Katia Rejón
Foto: Archivo La Jornada Maya
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 9 de mayo, 2018

Las abejas son el ser vivo más importante del mundo, según el Instituto Earthwatch. El nombramiento se da en un contexto crucial para esta especie: su desaparición, inminente para muchos científicos.

El papel de las abejas en la polinización es crucial para la alimentación humana. Sin ellas, no habría vida en el planeta Tierra, pues de cada 100 productos alimenticios, 70 dependen de las abejas.

Hace 20 años un grupo de agricultores franceses advirtió sobre el despoblamiento abrupto de sus colmenas. Las abejas de todos los países de América, Asia, África y Europa han desaparecido hasta en un 90 por ciento y las razones son diversas y complejas para cada zona: deforestación, uso indiscriminado de pesticidas, cambios de uso de suelo, pérdida de sitios de anidación y recursos florales.

[img]i15z5bz5g1zc[/img]

Según un ensayo publicado por el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), México es el tercer exportador mundial de abejas y la apicultura es de las actividades que generan más ingresos económicos al sector rural. Hace 10 años se producían alrededor de 80 mil toneladas de miel anuales, pero esta cantidad fue disminuyendo hasta llegar a las 27 mil toneladas el año pasado. En el 2017, se logró captar cuatro mil toneladas de miel en Yucatán, producto que en su mayoría fue exportado a mercados europeos.

El 37 por ciento de la producción de miel de nuestro país es aportada por pequeños productores de la península de Yucatán y proviene de abejas europeas ([i]Apis mellifera[/i]) y de la sin aguijón, conocidas como meliponas. La apicultura beneficia a 42 mil familias en el país, principalmente en los estados de Oaxaca, Chiapas, Yucatán, Campeche y Quintana Roo; y la miel del árbol de [i]dzidzilché[/i] es de las más cotizadas en el mundo.

En Yucatán, el tema se torna aún más simbólico pues las abejas nativas (meliponas) tienen un valor milenario en la cultura maya. Estas abejas, conocidas como [i]xunáan kaab[/i] eran parte esencial de las ceremonias religiosas. Esta especie, a diferencia de las melíferas populares en todo el mundo, no tienen aguijón, defienden su colonia a mordidas.

Hay cerca de 15 especies nativas sin aguijón que comenzaron a decrecer cuando llegaron las africanizadas y europeas, porque compiten por el hábitat y la alimentación. En la actualidad, es muy difícil de hallar esta especie en estado silvestre debido a la reducción de su hábitat (selva caducifolia y subcaducifolia).

[img]yis2s82st8ev[/img]

Genoveva de la Peña, miembro de Casa de Abejas, proyecto que se dedica a proteger y reproducir abejas nativas en la península, explicó en entrevista que hay muy pocos apicultores de la abeja melipona, a pesar de que antes en todos los huertos había por lo menos una colmena. Con la llegada de las abejas [i]Apis mellifera[/i], cuya miel es más rápida de producir y requieren de menos cuidado, muchos de los apicultores se deshicieron de sus abejas nativas y comenzaron a producir con la europea.

En el mejor de los escenarios, una colmena de melipona produce anualmente litro y medio de miel, las europeas pueden producir hasta 30 dependiendo de su salud, alimentación y periodo de floración.

“Las abejas nativas han evolucionado paralelamente con la flora local, tienen una relación de interdependencia porque son polinizadoras de todos los árboles y flores de la península”, añadió Genoveva de la Peña. Por ello, la polinización de la abeja europea es insuficiente para los cultivos.

De cualquier forma, el colapso de las colmenas afecta tanto a la abeja tradicional como a la melipona, aunque ésta última está más en riesgo de perderse en la península. De junio a diciembre del 2017, en Yucatán hubo una disminución de 30 por ciento del producto en relación con 2016.

“El cambio ha sido drástico. Hemos perdido muchas colonias y las floraciones que antes tardaban un mes, pasaron a 15 días y actualmente sólo hay polinización durante una semana”, comentó en entrevista César Antonio May, apicultor de Valladolid.

