

En su participación durante el foro sobre Actividades económicas sustentable en pueblos mayas en tiempos de pandemia por COVID-19, en el marco del Máasewáal Fest, González Moreno acotó que las actividades de las comunidades no están aisladas de la macroeconomía pues se entrelazan y afectan aunque “no necesariamente han sido justas y equitativas”.

Afirmó que muchos proyectos que surgen desde las comunidades no se concretan por la falta de acompañamiento para fortalecer los emprendimientos y capacidades empresariales. “No hay suficientes alternativas para una comercialización eficiente, no hay vías de comunicación que les permitan acceder a otros mercados y fortalecer, las propuestas de turismo que se les proponen no son necesariamente son justas y las opciones de emprendimiento no son necesariamente competitivas, eso de por sí marca desventaja en las economías, y en el contexto de pandemia lo hace más complicado”, refirió.

Consideró que el programa del Tren Maya representa una gran oportunidad, sobre todo en condiciones post pandemia, para fortalecer y recuperar la vocación productiva de los pueblos.

Añadió que es una oportunidad para recuperar esta cultura de sostenibilidad que tienen las comunidades apostando a fortalecer las economías comunitarias. Algunos de los enfoques económicos del tren, agregó, no solo tiene que ver con las rutas, sino es un programa de justicia social que pretende incorporar a las comunidades mayas, mismo que se construye en el territorio a partir del diálogo con las comunidades.  

Afirmó que hay un interés de incentivar programas de producción de alimentos básicos para fortalecer la soberanía alimentaria; además de ofrecer empleos formales y bien remunerados, no solo en el tren sino con la conectividad.  

Para fortalecer el comercio local y fortalecimiento a proyectos turísticos, acotó que se trabaja con la Alianza Peninsular de Turismo Comunitario, que incluye una red de los tres estados de la península dando acompañamiento a 24 proyectos que se asocian a otras actividades productivas.

Edición: Elsa Torres