Juan Manuel Contreras
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 18 de febrero, 2020

Desde hace tres meses, a iniciativa del Consejo Municipal Contra la Discriminación de la Diversidad Sexual de Mérida, funcionarios de primer contacto de la comuna reciben talleres para su capacitación y sensibilización en esta materia. A la fecha, 90 policías municipales, guardaparques y personal de ventanilla han participado en estos encuentros impartidos por diversas asociaciones civiles, como Alter Int, cuyos representantes, Raúl Rodríguez Sansores y Erik Uh Huchim, platicaron con [i]La Jornada Maya[/i] sobre esta estrategia emanada del mencionado consejo.

La idea de las capacitaciones, explicó Erik Uh, es hablar a los funcionarios sobre diversidad sexual y cómo el servicio público impacta en el trato hacia las personas que integran la comunidad LGBT+.

“Hablamos de respeto, de derechos humanos, pero sobre todo de las responsabilidades que ellos tienen hacia la sociedad en general. Una vez teniendo uniforme y trabajando en las oficinas de la comuna, ya tienen cierta responsabilidad”, detalló el activista.

Destacó que los talleres fueron bien recibidos, lo que se evidenció en las encuestas de salida; y recordó que éstos se realizan en conjunto con otras asociaciones como Dueña de Mi Sexualidad y Yucatrans, quienes conforman la mesa de capacitación.

“Lo interesante es que poco más del 90 por ciento de las personas que toman los talleres se sienten enteramente satisfechos y reconocen que son herramientas que les servirán a realizar mejor su trabajo. Hubo muy buena respuesta”, reiteró.

Para Erik Uh, sí existe discriminación en las dependencias y es producto de la desinformación, pues el hecho de no conocer los términos y pormenores de los derechos humanos: “Más allá de verlo como una situación de discriminación a secas, es una situación de desinformación. Cabe destacar que, si bien hay desinformación, hay interés y cierta sensibilidad hacia el tema”.

Aunque no han detectado focos rojos en ninguna dependencia –pues se requeriría un estudio más a fondo–, el activista señaló que hay situaciones con policías y guardaparques, aunque lo que les da gusto que hay especial interés en esas dependencias en las capacitaciones.

Se trata de un trabajo que durará los tres años de la gestión municipal y en un futuro pretenden impartir los talleres a directivos y regidores, “existe el compromiso de hacerlo y actualmente estamos estableciendo fechas según las agendas de cada funcionario”, señaló.

[b]Problema serio[/b]

Por su parte, Rodríguez Sansores alertó sobre el serio problema que prevalece en Yucatán con el tema del estigma y la discriminación, esto al no existir datos estadísticos oficiales sobre el tema, más que reportes de la Codhey y la Conapred.

Lo anterior, considera, se debe a que no ha habido estrategias de política pública que apuesten a la generación de este tipo de información, es decir, no figura entre las prioridades en las agendas. Parte de su función como organizaciones civiles es impulsar que esto se lleve a cabo.

“Hay avances, pero también hay que considerar que Mérida es una comunidad muy estigmatizante por la misma cultura, creencias y falta de información que generan estos prejuicios. Lo que deriva en conductas discriminatorias, en ocasiones tan sutiles que pasan desapercibidas”, advirtió.

Pese a esto, aseguró que se trabaja para erradicar dicha situación, “los avances son pequeños pero significativos”, y como ejemplo, señaló el reglamento municipal, en el que se han omitido palabras peyorativas como “prostitutas” o “delitos contra la moral”; que se sustituyeron con trabajadoras sexuales y faltas a la dignidad de la persona, respectivamente.