[img]d15z5bz593oh[/img]

Nicanor López Pech explicó que en dos meses perdieron 30 colmenas. Su familia es apicultora y él cría abejas desde los 10 años. “Hasta apicultores que manejan 500 colmenas también han notado que las abejas se van. El gobierno apoya a veces con la alimentación de las abejas pero más allá, no. Lo más importante es decirle a las personas que este problema no es sólo de los apicultores, es de todos”, agregó.

Al preguntarle a Adriana Otero, documentalista del proyecto cinematográfico [i]¿Qué les pasó a las abejas?[/i], si la desaparición de las abejas era inminente, contestó: “Sí. Estamos en un momento crítico en cuanto a la población de las abejas a nivel mundial y si no se detiene el uso desmedido de estos productos tóxicos que afectan a los polinizadores podríamos llegar a extinguirlas como a cualquier otra especie”.

Agregó que en los países europeos estos productos se prohíben, sin embargo, México y otros países de Latinoamérica siguen haciendo uso de pesticidas mortales para las abejas, además de que afectan los suelos, el agua y la salud humana.

La cineasta y los apicultores señalan que los programas gubernamentales promueven el uso de este tipo de sustancias en los llamados “paquetes tecnológicos”, en los que regalan pesticidas que incluso advierten en la etiqueta, pueden ser causante de enfermedades para los humanos.

El CICY registra las causas y variables de la desaparición de la abeja melipona: dispersión de abejas africanizadas; paso de huracanes; uso de plaguicidas y sustancias en control de enfermedades; incremento en costos de producción; reducción de áreas apropiadas para la apicultura; bajo uso de tecnología; baja productividad por colonia; deficiente distribución de apiarios; ineficiente organización de productores; bajo aprovechamiento de nuevos mercados; discontinuidad de programas de desarrollo.

Agricultores de la península de Yucatán y diversas organizaciones defensoras de los recursos naturales libraron una batalla legal para evitar que en esta región se establezcan siembras de soya, y con ellas compuestos químicos que afectarían a las abejas y otros insectos como sucede en otros estados.

Adriana Otero comentó que “se han logrado importantes cambios como la prohibición del cultivo de la soya transgénica, pero vienen otros cultivos que usan la misma cantidad de agrotóxicos que afectarían a la apicultura de la región, entre otras consecuencias como la deforestación y la contaminación acuífera. El principal problema es la regularización que el país otorga a productos que en otros países como los europeos han sido prohibidos”, afirmó.

[img]h15z5bzga3av[/img]

[b]¿Qué se puede hacer?[/b]

Todos los entrevistados coinciden en que el primer paso es concientizar a las personas, pues el problema no se limita al decrecimiento de la exportación o de la situación económica de los apicultores, se trata también de preservar a la especie.

El proyecto Casa de las Abejas trabaja en la educación y reproducción de colmenas. Construye meliponarios didácticos e imparte talleres a comunidades para que las personas se acerquen a la meliponicultura, pues ya hay muy pocos productores de miel melipona.

“Tenemos una red de varios meliponicultores de la península. Cuando alguien quiere una colmena, vemos cómo conseguirla. La idea es que esté activo y más gente aprenda a trabajar con las meliponas. Lo que cosechan es de ellos y si quieren vendernos la miel, se la compramos pero no hay ninguna obligación”, explicó Genoveva de la Peña.

En su investigación sobre apiarios, el CICY habla sobre las áreas de oportunidad para el sector y la líneas que se deben seguir para su desarrollo: repoblamiento de apiarios; establecimiento de centros de producción y distribución de reinas; programas de capacitación, financiamiento y capitalización para apicultores; desarrollo y aprovechamiento de nuevos mercados y productos; fortalecimiento del consumo interno de miel; disminución de la velocidad de destrucción de las selvas; desarrollo de nuevos sistemas de prevención y control de enfermedades.

