Foto: Trixia Valle

A través del cuento Romina y Nico regresan a la escuela, la conferencista Trixia Valle comparte cómo será el nuevo ciclo escolar con la “nueva normalidad”.

La especialista afirma que es importante tomar esta coyuntura como una oportunidad, pues pese a todos los obstáculos la educación debe continuar y es tiempo propicio para reinventarse y acercarse a los hijos.

Romina y Nico son dos personajes creados por Trixia Valle que durante esta pandemia han ayudado a muchas niñas y niños a comprender la situación que los ha llevado al confinamiento obligatorio, lo que produjo limitar el contacto humano causando que la educación se realizara a distancia.

En este inicio de cursos la escritora ha creado el cuento mencionado, también traducido a la lengua maya, que describe cómo será este atípico comienzo de clases para miles de niños de todo el país.

“Así que mamás y papás, estemos preparados para aprender y repasar las tablas de multiplicar, las reglas ortográficas y alguna que otra capital, pues nuestros niños nos necesitan ¡ya!”, es el mensaje con el que cierra el cuento, enfocado hacia los padres de familia y que resalta la importancia de su acompañamiento en este proceso.

En entrevista, Trixia Valle resalta que para este reinicio de clases los padres de familias deberán practicar la paciencia, la cual parte del autoconocimiento, de conocer qué cosas presionan nuestros botones de “no paz, de ira o enojo”.

Pero también este periodo debe servir para replantear la relación de padres e hijos, conocer más acerca de su personalidad y forma de ser y cómo se comunican. Y sobre todo, servirá a muchos para reconocer contenidos.

Edición: Emilio Gómez