Katia Rejón
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 4 de agosto, 2017


[i]José Fleites Padilla es peluquero desde 1964. Primero trabajó en el Cine Maya de la Colonia Miguel Alemán, cuando los cines en Mérida eran amplios y una novedad. Desde hace 45 años “Don Pepe”, como todos lo conocen, tiene su peluquería frente al parque de esta colonia y es la clase de establecimiento que cualquier vecino ubica cuando preguntas. “¿Don Pepe? Ah, Don Pepe está ahí, llegando a la esquina”[/i].


Su peluquería es pequeña y cómoda. Tiene una sala de espera con muebles color rojo donde él está sentado leyendo el periódico del domingo.

[b]¿Cómo era la colonia Alemán cuando recién inició?[/b]

Me parece que fue el primer fraccionamiento de Mérida, se hizo en los años cincuenta durante el gobierno de Miguel Alemán. Las casas eran muy pequeñas, casi sin patio. Tardaron mucho en ocuparse hasta que los encargados de bienes raíces hicieron promociones y descuentos para que fueran accesibles.

[b]¿Usted vive aquí también?[/b]

Sí, desde hace 25 años.

[b]Puso antes la peluquería entonces…[/b]

Primero trabajé en el Cine Maya, que era muy parecido al Cine Colón porque el dueño era el mismo. Tenía sus muñecos de Chac-mool sentados.

[b]¿Y qué películas pasaban?[/b]

Pura película mexicana. Viruta y Capulina, El Resortes, El Santo. El horario era de 10 a 2 de la tarde. Era un cine independiente y había cierta política que no les dejaban poner estrenos y pasaban sólo mexicanas. Había muchas comedias de actores que ya fallecieron. Capulina, por ejemplo, vivía aquí en la colonia vecina, la Jesús Carranza. Era una persona muy sencilla, accesible, amiguero, como en sus películas.

[b]¿Alguna vez le cortó el cabello?[/b]

Qué más me hubiera gustado, pero no tuve la oportunidad.

[b]Dicen que antes los cines se llenaban más y había más asientos.[/b]

Sí porque era la distracción de los domingos y si eran estrenos, más. Pero ya el cine ha ido de más a menos. La sala era gigantesca, y ahora ni pequeña se llena por muy buena que sea la película. Con la tecnología ya puedes bajar las películas y los programas, ya no van al cine.

[i]Y acá en la peluquería, ¿a quiénes les ha cortado el cabello? ¿Ha tenido clientes famosos?[/i]

He tenido personalidades de la política, al licenciado Manzanilla Schaffer, al doctor Luna Kan a quien todavía atiendo, Mario Bolio Granja. Hay muchos que ahorita no recuerdo, pero sí han venido varios políticos.

[b]Las peluquerías son conocidas también como un lugar de conversación[/b]…

Sí, bastante, siempre detrás de una cosa vamos recordando otra. Nos pasamos un buen rato platicando y sólo porque la persona se tiene que ir y viene otro cliente ya no seguimos. Cuando se van, me dicen “quedó pendiente para la próxima”.

[b]¿Cómo empezó en el oficio?[/b]

Mi suegro tenía tres peluquerías. Una en el centro, otra en Chen Bech y una cerca del Cine Maya. Vine y me enamoré de la Alemán, de su gente, son personas que quiero mucho. De aquí nada más me voy a ir cuando Dios quiera.

[b]Veo que por aquí todos lo conocen…[/b]

Sí. He alcanzado a atender hasta la cuarta generación de una familia. Me gusta mucho mi trabajo y lo seguiré haciendo. Hay generaciones que se fueron a estudiar a otros países, se van y regresan a visitarme. Cuando vuelven están más gorditos, sin pelo, con lentes, y me abrazan, pero les tengo que decir “Por favor, dime quién eres porque no te reconozco”. Siempre se acuerdan de mí.

[b]¿Y han cambiado mucho las nuevas generaciones?[/b]

Antes agarraban el periódico, ahora no. Todos entran con el celular en la mano. Hay quienes ni saludan. Algunas personas se molestan cuando les llamo la atención cuando insultan en sus pláticas, trato de hacerlo sutilmente, pero se incomodan. Nadie podría decir que Don Pepe es un lépero, porque es lo que más cuido, el respeto.

Ahorita vivimos a prisa. Mira, es domingo y la gente sigue corriendo. Llega el día de descanso y están yendo de un día para otro. Me dicen que por qué no abro los domingos, pero ese día es para mi familia: cambia uno de chamba. Te mandan a comprar el desayuno, vas a misa y es juntarte con los hijos, los nietos, todo muy bonito ¿verdad? Pero hay que organizarse.

[b]¿Han trabajado muchas personas acá con usted?[/b]

He tenido más o menos 40 elementos entre muchachas y muchachos y llegan aprendices y aquí les vamos enseñando. La peluquería no tiene escuela. La peluquería se aprende en el terreno de los hechos. Cuando salen algunos de las “escuelas” de peluquería, vienen aquí a componerse (ríe).


Lo más reciente

Neurólogos relacionan obesidad con deterioro cognitivo y demencia

Esta enfermedad es multisistémica y afecta pulmones, estómago, intestino y corazón

La Jornada

Neurólogos relacionan obesidad con deterioro cognitivo y demencia

Australia remplazará retrato de Isabel II por aborígenes en sus billetes

La monarca seguirá en las monedas, pero el billete de cinco dólares hablará de historia

Efe

Australia remplazará retrato de Isabel II por aborígenes en sus billetes

El promotor literario y la Sedeculta

Más que escritores, se necesitan profesionales que tengan una visión precisa de la gestión cultural

Óscar Muñoz

El promotor literario y la Sedeculta

CDMX: Vinculan a proceso a conductor del Metro que chocó en la L3

Está acusado de homicidio y lesiones culposas; juez aún no define si ratifica prisión domiciliaria

La Jornada / Efe

CDMX: Vinculan a proceso a conductor del Metro que chocó en la L3