El problema ha hecho poco eco en la política pública y no hay un programa integral que ayude a los apicultores, salvo apoyarlos con comida para las abejas. Los candidatos a la gubernatura de Yucatán no han tocado el tema de las abejas salvo por Jorge Carlos Ramírez Marín, candidato a senador por el estado de Yucatán de la coalición Todos por México, quien ha lanzado la campaña #SalvemosALasAbejas para concientizar a los yucatecos sobre su importancia.

[img]g15z5bzggozo[/img]

[b]Concientizar a la sociedad[/b]

Casa de Abejas también ha realizado otras actividades de divulgación como pláticas en escuelas primarias y la exposición Xunan Kab que montaron hace unos meses en el Museo Palacio Cantón. Junto con la Fundación Melipona Maya de Quintana Roo trabajan en la repoblación de colmenas como objetivo primordial.

“Antes, en cada huerto había una colmena de melipona porque se benefician mutuamente. La pérdida de las abejas no es inminente si tomamos acciones al respecto”, agregó.

Por otro lado, el documental [i]¿Qué les pasó a las abejas?[/i] también busca fortalecer los movimientos de resistencia de las comunidades indígenas a través de la difusión del problema a más personas. “Vivimos en un mundo donde la producción industrial de alimentos nos enferma con pesticidas y tóxicos”, apuntó la documentalista Adriana Otero, quien agregó que “uno de los mayores problemas es que la gente las mata por ignorancia. En este caso la mejor opción es dejarlas ahí y no hacerles daño, o llamar a algún apicultor de la región que vaya a rescatarlas. Pero sin duda la principal es prohibir el uso de agrotóxicos con neonicotenoides a nivel mundial”.

[b]Comercio justo de la miel[/b]

Debido a que el proceso de producción de miel de abeja melipona es más tardado, el costo es mayor al salir al mercado. Los entrevistados consideran que es importante pagar lo justo aunque añaden que hay mucha gente que vende su miel más barata por necesidad. El precio que intentan mantener para un precio justo varía entre 1200 y 1500 pesos el litro de miel.

La falsificación de miel en Asia añadiendo jarabe también es un problema grave en el mercado que ha dañado a los productores latinoamericanos. De acuerdo con las declaraciones de Federico Berrón Autrique, representante de la Asociación Mexicana de Exportadores de Miel A.C., esta situación ha ocasionado una baja de precios a nivel mundial, lo desmotiva a los apicultores.

“Con base a una investigación, se determinó que se falsifica la miel en Asia, afectando a otros países", explicó Berrón, y agregó que el uso de transgénicos también es un problema para la producción de miel en México y Estados Unidos, por lo que urgió a buscar soluciones para evitar la pérdida de este producto.

“El Chilam Balam dice que somos hijos de las abejas. Hay una hipótesis que dice que el día de mañana serán las personas quienes deban polinizar. El problema está iniciando, pero si seguimos con este ritmo de continuar con agroquímicos, estamos cavando nuestra destrucción”, afirmó el Padre Atilano Ceballos en entrevista.


Lo más reciente

Protección Civil de Carmen está preparada para contingencias

Verifica que los más de 50 posibles albergues temporales estén en condiciones óptimas

Gabriel Graniel Herrera

Protección Civil de Carmen está preparada para contingencias

SSY reportó 55 nuevos casos de Covid-19; 46 de Mérida

En este parte médico no registraron fallecimientos a causa de la enfermedad

La Jornada Maya

SSY reportó 55 nuevos casos de Covid-19; 46 de Mérida

Afectado el 40 por ciento de los manglares en la mancha urbana de Carmen

Invasiones, basura y la tala inmoderada son los causantes del impacto: ambientalista

Gabriel Graniel Herrera

Afectado el 40 por ciento de los manglares en la mancha urbana de Carmen

Biden responderá a planteamiento de AMLO sobre Cumbre de las Américas: Ebrard

El presidente de México participó en conferencia remota con Christopher J. Todd, asesor de la Casa Blanca

La Jornada

Biden responderá a planteamiento de AMLO sobre Cumbre de las Américas: Ebrard